Público
Público

Presupuestos Generales del Estado El Congreso validará la supresión de las reglas fiscales para dar el pistoletazo de salida a los Presupuestos del gasto récord

Está previsto que la mayoría de la Cámara Baja vote este martes a favor de "apreciar" que se da una situación de "emergencia extraordinaria" en el país, lo que permite suspender las reglas fiscales. Con la validación del Congreso se podrá superar el techo de gasto previsto y aumentar el déficit de las administraciones para destinar más recursos contra la pandemia.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la tribunal del pleno del Congreso. EFE/ J.P.Gandul
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la tribunal del pleno del Congreso. EFE/ J.P.Gandul

El Congreso cerrará este martes todos los pasos previos a la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2021, y lo hará con una sola votación. Está previsto que la mayoría de la Cámara Baja apoye la petición del Gobierno para que el Parlamento valide la suspensión de las reglas fiscales, lo que permitirá de facto superar el techo de gasto previsto (cuya cifra es histórica) y que las administraciones puedan aumentar su déficit para destinar más recursos contra la pandemia del coronavirus.

La dinámica habitual es que, antes de aprobar un proyecto presupuestario en el Consejo de Ministros, el Gobierno lleve al Congreso la senda de estabilidad, acompañada de los objetivos de déficit y del límite de gasto no financiero (conocido como techo de gasto), que acompañarán y constituirán el marco del presupuesto que se va a presentar.

Sin embargo, la pandemia de la covid-19 ha forzado que la vía para tramitar las cuentas de 2021 varíe respecto a la habitual en su tramitación parlamentaria. Hace semanas, la ministra de Hacienda y portavoz del Ejecutivo, María Jesús Montero, anunció que España suspendería las denominadas reglas fiscales para que las distintas administraciones pudieran destinar más recursos a paliar las consecuencias de la emergencia sanitaria del coronavirus.

La medida se tomó siguiendo el rumbo de las instituciones europeas, que previamente habían anunciado una "parálisis temporal" de la senda de consolidación fiscal que se estableció antes de la crisis. Pese a este anuncio, la ministra insistió en que, aunque las administraciones pudieran superar los límites de gasto establecido, se debería mantener, en la medida de lo posible, el compromiso con la estabilidad financiera.

En el primer Consejo de Ministros posterior al anuncio, Montero y la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, presentaron los nuevos objetivos de déficit para 2021 (El Parlamento había convalidado una senda en el mes de marzo, pero la pandemia obligó a actualizar todas las previsiones).

El Gobierno fijó entonces un límite de gasto no financiero histórico, que asciende hasta los 196.097 millones de euros (un 53,7% más que el año anterior), y que incluye los fondos europeos y dos transferencias por más de 3.2.822 millones de euros a la Seguridad Social y a las comunidades autónomas.

En el debate también se valorará el nuevo techo de gasto

También avanzó que en esta ocasión su intención no era la de llevar el techo de gasto al Congreso y al Senado para su convalidación en ambas Cámaras (junto con la senda de estabilidad y los objetivos de déficit), dado que, de facto, las reglas fiscales están suspendidas. Sin embargo, sí que llevarían el límite de gasto no financiero al Parlamento, pero de una forma distinta.

El artículo 135 de la Constitución permite suspender las reglas fiscales cuando se dan "catástrofes naturales, recesión económica o situaciones de emergencia extraordinaria". El papel del Congreso en este trámite es el de "apreciar" si se dan estas circunstancias que permiten superar los límites de déficit mediante una votación en la que se precisa de una mayoría absoluta.

Desde el Gobierno se explicó que el objetivo era el de dar "seguridad jurídica" a la suspensión de las reglas fiscales, cumpliendo con lo previsto en la Constitución. Pero, además de dotar de mayor seguridad jurídica a la decisión del Ejecutivo, en la sesión plenaria también se somete a debate el techo de gasto aprobado, aunque la senda de estabilidad no precisará en esta ocasión del respaldo de las Cortes para salir adelante debido, precisamente, a la suspensión de las reglas fiscales.

Desde formaciones como ERC, JxCat, PNV o EH Bildu se ha pedido en varias ocasiones al Gobierno que deje a los ayuntamientos utilizar su superávit

La mayoría de los grupos consultados se muestran a favor de apoyar la petición del Ejecutivo sobre "apreciar" la situación de "emergencia extraordinaria", en especial los partidos que apoyaron la investidura de Pedro Sánchez. Desde formaciones como ERC (y también desde JxCat) se ha pedido en varias ocasiones que el Gobierno deje a los ayuntamientos utilizar su superávit para poder destinar más recursos contra la pandemia.

También desde el PNV y Bildu se apuesta por esta medida, por lo que está previsto que respalden la supresión de las reglas fiscales. Con estos apoyos, el Gobierno de coalición parece tener garantizado el triunfo en la votación (también está previsto que se sumen a esta mayoría partidos como Compromís, Más País o el BNG). Desde otros grupos, como el del PP o el de Ciudadanos, se ha pedido al Ejecutivo que, si suspende las reglas fiscales, debe llevar a cabo una supervisión y control del gasto, así como que se debería elaborar un plan de consolidación fiscal.

Más noticias de Política y Sociedad