Público
Público

El PP elige al sucesor de Rajoy Santamaría se suma a Casado en el desprecio a la Memoria Histórica, y ambos obvian la corrupción en el PP

La izquierda se empeña en retomar "debates del siglo pasado" y promueve "divisiones que ya no existen", según la candidata del PP, que hasta ahora se había mostrado más moderada ante esta cuestión. La corrupción de Gürtel le ha costado el Gobierno al PP, pero hoy los candidatos a liderarlo evitan cualquier aproximación a la autocrítica.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

Los candidatos a la Presidencia del PP, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, se saludan al inicio del XIX Congreso del partido./EFE

Los dos candidatos a liderar el PP venden recetas de supuesta regeneración que no contemplan la autocrítica por la corrupción que carcome a su partido, y que sí incluyen su desprecio por la Memoria Histórica. Soraya Sáenz de Santamaría se ha subido este sábado al carro de Pablo Casado en lo que respecta a lo segundo, y ambos han mantenido la misma línea sobre la corrupción: "Insidias" es su palabra compartida.

Pese a que el PP se vio desalojado de La Moncloa por la sentencia condenatoria por el caso Gürtel, y a que Mariano Rajoy no habría dimitido de no darse esta situación, los dos candidatos a sucederle recuperan parte del discurso más viejo de Rajoy sobre esta materia.

Santamaría: "No acepto lecciones de aquellos que llevan la viga en el ojo y la insidia en la boca"

En 2009, Gürtel era "una trama contra el PP", y no "una trama del PP" -Rajoy dixit-, y hoy Santamaría advertía de que no tolerará "la inquisición de los demás": "No acepto lecciones de aquellos que llevan la viga en el ojo y la insidia en la boca", mitineaba.

Lo más cercano a la autocrítica en su intervención: "Somos un partido en el que no sobra nadie, sólo los corruptos", afirmaba, antes de insistir en que la  moción de censura que expulsó a Rajoy del Gobierno no estaba relacionada con el escándalo de Gürtel

"Aquí no cabe un solo corrupto", apuntaba Casado. Presumiendo de las "medidas legislativas e internas para sancionar y prevenir", él tampoco usaba nombres propios, y prefería poner el foco en las "insidias" sobre su partido. "Yo voy a hacer que se respete al PP. Ya basta del doble rasero", apuntaba, criticando que "se condene a compañeros [mediática o políticamente] que luego son absueltos".

Santamaría y los "debates del siglo pasado"

Santamaría se ha estrenado en una materia sobre la que hasta ahora pasaba de puntillas. "Pido el voto para renovar nuestro partido frente a una izquierda más antigua que nunca. Se empeñan en debates del siglo pasado y promueven divisiones que ya no existen", afirmaba este sábado. "España tiene un problema si el debate se basa en los restos del pasado en lugar de los retos del futuro", sostuvo el pasado martes.

Casado: "Yo voy a hacer que se respete al PP. Ya basta del doble rasero"

Durante la campaña, Casado sí se ha referido en varias ocasiones a la Memoria Histórica, reconociendo que no gastaría "un euro" en sacar al dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, como pretende el Gobierno de Pedro Sánchez,o afirmando que las víctimas tienen total apoyo de las administraciones "desde 1975, y desde 1978 en especial", para desenterrar a sus seres queridos. Obviaba aquí que el propio Rajoy se jactaba de destinar "cero euros" a las partidas relacionadas con esta materia.

En un país con más de 140.000 cadáveres en fosas comunes y cunetas, Casado levantó ampollas hace años al afirmar que los de izquierdas son "unos carcas" por estar "todo el día con la fosa de no sé quién". Este sábado, antes de que los 3.082 compromisarios votasen, ambos compartían este discurso.