Público
Público

El PP cree que puede chantajear al PSOE con la 'gran coalición'

Rajoy insiste en la apuesta por "dejar gobernar a la lista más votada", consciente de que la del PSOE será esa lista. Los diputados conservadores podrían abstenerse en la Investidura de Díaz y perjudicar el voto a Sánchez en las generales.

Publicidad
Media: 1.77
Votos: 13

Rajoy y Sánchez, durante la firma de su primer pacto de Estado en La Moncloa, contra el terrorismo yihadista. EFE

MADRID.- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene en mente utilizar la gran coalición PP-PSOE como arma electoral en Andalucía de uso nacional, si los resultados de este domingo que auguran los sondeos se confirman con un PP andaluz con menos escaños que el PSOE, que tampoco obtendría la mayoría absoluta.

Esto es, al menos, lo que cree un sector del PP, resignado a que su candidato pierda los comicios del 22-M "por falta de tiempo" y que reconoce en privado su percepción de que la estrategia del presidente pasa por abstenerse en la Investidura de Susana Díaz para propiciarle un Gobierno en minoría. Eso sí, los conservadores creen que "no hay misterio alguno ni oscuras intenciones" en esta tácticas, ya que tanto Rajoy como el candidato del PP andaluz, Juanma Moreno, han apostado siempre públicamente por apoyar a la lista más votada. Moreno, además, ya tendió la mano a Susana Díaz en febrero para alcanzar un pacto que impida a Podemos llegar a las instituciones.

Moreno, Maíllo y Díaz momentos antes de iniciar el debate de las elecciones andaluzas.

Moreno (PP) ya tendió la mano a Díaz (PSOE) en febrero para alcanzar un pacto que impida a Podemos llegar a las instituciones

En el PP recuerdan, además, que si el PSOE hubiera optado por este sistema ("El más honesto políticamente, sin cuestionar la legitimidad del Ejecutivo andaluz PSOE-IU"), Javier Arenas sería el presidente de la Junta de Andalucía.

A pesar de la negativa a que existan "oscuras intenciones" en esta estrategia de Rajoy, nadie en el PP es ajeno a que la sola mención de la gran coalición pone en alerta al votante socialista inmediatamente y su consumación llevaría al PSOE al "principio de su desaparición", razonan incluso desde Ferraz. El gran pacto PP-PSOE, entendido como un acuerdo de gobernabilidad desde el momento mismo de la Investidura del presidente del Gobierno, ha levantado airadas críticas de dirigentes socialistas de todo el país.

El propio secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y los miembros de su Ejecutiva insisten en negar que exista la más mínima posibilidad de que los socialistas lleguen jamás a acuerdo alguno de ese tipo con el PP. Pero desde el partido del Gobierno no son tan tajantes y apelan a la "estabilidad" como fin a conseguir sobre todas las cosas.

Desde el PP, apelan a la estabilidad como "fin" a lograr en último término

El resultado electoral del domingo, si las encuestas se cumplen, plantea un futuro complejo tanto en la Junta -donde se necesitarán, como mínimo, acuerdos puntuales para ir gobernando- como en el Parlamento, donde la ausencia de mayorías y la entrada de nuevos partidos (Podemos y Ciudadanos) que no tienen nada que perder en un sistema institucional que intenta apartarlos, lo pondrá muy difícil a quienes sí tienen -y mucho-. Empezando por tres convocatorias electorales más en nueve meses.

Más noticias en Política y Sociedad