Público
Público

La presión de Vox lleva al Gobierno andaluz a plantearse agotar la legislatura con una prórroga del presupuesto

Elías Bendodo, lugarteniente del presidente Juanma Moreno, afirma: "Aprobar el presupuesto para 2022 no es condición 'sine qua non' para culminar la legislatura, pero nos gustaría". La ultraderecha tumba una ley sanitaria y una urbanística

El portavoz parlamentario de Vox Manuel Gavira, durante su intervención en la sesión de control al gobierno con preguntas de los grupos políticos al presidente de la Junta a 13 de mayo del 2021 en Sevilla, Andalucía
El portavoz parlamentario de Vox Manuel Gavira, durante su intervención en la sesión de control al gobierno con preguntas de los grupos políticos al presidente de la Junta a 13 de mayo del 2021 en Sevilla, Andalucía. Eduardo Briones / Europa Press

La presión que ha comenzado a ejercer Vox sobre el Gobierno de Juanma Moreno en el Parlamento –han impedido este martes que se tramite por lectura única una ley sanitaria que le daría poderes al Ejecutivo autonómico para combatir esta pandemia y otras y han tumbado, con su abstención, la reforma de la Ley urbanística del PP, que tenía en pie de guerra a la oposición y a los ecologistas– llevó al consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, a plantearse un escenario nuevo para el caso de que Vox, como hoy parece probable, tumbase en el otoño los presupuestos para el año 2022: agotar la legislatura, que termina en diciembre de ese año, con las cuentas de este año prorrogadas.

Una de las reglas consuetudinarias no escritas, influidas por el sentido común, en el devenir del parlamentarismo es esta: si un Gobierno no es capaz de aprobar una ley de presupuestos –la norma más importante, la que define la línea política– carecía de la legitimidad y la estabilidad necesaria para continuar y debía convocar, antes o después, elecciones.

Sin embargo, los tiempos líquidos y volátiles en que habita la política en el Estado llevan a que se pueda justificar cualquier cosa. Así, Bendodo, en una entrevista en la cadena Cope, afirmó: "Aprobar el presupuesto para 2022 no es condición sine qua non para culminar la legislatura, pero nos gustaría". "Es nuestra aspiración [sacarlas adelante], agregó Bendodo al respecto de las cuentas del año 2022, Sin embargo, relativizó su importancia, según recoge Europa Press, al mostrar la opción de "la prórroga del 21", una opción que considera "legítima" y que sería el camino que "llevaría hasta el final de la legislatura".

El viento ha cambiado

Hasta ahora, una de las señas de identidad del Gobierno autodenominado del cambio en Andalucía, el de Juanma Moreno, había sido la estabilidad. En unos años convulsos, en medio de diferentes procesos electorales, el triunvirato PP, Ciudadanos y Vox fue capaz de aprobar tres presupuestos, los del 19, 20 y 21, lo que ha permitido a Moreno consolidar su liderazgo. Pero ahora, aunque Bendodo afirmó que cree que "el sentido común" que "ha imperado en Vox se impondrá" también "en el año y medio que queda de legislatura", el viento ha cambiado.

Ciudadanos se ha hundido en todo el país y Vox quiere empujar al socio de Gobierno del PP en Andalucía definitivamente al precipicio y tomar su lugar en la mesa, no necesariamente en el Ejecutivo, pero sí en la mesa. Si aciertan las encuestas, todos los caminos para Moreno, si quiere repetir como presidente, pasan por un entendimiento con la ultraderecha a la que lleva blanqueando desde que fue elegido con sus votos.

El presidente andaluz fue el primero en España, por razones aritméticas, en legitimar a la ultraderecha –al firmar sin pensarlo dos veces un acuerdo para su investidura y luego varios presupuestos, en los que se dejó pelos en la gatera en el terreno, sobre todo de la igualdad entre hombres y mujeres– y ahora puede acabar por pagar el precio.

La tan mentada estabilidad del Gobierno andaluz está en este momento en riesgo. El nuevo portavoz Manuel Gavira aplica la estrategia marcada por Santiago Abascal y busca forzar elecciones en otoño. "Existen muchas razones para pedir el adelanto electoral en Andalucía. Desde Vox queremos que se entienda que no solo pedimos el adelanto electoral por la llegada de menores inmigrantes, sino por varias razones", dijo este miércoles, según recoge Europa Press.

Sobre la negociación para los Presupuestos andaluces de 2022, el portavoz parlamentario ha insistido en que Vox quiere que se cumpla con lo acordado: "Se nos dice que tendremos que dar explicaciones si no apoyamos los Presupuestos 2022, pero las explicaciones se las tendríamos que dar a nuestros votantes si no hacemos todo lo posible por cumplir los acuerdos".

Está por ver que Vox llegue hasta el final y en el otoño consume la estrategia iniciada en este pleno –ni ley sanitaria ni Ley urbanística– y tumbe la ley de presupuestos, lo que, a pesar de las reflexiones de Bendodo, metería en un lío formidable, mayor del que tiene hoy, al gabinete de Juanma Moreno y Juan Marín.

Más noticias