Público
Público

Pablo Casado El PP teme que pactar con el Gobierno dé más alas a Vox en la oposición

Casado asume el coste de pactar con el PSOE y lo enmarca en la tradición bipartidista, pero se niega a que el vicepresidente Pablo Iglesias tenga voz y voto en la elección de vocales para el CGPJ. El PP no quiere "regalarle" la oposición a Vox.

El líder del PP, Pablo Casado, en el Congreso.
El líder del PP, Pablo Casado, en el Congreso. Juan Carlos Hidalgo / EFE

El Partido Popular que dirige Pablo Casado vuelve a estar en una encrucijada: necesita reivindicarse como un partido "de Estado" frente a Vox, pero teme que los pactos con el Gobierno para renovar las instituciones den alas al partido ultra en la oposición. Casado asume el coste de pactar con el PSOE y lo enmarca en la tradición bipartidista, pero se niega a que el vicepresidente Pablo Iglesias tenga voz y voto en la elección de vocales para el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), pese a que no puso objeción a que Unidas Podemos participase en la elección del nuevo consejo de administración de RTVE.

En la dirección del PP argumentan que la renovación del órgano de Gobierno de los jueces es una cuestión "especialmente delicada" y aseguran que no admitirán ninguna cesión a Iglesias porque "desprecia claramente" el sistema judicial. Se niegan a que Victoria Rosell, actual delgada del Gobierno para la violencia de género, y José Ricardo de Prada, uno de los jueces cuyo veredicto propició la moción de censura contra Mariano Rajoy, sean elegidos vocales del CPGJ, pese a que sí aceptaron a De Prada en el año 2018 a petición de los socialistas. Podemos cedería con Rosell, pero todo parece indicar que De Prada es inamovible.

En Génova están dispuestos a mantener el actual CGPJ —cuyo mandato expiró hace más de dos años— hasta que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no excluya a Unidas Podemos. Si no lo hace, sería la tercera vez que se frustra el acuerdo por la negativa del PP de Casado. Algunas voces consultadas en la formación por Público explican la doble intención de la dirección popular: por un lado, tensionar el Ejecutivo de coalición; por otro contener las críticas de Vox, que no deja de ganar terreno a su costa. "Si dejamos que el criterio de Iglesias se imponga, daríamos coba a Vox para toda la legislatura", señalan. "Eso es regalarle la oposición a Vox", admite una segunda persona.

"Vox solo sabe gritar, tuitear y aplaudir en el Congreso"

Otras fuentes apuntan a que el PP debe diferenciarse de Vox por la vía 'pactista' y señalan que Casado no debe conformarse "con ser oposición" sino que también debe trabajar para ser una "alternativa creíble y sólida", cuya principal baza se encuentre en la capacidad de gestión, que los ultraderechistas no pueden lucir. "Vox solo sabe gritar, tuitear y aplaudir en el Congreso. La gente, eventualmente, se cansará de esa oposición vacía", pronostica un veterano diputado.

La ultraderecha crece a costa del PP tras las catalanas

El líder de los ultraderechistas, Santiago Abascal, atacó abiertamente a Casado a propósito de la negociación del CGPJ, días después de que su formación presentara un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional contra el posible acuerdo de ambas formaciones. Un acuerdo que Vox tildó de "oscuro" pero de cuyo escrito se desprendía que también querían formar parte de la designación de vocales. Un extremo que ha negado el portavoz del Comité de Acción Política del partido, Jorge Buxadé, este lunes alegando que se trataba de un "mero argumento" jurídico.

"Señor Casado, qué flaco favor se está haciendo usted, qué flaco favor está haciendo a su partido y a España diciendo que quiere pactar con Pedro Sánchez como si fuera algo distinto a pactar con Iglesias", espetó Abascal a Casado en el Congreso. Estas declaraciones se produjeron una semana después de que la formación ultra sorpassara por primera vez al PP en una autonomía, doblándoles en votos y triplicando sus escaños en Catalunya.

La ausencia de citas electorales a corto plazo tranquiliza a la dirección del PP, pero las encuestas muestran una tendencia clara: los de Abascal suben mientras que Casado se estanca o retrocede. Según una reciente encuesta de NC Report para La Razón, Vox obtendría entre 60 y 62 escaños, ente 8 y 10 diputados más que el pasado 10-N. Los populares también mejorarían sus 89 escaños, pero no llegarían a los 100, impidiendo así el ascenso de Casado a La Moncloa.

Vox prevé gobernar con el PP en Andalucía

La secretaria general de Vox en el Congreso, Macarena Olona, ha señalado este lunes que no tiene "la menor duda" de que su formación entrará a formar parte Gobierno andaluz cuando se celebren las próximas elecciones autonómicas, a finales de 2022 y que lo harán, con toda probabilidad, "de la mano del PP", a la vez que ha pronosticado la desaparición por completo de Ciudadanos.

En una entrevista a la agencia Efe la diputada no ha cerrado la puerta a concurrir como candidata de Vox en esas futuras elecciones y ha explicado que no hay "un veto" al Gobierno andaluz ni se va a "dejar caer" al Ejecutivo autonómico por la negativa del actual equipo de gobierno a aplicar el 'pin parental' en los cetros educativos, pero sí ha señalado que se está defendiendo "que los acuerdos están para cumplirlos".

Casado asegura que no cabe "ni un paso atrás" respecto a su posición con Vox, pero una de las cuestiones que impide la ruptura entre ambas formaciones es, precisamente, que los populares les necesitan en comunidades como Andalucía, Madrid y Murcia, donde son imprescindibles para sacar los Presupuestos. Sin embargo, hay quien califica de "completo disparate" que los ultras ya estén pensando en gobernar conjuntamente en Andalucía. "Aún falta mucho para eso: Vox se desinflará antes", señalan. Un planteamiento que actualmente parece más una súplica que una realidad.

Más noticias de Política y Sociedad