Público
Público

Presupuestos vascos EH Bildu da más margen a Urkullu para salvar sus Presupuestos

La coalición abertzale evitará este martes que las Cuentas decaigan y trasladará toda la presión al pleno definitivo, previsto para el día 21. De momento no hay acuerdo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Parlamento Vasco deberá aprobar los presupuestos, que se debaten entre EH Bildu y el PNV | EFE

Es la gran apuesta de estas Navidades en Euskadi. Hablan de ello en sedes políticas, bares (sobre todo en la cafetería del Parlamento Vasco) y redacciones. De momento, nadie se atreve a proclamar un resultado claro. Las expectativas giran en torno a esta pregunta: ¿permitirá EH Bildu que se aprueben los Presupuestos vascos? La interrogante también se formula desde el punto de vista opuesto: ¿cederá el Ejecutivo de Urkullu a las reclamaciones de la formación de Otegi? De momento, todas las opciones siguen abiertas.

Si alguien creía que la rueda de prensa urgente ofrecida este lunes a la tarde por EH Bildu iba a aclarar las cosas, se equivocaba. Las portavoces abertzales Maddalen Iriarte y Nerea Kortajarena sólo añadieron otros diez días de emoción y pronósticos en torno al futuro de las cuentas presentadas por el Gobierno Vasco. Unas cuentas que, a diferencia de lo ocurrido en los dos últimos años, no recibirán el apoyo del PP, aún dolido por la decisión del PNV de apoyar la moción de censura que permitió desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa.

Aquella histórica votación en el Congreso repercutió de forma directa en las relaciones entre peneuvistas y populares, marcadas hasta hace muy poco por la concordia. Caído el apoyo de los conservadores españoles, los nacionalistas vascos —que gobiernan en minoría gracias al apoyo del PSE — se vieron obligados a salir a buscar un nuevo socio que le permitiera sacar adelante los Presupuestos.

Elkarrekin Podemos formuló una serie de reivindicaciones sociales que el Gobierno Vasco calificó como “poco realistas”. Primer veto. El PP, por su parte, confirmó el divorcio planteado tras el desalojo de Rajoy y dio un esperado no al Ejecutivo de Vitoria. Las miradas de Urkullu y los suyos se centraron entonces en EH Bildu, que se mostraba dispuesta a hablar sobre los Presupuestos siempre y cuando se incluyeran distintas medidas, enfocadas principalmente en el complemento de las pensiones más bajas.

Durante los últimos días ha habido varios contactos entre el Ejecutivo vasco y la coalición abertzale. En las conversaciones, ambas partes han tenido muy presente el calendario: este martes se votarán las enmiendas a la totalidad formuladas por Elkarrekin Podemos y PP. Si EH Bildu se sumase a alguna de ellas, el proyecto presupuestario caería. Fin de la historia. Sin embargo, la formación independentista ha anunciado este lunes, en su convocatoria urgente, que permitirá que las cuentas sigan su curso.

La jugada es clara. EH Bildu apurará la negociación (o al menos dejará abierta la puerta a negociar) hasta el pleno definitivo del día 21 de diciembre. “No vamos a arrojar la toalla. Me comprometí a pelear y trabajar hasta el último minuto y así lo voy a hacer. Por todo ello, vamos a seguir trabajando hasta el 21 de diciembre para conseguir que el gobierno apruebe nuestras enmiendas y poder contar con un presupuesto que mejore las condiciones de vida de los sectores más desfavorecidos de nuestra sociedad”, dijo Iriarte.

Si finalmente no hay acuerdo, EH Bildu podrá transmitir a los pensionistas vascos —Euskadi ha sido, precisamente, el lugar donde mayor impacto ha tenido este movimiento— que ha sido el PNV quien no ha posibilitado conseguir una pensión mínima —vía complemento de la Renta de Garantía de Ingresos— de 858 euros. En su última propuesta, filtrada este mismo lunes a los medios, el Gobierno Vasco se comprometió a pisar los 823 euros en 2020.

“Hay dinero”

“Al gobierno se le han acabado las excusas. Durante todo este proceso hemos visto que lo que era imposible antes ahora ya es posible y que, por lo tanto, nuestra propuesta es posible”, afirmó Iriarte, quien subrayó que “el gobierno tiene tiempo, tiene dinero y cuenta con mayoría política para sacar adelante el presupuesto que conllevaría mejorar la calidad de vida y el día a día de la ciudadanía”. En tal sentido, aseguró que el Ejecutivo “cuenta este año con 700 millones más de ingreso y tiene más de 500 millones de euros sin ejecutar del presupuesto del año anterior. Sería una tremenda irresponsabilidad que en estas condiciones el gobierno no consiguiera sacar adelante el presupuesto”.

Algunas horas antes, el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, se había mostrado relativamente optimista sobre la respuesta que daría EH Bildu a su última oferta. Sin embargo, no sólo recibió un “de momento no”, sino que las parlamentarias abertzales también le afearon que filtrara el contenido de la propuesta a los medios. “EH Bildu ha actuado desde un primer momento con total discreción y ha actuado con responsabilidad, con el objetivo claro de conseguir llegar a un acuerdo en beneficio de la mayoría de vascos y vascas. Por desgracia, no hemos visto la misma actitud en el gobierno durante las últimas horas”, criticó Iriarte. El partido sigue abierto. Las apuestas, también.

Más noticias en Política y Sociedad