Público
Público

PP y Vox El PP quiere dar la "batalla ideológica" a Vox pero los necesitan cerca para sus gobiernos

En Génova 13 tienen claro que el objetivo de Vox es "acabar con el PP" y así lo expresan: "No quieren gobernar, quieren desbancarnos como partido mayoritario" y cargan contra la formación: "Son populistas y nacionalistas españoles".

El presidente del PP, Pablo Casado, en rueda de prensa junto a la portavoz del Partido Popular en el Comgreso, Cayetana Álvarez de Toledo (dech) y el secretario general del PP, Teodoro García Egea (izq), tras finalizar la sesión de constitución de las Cortes. EUROPA PRESS

marta monforte

La composición de la Mesa del Congreso a principios de diciembre, dejó ver una división entre el Partido Popular y Vox, que a día de hoy sigue vigente. Mientras que los socialistas y Unidas Podemos pactaron sus votos para las vicepresidencias y las secretarías, la ultraderecha se negó ceder ante los 'populares' para que Ciudadanos obtuviera también representación. Hubo un cruce de reproches entre dirigentes de ambas formaciones que no hizo más que aumentar la tensión por ambas partes, justo cuando se necesitan para la aprobación de los presupuestos en las comunidades y municipios donde los de Santiago Abascal tienen la llave.

Es el caso del Ayuntamiento de Madrid. El alcalde 'popular' Martínez-Almeida está "convencido de que habrá presupuestos" próximamente y que buscarán en Vox "los votos suficientes para sacarlos", descartando la vía alternativa propuesta por el partido de Iñigo Errejón, Más Madrid, de pactarlos a cambio de aislar a la extrema derecha. Ciudadanos, que gobierna junto al PP en el consistorio madrileño, también cerró la puerta a esta alternativa. La formación 'naranja' reivindica un "giro al centro", pero no se plantea romper los pactos con Vox.

También ocurre en la comunidad, donde Isabel Díaz Ayuso compite con Rocío Monasterio. Fuentes cercanas a la presidenta de la región señalaban este fin de semana que la portavoz de Vox es la "verdadera oposición" al PP, pero que los conservadores deben mantener sus posiciones y confrontar con la extrema derecha "cuando sea necesario" para no ser percibidos como un "partido veleta".

Foto de archivo de Rocío Monasterio (Vox), Isabel Díaz Ayuso (PP) e Ignacio Aguado (Ciudadanos), en la Asamblea de Madrid. / EP

En Génova 13 tienen claro que el objetivo de Vox es "acabar con el PP" y así lo expresan: "No quieren gobernar, quieren desbancarnos como partido mayoritario", señalan. La intención de Pablo Casado es aunar tanto a Ciudadanos como a Vox entorno a una misma candidatura y volver a ser "ese partido de mayorías" que era antaño. Sin embargo, no todos en el PP piensan del mismo modo, ni si quiera en la dirección. Hay quien percibe a Vox como "populistas y nacionalistas de derechas" cuyo mensaje tiene que ser confrontado ideológicamente.

"Vox se diluirá si la tensión en Catalunya remite"

Desde la dirección del PP destacan que "no hay que comprar ni el discurso ni la agenda" a la extrema derecha durante la legislatura. Es más, aseguran que el partido se "diluirá" automáticamente "si la tensión en Catalunya remite". Analizan que el discurso de Vox "funciona" porque es "populista" y citan el ejemplo de la propuesta de ilegalización del PNV o de los partidos independentistas: "¿Cumplen la ley de partidos, no? Entonces son legales. A esos partidos hay que combatirlos desde el discurso". Se lamentan, sin embargo de que "cale" tan bien entre la ciudadanía este mensaje, del que "se retroalimentan" los dos lados.

"El PP tiene que ser alternativa real, dar la batalla ideológica", sostienen. "Cuando arranque la legislatura, se verán nuestras diferencias, se verá que somos el partido de la oposición, un partido centrado, que defiende con propuestas lo que Vox solo denuncia con palabras", afirman fuentes de la dirección 'popular'. Otra voz de la Ejecutiva de Pablo Casado asegura que episodios como el de "los conejos" —el diputado de Vox en la Asamblea de Madrid, Francisco Carrera, calificó de 'conejos' a los hijos de familias monoparentales— les distancian totalmente de la formación.

"Es escucharles hablar de violencia de género y me recorre un escalofrío. Ese discurso no tiene cabida en el PP", aseguran. Es más, creen que los propios votantes de Vox "no entienden" esas afirmaciones. "Tenemos que distanciarnos de ellos durante la legislatura, siendo lo que somos, el PP, un partido fiable y serio".

Asimismo, los conservadores no temen que suceda con el PP lo que ocurre en algunos países europeos —como Francia o Italia— donde los partidos tradicionales han sido sustituidos por formaciones radicales con un discurso populista. "No es una preocupación", aseguran algunas voces. "La idiosincrasia de España no lo permite" añaden otras. "Aquí los territorios son importantes y la España rural tiene peso.El PP tiene cuadros y está muy bien asentado, a diferencia de Vox y Ciudadanos, que han tenido que buscarse candidatos y hay veces que la han pifiado totalmente. La estructura territorial nos beneficiará siempre".