Público
Público

Precampaña electoral Al PSOE le inquieta que el partido de Errejón concurra por todas las circunscripciones

Cree que en las provincias pequeñas la dispersión del voto puede perjudicarle en los restos. Considera que en los lugares con más diputados se le pueden ir votos pero no escaños, y piensa que el “roto” se lo hará a Unidas Podemos. La dirección socialista, que dice estar tranquila, siempre barajó que el ex dirigentes de la formación morada iría a las elecciones.

Imagen de la última reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, para analizar el escenario que se abre con la repetición electoral el próximo 10 de noviembre. EFE/Luca Piergiovanni

Salvo para algún miembro del núcleo duro de Pedro Sánchez que erró en la previsión, en la dirección del PSOE siempre se dio casi por hecho que Iñigo Errejón iría a las elecciones del 10-N de no salir adelante la segunda investidura.

Fue un factor que siempre se tuvo en cuenta y, de hecho, en sondeos y estudios sociológicos internos se indagó sobre el grado de aceptación que tendría en la ciudadanía el nuevo partido. Aunque sin saber en qué circunscripciones se va a presentar y sin muchas encuestas en la que se haya contemplado esta posibilidad real y se haya preguntado por ella, fuentes consultadas apuntan que, con lo se sabe ahora, Errejón podría irrumpir en Las Cortes con un grupo entre ocho y doce diputados si se presenta en las grandes provincias electorales.

Pese a estos datos, en el PSOE dicen estar “tranquilos” y nada inquietos ante este nuevo escenario, aunque admiten que también se le pueden ir votos a esta nueva formación. Sin embargo, creen que al estar el PSOE en fase de crecimiento, la repercusión real en número de escaños que le pueda arrebatar Errejón será mínima. La portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, lo dijo este lunes de forma clara: “Me preocuparía si fuera una escisión de mi propio partido, pero no lo es. Tiene su propio carril, porque pertenecen a otra fuerza política de la que se esciden”; afirmó.

Desde la Ejecutiva del PSOE lo explican con más detalle. “En Madrid, por poner un ejemplo, sacamos once diputados. Y las últimas encuestas nos dan 12 ó 13. Puede que con Errejón no lleguemos ahí, pero no vamos a bajar con respecto al 28-A”, comenta a Público un miembro de la Ejecutiva. Por el contrario, cree que a Unidas Podemos le costará mantener los seis diputados que obtuvo por esta circunscripción, y que podrían repartirse con el nuevo partido, ya que se considera poco realista que se puedan extrapolar los votos de las elecciones autonómicas, donde Más Madrid arrasó a la formación de Pablo Iglesias., consiguiendo veinte escaños frente a los siete que logró Podemos-Izquierda Unidas.

Esta situación, además, podría repetirse en las grandes circunscripciones como Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza o Málaga, provincias en las que parece que habrá con seguridad candidaturas de este partido.

Además, a nivel ideológico el PSOE cree que Errejón tiene su propio espacio, y que le discurso de Sánchez en esta campaña, de la izquierda moderada, posible y realista tiene otro público muy distinto al del ex dirigente de Unidas Podemos.

De lo que están convencido los ideólogos del PSOE es que al partido morado sí le puede hacer un “buen roto” el partido de Errejón, y no descartan que militantes de Unidas Podemos se vayan en bloque a la nueva formación cuando formalice oficialmente su candidatura, así como partes de algunas confluencias. "Lo reconocerán o no, pero el problema está en Podemos"; dice un miembro de la Ejecutiva federal.

En Ferraz se cree que el nuevo partido no podrá cubrir todas las circunscripciones electorales

En el PSOE lo que sí se ve con alivio es que el nuevo partido no quiera presentarse en todas las circunscripciones. Para los socialistas, esto sí podría hacerles más daño y que la disgregación del voto progresista sí pueda traducirse en pérdida de escaños en los restos, al elegirse muy pocos diputados, siendo el PP el mayor beneficiado. Esto sí preocupa en Ferraz, aunque se da por hecho que el nuevo partido no tiene la estructura necesaria todavía para hacerlo.

En todo caso, el PSOE también intentará diferenciarse de Errejón y quiere hacer su campaña diferente, apelando al voto útil de los progresistas para tener un amplia mayoría. Por eso, no quieren ni oír hablar de acuerdos postelectorales con el nuevo partido, ni si estaría en mejor o peor disposición que Pablo Iglesias para el acuerdo. “Errejón viene de dónde viene, No lo olvidemos. Aunque es verdad, como dijo Pedro Sánchez, que ha mostrado otra disposición para el acuerdo en la Comunidad de Madrid”, afirmó un dirigente de Ferraz.

Pero, pese a estas precauciones, en el PSOE no se ve mal la irrupción del partido de Errejón y no son pocos los que pronostican el desmembramiento del partido de Pablo Iglesias. Ahora, los hay también mas precavidos que creen que la disgregación del voto en la izquierda nunca trae nada positivo y que los socialistas podrían llevarse una sorpresa.