Público
Público

Presupuestos Generales PP y Cs elevan el tono en sus discrepancias en medio de la tramitación presupuestaria

Arrimadas y Casado presumen de que mantienen una excelente relación gracias a su condición de socios en diversas autonomías. Sin embargo, el acercamiento de Cs al Ejecutivo ha quebrado su habitual sintonía con el PP.

La líder de Cs, Inés Arrimadas (i), y el portavoz adjunto, Edmundo Bal. (EFE
La líder de Cs, Inés Arrimadas (i), y el portavoz adjunto, Edmundo Bal. EFE

marta monforte

El Partido Popular y Ciudadanos presumen de que mantienen una excelente relación gracias a su condición de socios en diversas autonomías. Sin embargo, el acercamiento del partido que dirige Inés Arrimadas al Ejecutivo de coalición  no solo ha provocado tensiones internas en Cs, sino que también ha quebrado su habitual sintonía con el PP. Las discrepancias entre ambos partidos – dejando a un lado los constantes choques en el seno del gobierno madrileño - se han producido este martes por la figura jurídica del estado de alarma, un instrumento que el PP no ve necesario mientras que Cs sí lo defiende.

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, ha criticado a Cs por no sumarse a 'Plan B' propuesto por los populares para prescindir del estado de alarma después de que los naranjas exigieran al Gobierno alternativas a esa figura jurídica. "Yo no sé qué ha cambiado para que Cs haya pasado de exigir un plan B a decir que no es necesario. Nos sorprende", han sido las palabras de Gamarra tras la junta de portavoces.

"No duraría ni cinco segundos la reforma del PP en el Tribunal Constitucional", le ha respondido Edmundo Bal. Un paso más allá ha ido Arrimadas, que ha tachado de "barbaridad" la iniciativa de los populares en una entrevista en la Cope. "La única posibilidad de hacer un confinamiento por horas es el estado de alarma. No es una explicación técnica de un jurista; estoy leyendo el artículo 116 de la Constitución", ha señalado el portavoz adjunto de Cs.

La proposición de Ley Orgánica de Protección de la Salud y de los Derechos y Libertades Fundamentales presentada por el PP se ha debatido este martes en el Pleno del Congreso, y ha contado con el rechazo expreso de toda la Cámara, incluidos Ciudadanos y Vox. Los populares quieren recurrir a la legislación ordinaria para aplicar las medidas restrictivas que frenen el avance del virus, pero los grupos le han recordado al PP que las medidas que afectan a derechos fundamentales solo pueden limitarse mediante este instrumento.

Edmundo Bal, al PP: "Que nadie diga que Cs cambia de opinión"

Por su parte, los naranjas han presentado una ley para limitar a treinta días las prórrogas del estado de alarma. "Si necesitamos medidas más duras, tenemos el plan A: el estado de alarma", ha explicado el portavoz adjunto de Cs, que ha asegurado que esa siempre ha sido su postura. Que nadie diga que Cs cambia de opinión. Espero haberme explicado bien y que el PP lo haya entendido".

El disputado centro

El giro discursivo de Pablo Casado tras la moción de censura de Vox puso en alerta a Ciudadanos hace unas semanas. Miembros de la dirección consultados por Público reconocían que no se esperaban la contundencia de Casado contra los ultraderechistas, en un momento en el que todos los partidos buscan controlar la agenda mediática.

A los naranjas les preocupa que el PP se dirija ahora hacia los electores "de centro", el flanco que ellos quieren representar, y les desplace del foco, pero han tratado de quitarle importancia públicamente, asegurando que su "proyecto de país", en palabras de Inés Arrimadas, es más solido que un "discurso de media hora", en referencia a la intervención de Casado en el Congreso.

Como parte de esta estrategia centrista, Cs quiere demostrar que es un partido capaz de pactar a ambos lados y por eso Arrimadas ha ofrecido los 10 votos de Cs para aprobar los Presupuestos Generales del Estado (PGE). Eso sí, la dirigente siempre destaca que el presidente Pedro Sánchez deberá elegir entre Cs o los grupos independentistas. Una parte socialista del Gobierno de coalición ve en los de Arrimadas una oportunidad para ampliar sus opciones políticas y parlamentarias durante la tramitación presupuestaria, la legislatura e, incluso, más allá del ciclo político iniciado el 10 de noviembre de 2019.

Sin embargo, la posición de los socialistas choca frontalmente con la de Unidas Podemos. Los de Pablo Iglesias, junto a las formaciones del bloque de la investidura, no ocultan su malestar por el papel protagonista que se le está dando a Ciudadanos en la negociación presupuestaria; sobre todo, cuando ya se contaba con que los naranjas no podrían ser demasiado influyentes durante la legislatura al tener solo 10 escaños.

El Gobierno prevé aprobar los PGE el 29 de diciembre

El Congreso de los Diputados tumbó las enmiendas a la totalidad al proyecto de ley de los PGE, debatidas la semana pasada en el Pleno de la la Cámara Baja. El proyecto presupuestario del Gobierno de coalición, cuyas enmiendas a la totalidad cosechó solo 150 apoyos a favor frente a los 198 votos en contra y continúa su tramitación, dando un nuevo paso para enterrar los Presupuestos de Cristóbal Montoro, aprobados en 2018 y prorrogados hasta este año.

El Gobierno quiere tener los PGE aprobados antes de que acabe el año. La Mesa del Senado ha aprobado este martes el calendario de tramitación del proyecto de ley de las Cuentas Públicas, e incluye la previsión de su aprobación en la sesión plenaria del 22 y 23 de diciembre, tal y como avanzó este medio.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha adelantado a los portavoces de los grupos parlamentarios que, en el caso de que se aprueben las enmiendas a este proyecto de ley, se convocaría el Pleno del Congreso a la semana siguiente, previsiblemente el día 29, para decidir definitivamente sobre las mismas, esto es, aprobar las cuentas del Gobierno en la Cámara Baja.

Más noticias de Política y Sociedad