Público
Público

España Suma El PP aprovechará la debilidad de Cs en el Congreso para presionar en favor de una alianza

"Sin España Suma, no ganaremos las elecciones", sentencian con rotundidad fuentes de la dirección 'popular'. "La derecha no puede seguir divida en tres: siempre vamos a tener las de perder".

El exlíder de Ciudadanos, Albert Rivera (i) y la actual portavoz, Inés Arrimadas (d) en el hemiclo del Congreso.

marta monforte

El objetivo que el Partido Popular se ha marcado a largo plazo es volver a ser el partido mayoritario de la derecha española. Una tarea complicada en un escenario parlamentario cada vez más polarizado. Por lo pronto, los 'populares' lo intentarán con Ciudadanos, que vive sus peores horas tras perder la mayor parte de su capital tras la repetición electoral del pasado 10 de noviembre —de 57 a 10 diputados—. Aseguran desde Génova que darán "espacio" a los 'naranjas' para que se rearmen y confían en el potencial de Inés Arrimadas para liderar el proyecto. Asimismo, destacan que aprovecharán la debilidad parlamentaria de la formación para presionar en favor de una alianza, ya sea en modo de refundación o de confluencia.

"Sin España Suma, no ganaremos las elecciones", sentencian con rotundidad fuentes de la dirección 'popular' en conversación con este diario. Una categórica afirmación en tiempos de volatilidad política: "La derecha no puede seguir divida en tres: siempre vamos a tener las de perder", justifican. La solución que proponen es alinearse conjuntamente en base a unos planteamientos comunes, que estarán marcados por la bajada de impuestos —a las rentas más altas—,  la defensa "férrea" de la unidad de España y la descentralización de competencias en materias como educación, que el PP puso sobre la mesa hace unos meses.

Casado: "España Suma habría sido la ganadora de las elecciones con 118 escaños, teniendo el PSOE 115"

"Si Sánchez está en capacidad de hacer Gobierno es porque no salió adelante nuestra propuesta de España Suma", censuró Casado tres días después de las elecciones de noviembre. Según sus cálculos, la suma de PP y Ciudadanos habría obtenido 118 escaños y España Suma habría sido la ganadora de las elecciones, "teniendo el PSOE 115". "Hay 800.000 votos de Ciudadanos que no han tenido representación y otros 300.000 de Vox que no han tenido. En total 1. 200.000 votos. La fragmentación de voto una vez más se ha cumplido".

Desde Ciudadanos siempre se ha mostrado contrarios a confluir en una candidatura con el con el PP salvo en el caso de Navarra, donde presentaron una lista conjunta para las elecciones generales y para las autonómicas. Los 'naranjas'  accedieron porque en esta alianza también está presente Unión del Pueblo Navarro, el partido regionalista que ha tejido puentes entre ambos en la comunidad foral. Hasta la fecha, Rivera siempre se ha negado a expandir esta fórmula. "España suma pero la corrupción resta", repetía a modo de mantra el exlíder de Cs.

Hubo un intento en crear una candidatura de 'Vascos Suman' entre 'populares' y 'naranjas' de cara al 10-N. El pasado 28 de abril ni PP ni Cs obtuvieron representación en Euskadi y en estas últimas elecciones generales el PP lo consiguió —por la provincia de Bizkaia— a duras penas, tras el recuento de los votantes residentes en el exterior, en favor del PNV. Hubo un avance en las negociaciones de las que Pablo Casado era consiciente, pero Rivera se encargó de paralizarla por completo, y destituyó a su secretario de organización, Javier Gómez.

La portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, también le ofreció a Inés Arrimadas la posibilidad de fraguar una alianza electoral, de nuevo sin éxito. Tras las elecciones —en las que el PP y Vox consiguieron un mayor número de votos que Ciudadanos— Álvarez de Toledo lanzó un mensaje a Arrimadas: "Ahora toca forjar la reagrupación: Catalunya Suma y España Suma". Un guante que pareció recoger la actual líder de Cs en la región, Lorena Roldán, que ya ha propuesto un "pacto para Catalunya" —con PP y PSC— en respuesta al conflicto independentista, abordando "los retos sociales" de la autonomía catalana. Hace apenas unas semanas ya no cerraba la puerta a esta alianza.

Tanto Euskadi como Catalunya —y también Galicia— adquieren especial relevancia, ya que está previsto que se celebren elecciones autonómicas en 2020, por lo que el PP quiere que esa alianza se materialice de cara estos comicios, donde son residuales. El caso de Galicia es distinto, ya que el 'popular' Alberto Nuñez Feijóo gobierna con mayoría absoluta —ya que Vox y Ciudadanos apenas tienen implantación a nivel territorial— pero en estas nuevas elecciones se juega su reelección y los votos de Ciudadanos pueden ser decisivos. A pesar de haber sido uno de los barones que más ha cuestionado la alianza con Cs, recientemente señalaba en Cadena Cope: "En mi opinión, parto de la convicción de que Ciudadanos cabe dentro del PP y sería bueno buscar fórmulas de entendimiento".

Son varios los dirigentes territoriales del PP que se han mostrado proclives a un pacto con los 'naranjas'. A su juicio, Ciudadanos tiene cabida en el PP a pesar de que no se compartan criterios en algunos aspectos —aborto, eutanasia, vientres de alquiler... — porque, alegan, en las filas 'populares' caben "distintas sensibilidades" y lo que debe hacer Casado es "ensanchar" tanto el partido como el electorado, desde la "moderación", sin dejarse atrapar por Vox.

Cs deberá elegir si se abre a pactar de nuevo con el PSOE

Uno de los temores de Ciudadanos es que el PP les acabe "fagotizando" si finalmente trazaran una alianza común, ya que ellos serían el partido 'minoritario' de la coalición. Pero la cuestión más urgente que debe resolver la nueva dirección es si se abrirán, de nuevo, a pactar con el PSOE. La Ejecutiva de Cs decidió nombrar al PP "socio preferente" y excluir al PSOE de cara a los pactos de Gobierno. Una decisión que confrontaba con el "espíritu centrista" que la formación decía defender. Rivera creyó que esa estrategia les auparía y podrían competir por el liderazgo del bloque de centro derecha e incluso 'sorpassar' al PP.

Con el nuevo liderazgo no solo se decidirá quién lidera el partido, sino qué rumbo toma, con qué estrategia y bajo qué criterios. El eurodiputado Javier Nart criticaba recientemente que el proyecto de Arrimadas -fiel a Rivera desde el principio- es el mismo que el del catalán. "Volvemos al bucle si pensamos que las personas son la solución y no el sistema que deba cambiar", dijo recientemente en una entrevista en RNE al ser preguntado por la jerezana como sustituta. A juicio del exmiembro de la Ejecutiva, Cs debe abrirse, de nuevo, a pactar con PP y PSOE indistintamente y tratar de ubicarse de nuevo en el centro y no en la derecha.

Esta decisión también podría beneficiar al PP, que señalaría en sus discursos que Cs está "a su izquierda" y se intentaría librar, así, de un adversario político.