Público
Público

El último precedente de una investidura tardía: Rajoy tardó 125 días en ser presidente

La próxima semana se cumplen dos meses desde las elecciones del 28 de abril y Pedro Sánchez todavía no ha desvelado una fecha para su investidura. El del líder socialista no es el único caso de un candidato que tarda en ser investido.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy durante su investidura en 2016 / EFE

La próxima semana se cumplen dos meses desde las elecciones generales que se celebraron el 28 de abril. Dos meses en los que todavía no se ha desvelado la fecha de una investidura que ha dilatado su puesta en marcha por diversas circunstancias, entre las que se encuentra la celebración de unos comicios municipales, autonómicos y europeos. No fue hasta el 5 de junio cuando el rey inició la tradicional ronda de consultas que inicia formalmente los plazos de la investidura.

En este tiempo, la incertidumbre que ha rodeado a la sesión de investidura parece haber dilatado los plazos sobremanera, sobre todo en un Congreso que no termina de arrancar su actividad ordinaria y que ni siquiera ha constituido las comisiones parlamentarias. Sin embargo, el "retraso" en la investidura de Sánchez cuenta con un precedente reciente en el tiempo. La constitución de la anterior legislatura, sin ir más lejos, le llevó a su candidato, Mariano Rajoy, 125 días.

Entre el 26 de junio de 2016, jornada en la que se celebraron las elecciones generales, y el 29 de octubre, sesión de investidura en la que el Congreso designó a Rajoy como presidente del Gobierno, transcurrieron más de cuatro meses marcados por las mismas cuentas y plazos que rodean la investidura de Sánchez. Las elecciones generales fueron fruto de una legislatura fallida en la que el Congreso no fue capaz de elegir a un jefe del Ejecutivo.

Tras los comicios, Rajoy comenzó una ronda de contactos para ser elegido presidente del Gobierno tan solo un par de semanas después. El 5 de julio el entonces líder del PP se reunió con Coalición Canaria para explorar los apoyos con los que contaba de cara a la primera sesión de investidura. El 19 de julio se constituyeron las Cortes, una fecha que viene marcada en el decreto de convocatoria de elecciones que publica el Gobierno; y 5 días después, el 30 de agosto, se celebró el primer debate de investidura.

En este sentido, Rajoy puso en marcha el denominado "reloj de la democracia" antes que Sánchez. No habían transcurrido ni dos meses desde las elecciones. En el caso del actual candidato, su primer intento no se espera, como mínimo, hasta principios o mediados de julio. El líder del PP, sin embargo, necesitó dos sesiones y cuatro intentos de investidura (dos votaciones por mayoría absoluta y dos por mayoría simple) para salir elegido.

El 2 de septiembre de 2016 Rajoy no obtuvo los apoyos suficientes en la segunda sesión de investidura, momento en el que, al igual que el pasado mes de mayo, la elección del presidente del Gobierno fue desplazada por unas elecciones; en este caso, las autonómicas en Euskadi y Galicia, que se celebraron el 25 de septiembre. Los partidos aplazaron las negociaciones a nivel estatal hasta que se resolviera el futuro en estos dos territorios.

Al borde de las elecciones

Tras los comicios se produce el evento que despeja el camino de la investidura de Mariano Rajoy: el Comité Federal del PSOE del 1 de octubre en el que Pedro Sánchez es destituido, una acción que acabaría desembocando en la abstención de gran parte del Grupo Socialista en el Congreso para que gobernase el presidente del PP.

Sin embargo, el hecho de que se aplazaran las negociaciones a raíz de los comicios en Galicia y Euskadi dejó a los conservadores muy poco margen para lograr los apoyos. La ley establece que, una vez celebrada la primera sesión de investidura, en caso de ser fallida en las dos votaciones, el Congreso tendrá un plazo de dos meses para elegir al presidente del Gobierno; vencido ese plazo, las Cortes se disuelven y se repiten las elecciones (como sucedió en junio de 2016, en la denominada legislatura fallida).

El rey volvió a celebrar ronda de consultas entre el 24 y el 25 de octubre y tan solo un día después, el 26, se celebró la primera sesión de investidura. El 27 hubo una primera votación fallida y el 29, sábado, Mariano Rajoy fue investido por el Congreso de los Diputados. El límite legal vencía el día 31.

Más noticias en Política y Sociedad