Público
Público

El presidente de la Fundación Franco advierte sobre los intentos de “denostar al Rey”

Chicharro Ortega, ex ayudante de campo del Rey Juan Carlos alerta sobre los intentos del Gobierno de instalar una “República Neocomunista”. También está preocupado por la posible ilegalización de esa entidad ultraderechista.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

franco y el rey nuevatribuna

El General de División Juan Chicharro Ortega no sólo sabe recitar de memoria los “logros” de la dictadura franquista: también conoce muy de cerca a la Monarquía. Cuando vestía uniforme, el ahora presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco (FNFF) fue ayudante de campo del Rey Juan Carlos. Hoy, ya retirado de la Marina, no duda en definir a la monarquía como máxima garante de una de sus principales obsesiones: la indestructible unidad de España que consagró su ídolo, el dictador Franco.

No son días fáciles en la FNFF. La Eurocámara ya ha dejado claro que esta fundación debería ser ilegalizada, y el Gobierno de Pedro Sánchez también lo está estudiando. En ese contexto, Chicharro Ortega aprovecha sus producciones literarias para arremeter contra una conspiración marxista que, a su juicio, pretende acabar con la “libertad de expresión”, término en el que encuadra su encendida defensa y justificación de la dictadura.

En su último escrito, difundido desde la plataforma virtual de la Fundación Franco, el General de División retirado emplea un nuevo término para definir al Gobierno del PSOE: recurriendo a la terminología de 1936, cree que se trata de una especie de “Frente Popular” que busca “transformar nuestro sistema político y conducirnos al más puro estilo ‘gramsciano’ a su anhelada República Neocomunista”. “Si yo fuera el Sr. Iglesias – conseguido ya el anhelo de todo buen líder comunista que se precie: un buen casoplón en zona residencial burguesa – estaría muy satisfecho”, sostiene en su último artículo, que lleva como título una interrogante: “¿Acaso estamos dormidos?”.

En un repaso a la actualidad semanal, sostiene que el gobierno ya ha dado pasos “para modificar el Código Penal y revisar o derogar delitos como enaltecimiento del terrorismo, insultos y vejaciones a los sentimientos religiosos y contra la Corona”. “¡Hala! Barra libre contra todo lo que les molesta en su camino –continúa-. Sin duda, a partir de ahora podrán ya manifestar su idolatría por ETA, GRAPO…etc”. Ahí viene su máxima preocupación por la salud de la monarquía: “Podrán arremeter contra la Unidad de España denostando a su máximo representante que es el Rey y desde luego arrinconarán a la Iglesia Católica por todos lados”.

“Presión” sobre los Franco

En ese contexto sitúa también el intento de “ilegalizar a quienes se les oponen con más fuerza, como la Fundación Nacional Francisco Franco”, y concretamente habla de “uno de sus proyectos estrella: la exhumación del Generalísimo del Valle de los Caídos”. Sin dar mayores datos, el General de División se refiere a los “intentos reiterados de presión sobre la familia Franco para que esta acceda a la exhumación y posterior inhumación en el cementerio del Pardo, ofreciendo para ello toda clase de parabienes: oficios religiosos, dignidad, seguridad permanente… etc”.

De hecho, asegura que “el último intento le ha correspondido a la Ministra de Justicia, la amiga del Ministro Marlasca y del Comisario Villarejo. Con un sonoro fracaso, por supuesto”. “Tal parece que no acaban de ver muy clara la situación y ya se dan cuenta que podrán estar cerca de cometer un delito de profanación si siguen con sus planes sin el permiso de la familia y la aquiescencia del Prior de los Benedictinos”, remata.

Medios “hostiles”

El presidente de la Fundación Franco, quien durante los últimos meses ha protagonizado varias apariciones en cadenas televisivas, sostiene además que “los medios al servicio del Poder” están “asediando” a la FNFF “en demanda de información”, aunque lo hacen con “entrevistas siempre hostiles”, mientras que “los pocos que podrían acudir en nuestro apoyo ni están ni al parecer se les espera”. No da nombres, aunque critica que “muchos de los tertulianos más agresivos son hijos o nietos de personas muy afines en su día del Generalísimo Franco, hasta el punto de que hasta ocuparon puestos de relieve en aquellos tiempos”.

Para rematar, asegura que “los representantes de esta sociedad dormida” son unos “miserables relativistas morales sometidos a la defensa de sus intereses partidistas y nada más”. No en vano, a lo largo de ese mismo texto también utiliza el término “dictadura marxista” para referirse al actual Gobierno del PSOE, al que acusa de utilizar el “rodillo sociocomunista”, e incluso sostiene que Pedro Sánchez “ocupó legal pero ilegítimamente el poder”. Lo dice él, que defiende una dictadura.

Más noticias en Política y Sociedad