Público
Público

PP Feijóo marcará su agenda ignorando a Casado para hacerse fuerte en Galicia

El presidente de la Xunta no acudió de manera expresa a la Junta Directiva del pasado martes por su rechazo a la destitución de Marta González, persona de su máxima confianza.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 3

Pablo Casado junto al presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo en Santiago de Compostela. (EFE | ARCHIVO)

Que Alberto Núñez Feijóo no acudiera a la Junta Directiva Nacional del PP —el máximo órgano entre congresos— celebrada el pasado martes, no fue casual. Casado retrasó hasta finales de julio el nombramiento de sus portavoces en Congreso y Senado Cayetana Álvarez de Toledo y Javier Maroto, respectivamente— y certificó los cambios en la cúpula directiva. La designación de la actual portavoz en la Cámara Baja no fue, precisamente, motivo de celebración para Feijóo; Álvarez de Toledo fue muy crítica con el gallego en el pasado y el modo de hacer política de ambos difiere en el fondo y en la forma. Pero lo que realmente llevó al presidente de la Xunta de Galicia a no acudir a la cita fue la destitución de la vicesecretaria de comunicación, Marta González, exconcejal en el ayuntamiento de Santiago, exsecretaria de Igualdad en la Xunta y persona de su entera confianza.

Lo cierto es que no acudió ninguno de los barones enmarcados en el sector crítico de la formación: todos ellos esgrimieron motivos de agenda. Feijóo participó en un acto institucional junto a la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla tenía Consejo de Gobierno en Andalucía y el PP vasco justificó la ausencia de Alfonso Alonso por sus compromisos en Euskadi.

Desde el entorno de Feijóo admiten, sin embargo, que no quería estar presente en una foto en la que destituyeran a González —apartada del máximo órgano de dirección y reubicada como como portavoz adjunta en el Congreso— y en la aprobación de unos cambios que para Casado suponen una victoria sobre los barones.

"Ahora tiene la dirección que le interesa, sin imposiciones. Esto al final es un juego de peones: sustituyes a uno por otro. La lectura que hace todo el mundo es que ha tenido las agallas de decirle a Feijóo 'Quito a esta que es tuya y pongo a otro que también es gallego —Jaime de Olano, nombrado vicesecretario de Participación— pero no es tuyo'. Es lo que es lo que pensó que iban a ver, y es lo que ha visto todo el mundo", apunta una voz cercana al presidente del PP en conversación con Público.

"Feijóo no va a tragar ningún mensaje de Madrid que le sea inconveniente y va a decir lo que le parece, porque él tiene la capacidad de decirlo"

Con este movimiento, la relación entre ambos líderes se enfría: "Le ha parecido regular la destitución de Marta González. Él no va a hacer sangre con eso. Feijóo está a ganar las próximas elecciones. No va a tragar ningún mensaje de Madrid que le sea inconveniente y va a decir lo que le parece, porque él tiene la capacidad de decirlo. Al final, va a hacer lo que le proporcione un mayor rédito y que en Galicia  afiance su personalidad, que es muy potente. Feijóo se va a presentar, al contrario de lo que filtran interesadamente en algunos medios, y si no le cuadra, va a ignorar lo que le digan desde Génova. Esto nos proporcionará algún momento interesante...", señalan fuentes del PP gallego.

En rueda de prensa posterior a los nombramientos, el presidente de la Xunta deseó que Casado tuviese "acierto en sus decisiones y sus responsabilidades" y subrayó: "Espero que seamos capaces de ensanchar el partido, porque en las últimas elecciones generales no obtuvimos los resultados que pretendíamos".

"Feijoo nunca dice una palabra de más y todas la que pronuncian van cargadas de intención", sentencian desde su entorno.

Son muchas las divergencias entre el actual líder del PP y el presidente gallego, que no comparte el brusco giro a la derecha que ha impuesto Casado: "Sólo se ganan elecciones desde el centro", decía Feijóo tras la debacle electoral de las generales. Tampoco entiende que el propio Casado haya reabierto debates como el del aborto, el de la recentralización de competencias ni respalda su política de fichajes —los más mediáticos, el de Cayetana Álvarez de Toledo, Juan José Cortés o Adolfo Suárez Illana— ni su estrategia con Vox en campaña electoral.

"Un catalán vale por cuatro gallegos"

Los cambios en la cúpula de dirección responden a una estrategia mediática planificada por Casado y su entorno para dar visibilidad a regiones como Navarra, Catalunya o Euskadi, donde los populares son residuales en votos. Sin embargo,  su discurso antinacionalista les proporciona votos en el resto de España. "El hecho de que la portavoz en el Congreso sea la número uno por Barcelona y fundadora de Libres e Iguales, que el portavoz en el Senado sea exalcalde de Vitoria y persona durante muchos años perseguida por el terrorismo, o que la vicesecretaria de Organización —Ana Beltrán— sea la presidenta del PP de Navarra y también haya recibido presiones del entorno abertzale da alguna pista de por dónde va a ir esta legislatura en materia territorial", admitió el propio Casado en la rueda posterior a la Junta.

"Pablo se aburre bastante pronto de la gente, le gusta mucho el cambio, el movimiento continuo, es así. Aquí todos somos lo que somos personalmente, pero también territorialmente. Ahora mismo Navarra es un tema de singular importancia y de singular confrontación con el PSOE por todo lo que implica Bildu. Para el PP es muy importante: el rechazo del nacionalismo excluyente y del terrorismo. Ana Beltrán ha entrado en el grupo por cuestiones meramente oportunas. Quizá dentro de seis meses Navarra ya no sea un problema porque todo se relaja... pues será el momento de otros cambios", señalan fuentes del PP a Público.

"Pablo se aburre bastante pronto de la gente, le gusta mucho el cambio, el movimiento continuo, es así"

Destacan las citadas fuentes que Casado, a diferencia de otros presidentes, "es muy sensible a todo lo que comunicativamente puede suponer un punto positivo". "Quizá a Rajoy le preocupaba más cambiar a una persona que era querida, a Pablo no. Necesita tener a las personas más autorizadas. El tener a Marimar Blanco –hermana del concejal asesinado por ETA, Miguel Ángel Blanco– era un punto importante para él.... tanto como para hacer dimitir a dos personas –en referencia a Andrea Levy y Daniel Lacalle–. La sensación es que Marimar es un emblema y tiene que tenerla en el Congreso como sea, la tiene que mostrar. Al final se cumple el dicho de que un catalán en el PP, vale por cuatro gallegos”.

"Tú puedes valer infinitamente, puedes ser una persona capacitada, con mucha experiencia... pero como se ponga un catalán por delante, te vas a freír espárragos, porque es lo que interesa en ese momento. Y con Navarra pasa igual. Dolors Montserrat —número uno a las elecciones para el Parlamento Europeo y portavoz del partido en la Eurocámara—fue portavoz por su vinculación geográfica en un territorio concreto porque interesaba que la portavocía del PP tuviera acento catalán".

Más noticias en Política y Sociedad