Público
Público

PP y Vox El PP seguirá apoyándose en Vox en Madrid y Murcia pese a su discurso contra menores migrantes

Combatir la inmigración irregular es uno de las principales batallas políticas y discursivas de la ultraderecha española, un terreno en el que, a menudo, arrastra a su principal adversario en ese espacio, el Partido Popular

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio (i), y la candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, salen tras el primer debate electoral previo a los comicios a la Asamblea de Madrid,
La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio (i), y la candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, salen tras el primer debate electoral previo a los comicios a la Asamblea de Madrid, en Telemadrid, a 21 de abril de 2021, en Madrid (España). J. Hellín. POOL / Europa Press

Combatir la inmigración irregular es uno de las principales batallas políticas y discursivas de la ultraderecha española, un terreno en el que, a menudo, arrastra a su principal adversario en ese espacio, el Partido Popular. Luchar la supuesta lacra de la migración es una más de las múltiples formas de defender España que propone Vox en su ideario radicalmente identitario. La última prueba está en Ceuta, hasta donde se ha desplazado Santiago Abascal para reclamar la construcción de un "muro infranqueable" y la militarización "permanente" de toda la frontera nacional para combatir a los "soldados" enviados por Marruecos.

El partido que preside ha decidido tensar la cuerda en Andalucía, pero ha evitado hacerlo en Madrid y en Murcia. Después de que el Gobierno haya propuesto a las comunidades autónomas acoger en los próximos días a los 200 menores que han migrado solos a Ceuta y todas hayan aceptado, pese a algunas reticencias precisamente de las autonomías que dependen de Vox para sacar presupuestos y leyes adelante, la formación ultra ha lanzado su enésimo ultimátum a PP y Ciudadanos.

Vox ha anunciado que no volverá a apoyar un proyecto del gobierno andaluz que no lleve su firma

El partido de extrema derecha ha anunciado este jueves, tras conocerse que la región presidida por Juanma Moreno Bonilla acogerá finalmente a 13 menores migrantes procedentes de Ceuta, que no apoyará iniciativa o proyecto procedente del Gobierno autonómico del PP andaluz y de Ciudadanos que no lleve su firma o que no esté vinculado con los acuerdos de investidura, presupuestarios o el relativo a los tributos cedidos a la comunidad. Una exigencia que puede servir de excusa a Moreno Bonilla para adelantar las elecciones en la región, como le reclaman algunas voces de Génova.

Sin embargo, Vox no ha mantenido ese discurso en el resto de los territorios en los que sus votos son necesarios: los líderes del partido ultra en Madrid y Murcia se han mostrado mucho más precavidos. La madrileña Rocío Monasterio ha criticado el supuesto "efecto llamada" que supone acoger a menores migrantes y ha exigido la repatriación de todos los que han llegado al país, pero ha asegurado que su formación facilitará la investidura de la popular Isabel Díaz Ayuso, que actualmente ejerce de presidenta en funciones, prevista para el mes de junio. La región madrileña se ha comprometido a acoger a 20 menores.

Por su parte, el presidente de Vox en Murcia, José Ángel Nieto, ha señalado que si el presidente de la región de Murcia, Fernando López Miras, "sigue recibiendo a más menas" —calificativo que utilizan para referirse a los menores migrantes— "será cómplice del efecto llamada y de pisotear nuestras fronteras", en sus palabras. Según lo acordado entre el Ejecutivo y las autonomías, el gobierno murciano deberá encargarse de facilitar el asilo de 7 niños.

Ayuso y López Miras seguirán mirando a Vox

Pese a todo, los 'populares' seguirán contando con la formación ultra según confirman fuentes de la formación. Ayuso, que se ha emancipado de la dirección del partido y elegirá a sus consejeros sin tutelas de Génova, llegó a abrir la puerta a integrarlos en el Ejecutivo, a lo que Monasterio respondía este jueves: "La señora Ayuso tiene que decidir qué papel le quiere dar a Vox y contarles a sus votantes cómo trata a Vox".

Monasterio: "Ayuso tiene que decidir qué papel le quiere dar a Vox"

La presidenta madrileña ha descartado en múltiples ocasiones llegar a acuerdos con las formaciones progresistas y ha admitido que "al PP le toca ser generoso" con Vox. Sin embargo, este plan no incluye dar a los de Monasterio la presidencia de la Asamblea de Madrid, como así han solicitado. "Toda España está pendiente de cómo funciona" el acuerdo entre el PP y Vox en la Comunidad de Madrid. "Vamos a estar a la altura de las circunstancias", auguró, por su parte, Abascal.

Por otro lado, la intención del gobierno murciano, presidido por el PP y apoyado por seis tránsfugas, tres de Ciudadanos y tres de Vox, es agotar la legislatura. Por ese motivo el pasado 3 de abril López Miras hizo una remodelación en su gobierno para dar entrada en la Consejería de Educación y Cultura a la diputada autonómica tránsfuga de Vox, Mabel Campuzano, y al alcalde de Yecla, Marcos Ortuño, del PP, en la de Presidencia, Turismo y Deportes.

Casado no logra romper amarras con Vox

El líder del PP, Pablo Casado, escenificó una ruptura con el partido de Abascal el pasado mes de octubre, pero es consciente de que los necesitará en el futuro. Por eso sus mensajes son cada vez más similares y ambos están dirigiendo una ofensiva hacia el Gobierno a fin de forzar un adelanto electoral a nivel nacional que todo apunta a que no se producirá.

Este jueves Casado ha cargado duramente contra Pedro Sánchez y ha criticado su plan para sostener el sistema de pensiones basado en la "integración" de migrantes. Según este plan España deberá acoger a 191.000 personas que emigren cada año desde ahora hasta 2050 si quiere compensar la caída de la población en edad de trabajar que va a producirse, según ha recogido los expertos que han elaborado el documento España 2050.

El conservador no ha dudado en criticarlo. "Hemos oído que para pagar las pensiones la única receta del Gobierno es que entren centenares de miles de inmigrantes en España", ha aseverado, llegando a calificar de "insulto" este plan 2050 porque "se habla de la España de dentro de 30 años" pero no "sobre la España del 2021".

Unas declaraciones que coinciden con las planteadas por Vox, que compartía este tuit a través de su cuenta oficial: "40% de paro juvenil, natalidad en picado y viviendas inaccesibles. Pero la solución del Gobierno para las pensiones es importar a medio África. La España 2050 de Sánchez va a ser de todo menos España".

Más noticias