Público
Público

El PP suaviza el delito del proxenetismo en el nuevo Código Penal

El Senado aprueba una modificación de la norma que regula la explotación sexual con un contenido muy distinto al que salió del Congreso. Asociaciones feministas denuncian una "despenalización de facto" del proxenetismo

Publicidad
Media: 2
Votos: 5

El Pleno de la Cámara Alta en una foto de archivo. EFE

En la misma semana en la que se ha conocido que la la Inspección de Trabajo, sometida al Gobierno mantiene que existe una relación laboral en los casos de proxenetismo, el Partido Popular aprueba en el Senado modificar el artículo 187 del Código Penal y suaviza la presión sobre el mismo. El artículo modificado hace referencia a los delitos relativos a la prostitución y a la explotación sexual y corrupción de menores.

A partir de ahora solo se castigará a las personas que se lucren a través de la explotación sexual de terceros si lo hacen a través de la imposición de "condiciones gravosas, desproporcionadas o abusivas" o si se aprovechan de "una situación de vulnerabilidad personal o económica". La apreciación acerca de cuándo se incurre en dichas circunstancias queda abierta a la interpretación de los jueces

Estos condicionantes han sido introducidos sin debate y sin la participación de otras formaciones políticas. Aunque en un primer momento estaban incluidos en el anteproyecto de reforma del Código Penal, no figuraban en el texto que el Grupo Parlamentario Popular aprobó en el Congreso y que acabaría siendo remitido al Senado el 29 de enero de 2015. El Congreso tendrá que dar su visto bueno a la modificación aprobada por la cámara alta.

Una "despenalización de facto" del proxenetismo

Varias organizaciones de mujeres han manifestado hoy su "gran malestar" con la redacción del texto de reforma del Código Penal, por entender que se vuelve a despenalizar prácticamente el proxenetismo. Marisa Soleto, presidenta Fundación Mujeres, denuncia en declaraciones a Público que esta modificación supone una "despenalización de facto" de todo aquel proxenetismo que no se haga con violencia.

Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, asegura que no tiene sentido plantear un condicionante que tenga que plantee la cuestión de si las prostitutas están en una situación de vulnerabilidad. A su modo de ver, aunque se hagan de manera voluntaria, siempre lo hacen en una situación de vulnerabilidad porque "la prostitución es otra forma de violencia de género"

"La modificación de la norma naturaliza y legitima el proxenetismo aludiendo a una regulación inexistente"

En cuanto al otro condicionante, el que tiene que ver con la imposición de "condiciones gravosas, desproporcionadas o abusivas", las asociaciones feministas defienden que su inclusión en la norma "naturaliza y legitima" el proxenetismo aludiendo a una regulación inexistente del ejercicio de la prostitución.

La modificación entorpece la persecución de la trata

"No es posible analizar el fenómeno de la trata con fines de explotación sexual sin el del aprovechamiento de la prostitución ajena"

Las organizaciones firmantes entienden que la nueva regulación del proxenetismo (el aprovechamiento de la prostitución ajena) dificultará "sustancialmente" la persecución penal de este tipo de conductas. También creen que la modificación aprobada entorpece la persecución de la trata, ya que "no es posible analizar el fenómeno de la trata con fines de explotación sexual sin el del aprovechamiento de la prostitución ajena".

"Sin el desmantelamiento de esa estructura final de la trata con fines de explotación sexual, prohibiendo cualquier comercio o negocio sexual planificado y desarrollado por otra persona distinta de la afectada, no lucharemos eficazmente contra la trata", indican las asociaciones de mujeres en una nota de prensa.

"Se debería seguir avanzando incluso en la sanción al usuario de prostitución"

Finalmente, insisten en que es "necesario incidir" no sólo sobre la oferta sino también sobre la demanda de la prostitución, "atendiendo a su realidad de explotación de las personas prostituidas, y a que constituye una manifestación clara de desigualdad por razón de género".

"Se debería seguir avanzando incluso en la sanción al usuario de prostitución, como ocurre en Suecia, Francia y en otros países, en lugar de tratar de legitimar soslayadamente el proxenetismo y, en conclusión, siendo una clara manifestación de desigualdad y de violencia de género como es la prostitución", concluyen.

Más noticias en Política y Sociedad