Público
Público

PP, Cs y Vox profundizan en su reforma fiscal en Andalucía, que beneficia más a los más ricos

El Parlamento andaluz aprueba rebajas fiscales a las empresas de juego, adelanta otra bajada del IRPF y lanza un paquete de deducciones fiscales para familias

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, durante su comparecencia en la primera jornada del Pleno del Parlamento andaluz. A 13 de octubre de 2021, en Sevilla (Andalucía, España).
El consejero de Hacienda, Juan Bravo, en el Parlamento de Andalucía, Sevilla (Andalucía, España). María José López / Europa Press

Las rebajas fiscales que el Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos en Andalucía ha aprobado con Vox son uno de los ejes discursivos estratégicos de los tres partidos, su gran bandera. Así lo expresó una vez más este miércoles el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, en un corte de vídeo perfecto para los medios: "Andalucía ha pasado de ser un infierno fiscal a una autopista para la inversión". Y lo certificó el propio presidente, Juanma Moreno, después: "Estamos ya en el top cinco de comunidades con menos presión fiscal".

El objetivo declarado de la reforma fiscal "estructural" de la derecha y la ultraderecha es estimular la "demanda interna" sobre "la base de una mayor disponibilidad de rentas" y, al mismo tiempo atraer "fuentes de riqueza deslocalizadas de nuestro ámbito", según se lee en la exposición de motivos de la proposición de Ley aprobada esta tarde en el Parlamento de Andalucía, con los votos a favor de PP, Ciudadanos y Vox.

En esa norma (llamada Ley de Tributos Cedidos de la Comunidad Autónoma de Andalucía), el Gobierno y Vox profundizan el camino iniciado en 2019 con la bajada del IRPF, la bonificación al 99% del impuesto de sucesiones y las rebajas en los tipos para la compra de viviendas. Así, amplían rebajas en sucesiones y donaciones a más grados de parentesco, adelantan un año, hasta el próximo ejercicio, los efectos completos de la rebaja en el IRPF (que quedaban pendientes), y aprueban deducciones fiscales de distinto contenido (aquí se pueden consultar todos los detalles en profundidad). Por un lado, el Ejecutivo mejora las ya existentes para ayuda doméstica, y por inversión en la adquisición de acciones y participaciones en sociedades anónimas y de responsabilidad limitada, y también para las creadas o participadas por universidades o centros de investigación.

Y, por otro lado, las familias andaluzas podrán deducir por gastos educativos (enseñanza escolar o extraescolar de idiomas, de informática o de ambas, en un porcentaje del 15% de las cantidades y con el límite máximo de 150 euros por descendiente). También, el Gobierno crea una deducción por donativos con finalidad ecológica del 10% del importe de las donaciones dinerarias a Administraciones Públicas y entidades sin fines lucrativos y beneficiarias de mecenazgo, siempre que tengan como finalidad la defensa y conservación del medio ambiente. El límite máximo de la deducción es también de 150 euros. En este capítulo de deducciones sociales, se establecen también mejoras en las que ya se aplican para el acceso a la vivienda para jóvenes, familias numerosas, y se amplían a víctimas de violencia machista (en el texto de la Ley pone "violencia doméstica", un nuevo guiño a Vox) y víctimas de terrorismo.

El Parlamento aprobó también una reducción del impuesto sobre el patrimonio para los contribuyentes con discapacidad. Se mejora el actual mínimo exento de modo que el actual de 700.000 pasa a ser de 1.250.000 euros para las personas con discapacidad igual o superior al 33% e inferior al 65% y de 1.500.000 euros para personas con discapacidad igual o superior al 65%.

El consejero de Hacienda y Financiación Europea, Juan Bravo, destacó lo que llamó el "carácter social" de la nueva Ley.

Además, la ley también toca las tasas sobre el juego para "mejorar la situación de las empresas explotadoras". Así, "en lo que respecta a los tipos de gravamen en la tasa fiscal sobre el juego, se reducen los tipos aplicables de la tarifa de casinos, el tipo del bingo se fija en el 15% sin ningún requisito adicional y también se reducen las cuotas de las máquinas" tragaperras.

