Público
Público

La cruzada de la derecha contra los lazos amarillos El PP quiere prohibir los lazos amarillos a todos los empleados públicos en horas de trabajo

La Proposición de Ley registrada este martes por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso de los Diputados plantea obligar a todos estos trabajadores a denunciar la exhibición de estos y otros símbolos que consideran "excluyentes". La norma no recoge nuevas sanciones, pero sí adapta las ya existentes a nuevos supuestos para "proteger los símbolos nacionales y oficiales".

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

Una mujer increpa a miembros a dos personas que retiran lazos amarillos en la localidad de Alella. (ALEJANDRO GARCÍA | EFE)

Las fuerzas de la derecha política redoblan su cruzada contra los lazos amarillos. Días después de las imágenes de Albert Rivera, líder de Ciudadanos, retirando este tipo de emblemas expuestos en la vía pública -en solidaridad con los dirigentes catalanes independentistas en prisión provisional-, el PP ha registrado este martes una ley contra la exhibición de estos y otros símbolos.

Pretende prohibir a todos los trabajadores públicos y altos cargos de todas las administraciones que luzcan estos emblemas "excluyentes" y "partidistas" en horas de trabajo, e incluso forzar a que denuncien su exhibición en todos los espacios públicos, esto es: plazas, calles, playas y edificios de titularidad pública. A los altos cargos les obliga además a actuar "de inmediato" para retirar estos símbolos.  

Los empleados públicos que tengan conocimiento de la exhibición de estos símbolos y no lo comuniquen podrán ser sancionados por faltas muy graves

Los símbolos nacionales que protege son las banderas de España y de las comunidades autónomas, la figura del rey, el escudo constitucional y el himno nacional, así como los emblemas oficiales autonómicos, forales y locales de carácter oficial, y los propios de las instituciones europeas.

Por recurrir a un ejemplo práctico, un maestro o un médico que trabajen en el sistema público no podrían portar este tipo de emblemas en horas de trabajo, e incluso estarían obligados a dar parte de su exhibición a las autoridades, exponiéndose a ser sancionados en caso contrario.

La Proposición de Ley (PL) en Defensa de la Convivencia Social, la Neutralidad Institucional y los Símbolos Nacionales no incorpora nuevas sanciones, sino que pretende acotar la normativa en vigor para asegurarse de que vete la exhibición de estos emblemas, y de que "proteja" los "símbolos nacionales y oficiales". Quiere sortear las lagunas existentes en la legislación, bajo la premisa de que símbolos como los lazos amarillos atentan contra la paz social y la convivencia, según el texto registrado en la tarde del martes.

En palabras del secretario general del Grupo Parlamentario Popular, José Antonio Bermúdez de Castro,de aprobarse esta PL "todos aquellos [símbolos] no oficiales que vulneren los principios de neutralidad institucional se entenderán nulos de pleno derecho". "No nos inventamos nada nuevo, lo trasladamos a esta ley", apostillaba. 

El PP recoge así el régimen sancionador ya incluido en la Ley de Transparencia y Buen Gobierno; contempla desde la amonestación al alto cargo -en caso de infracción leve- hasta su cese -ante una infracción muy grave-. Esta última medida conlleva el cese y la imposibilidad de volver a un puesto similar en un periodo de entre cinco y 10 años.

Además, los empleados públicos que tengan conocimiento de la exhibición de estos símbolos y no lo comuniquen podrán ser sancionados por faltas muy graves -como, explican desde el PP, recoge el Estatuto Básico del Empleado público-. Los conservadores apelan también a la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre la neutralidad de los símbolos exhibidos en espacios públicos para justificar la necesidad de esta propuesta.

No obstante, Bermúdez de Castro reconoce que aún no han sondeado al resto de grupos parlamentarios para intentar granjearse los votos necesarios para su tramitación: "Esperamos que PSOE y Ciudadanos nos apoyen", apuntaba.