Público
Público

'Procés' El independentismo acusa Sánchez de falta de dureza ante la reacción de la derecha por los indultos

Junts, ERC y CUP se pronuncian en 'Público' ante las acciones que PP, C's y Vox tomarán para impedir la medida de gracia a los presos catalanes.

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, pronuncia un discurso durante su participación en la apertura de la IV Feria Nacional para la Repoblación de la España Rural (PRESURA), este viernes en Soria.
El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, pronuncia un discurso durante su participación en la apertura de la IV Feria Nacional para la Repoblación de la España Rural (PRESURA), este viernes en Soria. Wifredo García / EFE

Reacción silenciosa a medio camino entre la cautela y la normalización. Cautela esperándoles venir. Normalización, porque "estamos acostumbrados a su forma de actuar". Así, tomando distancia y con cierto aire de despreocupación, el independentismo ha reaccionado ante las múltiples acciones que PP, C's y Vox anuncian para impedir "por tierra, mar y aire", que se concedan los indultos a los presos catalanes.

El Govern estudia si debe tener un posicionamiento público ante la eventual ofensiva de la derecha. Frente a la posibilidad de los indultos, la respuesta es clara: no solucionan el problema de raíz pero ven con buenos ojos, para los encarcelados y sus familias, que puedan volver a sus hogares. Mientras, Òmnium todavía digiere el informe de Marchena por el que desaprueba la medida de gracia, que se basa en el testimonio del presidente de la entidad, Jordi Cuixart, y su "lo volvería a hacer, no me arrepiento de nada". "Este proceso es largo, tenemos que ir asimilando la actualidad pausadamente. Queda mucho por delante", comenta una de sus portavoces que dice que en los próximos días se posicionarán sobre la reacción de la derecha a los eventuales indultos.

Consultados los distintos partidos por este diario, lamentan, sin embargo, que el Gobierno no haya sido más duro con la derecha y la ultraderecha ante las respuestas aireadas que han tenido sus respectivos partidos: el PP advierte de mociones de censura en aquellas instituciones donde tiene representación. Además, se suma, junto a Vox y a C's, a tomar las calles como medida de presión para disuadir a Pedro Sánchez de perdonar la pena a los presos. "No nos sorprende, ya sabemos como son", dice Míriam Nogueras, portavoz de Junts al Congreso. "Lo que sorprende es que un gobierno supuestamente progresista se deje acomplejar tanto por la derecha".

En este sentido, Nogueras lamenta que "la extrema derecha esté dictando las resoluciones del Tribunal Supremo por la puerta de atrás" sin que exista acción de Gobierno alguna que haga nada al respecto. Y favoreciendo la retroalimentación con los partidos ideológicamente cercanos. Bajo este prisma, los medios catalanes pro soberanistas vaticinan que el informe de Marchena contra los indultos pone las bases de los recursos que la derecha presentará ante el Alto Tribunal.

De la misma manera, la portavoz de Junts asevera que el PSOE "actuó en varias ocasiones" al lado de quienes ahora presionan a Sánchez para que los presos se queden en la cárcel. "Él también ha contribuido a que la extrema derecha creciera", dice recordando el apoyo del PSOE al 155, su silencio ante las sentencias del juicio del 'procés' o su participación en las varias manifestaciones constitucionalistas en Cataluña al lado de PP, Vox y C's.

Muy parecido al de Junts es el posicionamiento de la CUP en esta cuestión concreta, que "ni se sorprende por la reacción de PP, C's y Vox ni por el informe de Marchena". La portavoz de la CUP al Congreso, Mireia Vehí, se pregunta "por qué el Gobierno no pone freno" a la presión y avance de la derecha. Asimismo, afirma que "si el PSOE quiere ser útil, deberá hacer política. Y eso pasa por la Amnistía, además de por poner las urnas", en alusión a un nuevo referendo y dejando de lado lo que los partidos más beligerantes con la causa catalana exijan.

"Llevan tres años de prisión y hablan de indultos a nueve personas. Pero no hablan de política", añade Vehí. Y es que si en algo coinciden las formaciones independentistas, las tres con representación en el Congreso, es en la necesidad de una ley que ponga fin a la situación de los más de 3.000 represaliados.
De su lado, Esquerra Republicana, que tampoco muestra sorpresa por la reacción de la derecha, se limita a recordar que "los indultos son una respuesta parcial y personal que no resuelve, en absoluto, la causa general contra el independentismo".

Lo cierto es que el indulto, si sale adelante, no hará que el independentismo cese en su empeño por la amnistía. Además de por otras salidas negociadas al conflicto. Pero sí le servirá a Pedro Sánchez para reforzar el argumento, ante el mundo, que la cuestión catalana es una cuestión interna por la que se preocupa, y que, por lo tanto, no hace falta que la comunidad internacional siga de cerca. Eso sí, sea la decisión que sea, la tomará bajo una derecha que este viernes ha dado otro paso en su intención de presionar.

Por eso, ha anunciado una movilización para el 13 de junio en Madrid. Los organizadores aseguran que será en defensa de las instituciones y de la democracia. Desde Cataluña, sin embargo, se leerá como una muestra más de la voluntad de la derecha española de mantener encarcelados aquellos que representan ideas políticas distintas. Veremos si para entonces, el independentismo mantiene su cautela o toma un posicionamiento distinto.

Más noticias