Los efectos de las reformas

La realidad, si se atiende al grueso de las medidas tomadas, no solo en esta ocasión, sino a lo largo de la legislatura es que las rebajas fiscales acoemtidas por PP, Ciudadanos y Vox, en su conjunto, son regresivas (suponen una reducción de tramos en el IRPF de los ocho existentes en 2018, último año de Gobierno de los socialistas, a los cinco que habrá en 2022) y que esa "mayor disponibilidad de rentas", si se analizan las reformas en conjunto, más allá de las aprobadas hoy en el Parlamento, benefician más a quien más tiene y a quien más ingresa. Es una reforma que rezuma ideología liberal –así lo reconoció el portavoz de Ciudadanos: "Hemos demostrado que las políticas liberales son eficaces"– y, también, mucha propaganda. La izquierda la votó en contra.

Aunque se trató de un error de comunicación, para la izquierda andaluza el lapsus dio pistas sobre lo que los dirigentes del PP tienen en la cabeza: en su Twitter, el PP vendió las rebajas fiscales con un ejemplo de un matrimonio que ingresara limpios 80.000 euros al año, lo que generó una amplia polvareda. La renta neta media por hogar en Andalucía era al cierre de 2020 de 25.909 euros. Solo unos 670.000 andaluces declaran rentas por encima de los 30.000 euros. El resto, casi tres millones (en Andalucía hay 3,6 millones de declarantes) tienen menores ingresos al año.

Los socialistas, dirigidos por Juan Espadas, han estudiado a fondo la reforma fiscal del Gobierno andaluz y han hecho cálculos que revelan la desproporción entre los beneficios que obtienen las rentas mas altas y los patrimonios más altos (cuánto mayores, más "disponibilidad de rentas"). Así, en términos absolutos, una persona que en el año 2022 ingrese 20.000 euros, se ahorraría 62 euros respecto a 2018. Una con ingresos de 40.000, dispondrá de 194 euros más. Y alguien que ingrese 160.000, serían 2.145 euros de ahorro.

En términos relativos, también salen mejor parados quienes tienen más ingresos. Así, la mayor rebaja acometida en el tipo aplicable del IRPF es para apenas el 3% de los contribuyentes, aquellos que ingresan rentas superiores a 60.000 euros, que es de 2,4 puntos. Para rentas de 60.000 euros, la rebaja es de 0,8 puntos. Para las de 50.000 euros, 0,8%. Para las de 35.200 euros, 0,4%. Para las de 28.000 euros, de 1,2%. Para las de 20.200 euros y las de 12.450 euros, del 0%. Y para las de menos de 12.450 euros, del 0,5%.

Las rebajas en el Impuesto del Patrimonio también benefician más a quien más tiene. Así para un patrimonio de 150.000 euros, la diferencia de la rebaja es de 60 euros. Para uno de 1,5 millones, de 2.245 euros. Y para uno de 15 millones, de 61.384 euros. Y para la compra de una casa de 120.000 euros, la rebaja es de 1.200 euros, de 600.000 euros, de 8.000 euros, y de 6 millones euros, de 164.000 euros.

Durante el debate parlamentario, el portavoz del PSOE, Antonio Rodríguez de Arellano resumió la posición de los socialistas: "Ni bajada masiva, ni revolución fiscal: premio gordo fiscal para las rentas mas altas y para el resto una pedrea destinada a acallarlos". "Los regalos fiscales los terminamos pagando entre todos", añadió. "¿El dinero público no acaba de inmediato en el bolsillo de los ciudadanos? ", se preguntó. Igual quieren decir que el dinero está mejor en los bolsillos de ganadores de partidas de póquer millonarias", remachó.

Por su parte, el portavoz de Unidas Podemos, Guzmán Ahumada, afirmó que esta era la "reforma de los cayetanos" y manifestó que, "tanto en bruto como en relativo se le beneficia más a quien más tiene". "Esto no va del dinero en el bolsillo –el mantra que repite la derecha–, sino de las cuentas de ganancias. Esto no va de bajar impuestos, sino de que ser rico salga más barato", cerró, aunque su frase quedó interrumpida porque se le agotó el tiempo.

Más noticias