Público
Público

Procès La jueza suspende también el tercer grado de Jordi Turull y Josep Rull

El Juzgado de Vigilancia Penitenciara 1 de Catalunya ha desestimado este jueves la petición de la Fiscalía para suspender el tercer grado de la exconsellera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell.

Los presos del 1-O salen de la cárcel por primera vez con la semilibertad
La expresidenta del Parlament Carme Forcadell saliendo de la cárcel de Mas d'Enric, en El Catllar (Tarragona)/ TWITTER CARME FORCADELL

público / EUROPA PRESS

La titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 5 de Catalunya ha acordado este jueves suspender el tercer grado de los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull a petición de la Fiscalía.

Por su parte, el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 1 de Catalunya ha desestimado este jueves la petición de la Fiscalía para suspender el tercer grado de la exconsellera Dolors Bassa y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, por lo que mantienen el permiso, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). 

De esta forma, todos los presos del 1-O tienen suspendido el tercer grado excepto Forcadell y Bassa.

En los autos referidos a Bassa y Forcadell, el juez argumenta que la suspensión del tercer grado no se puede aplicar en este momento del procedimiento: señala que tendría efectos suspensivos un recurso a la decisión judicial, pero no uno contra una decisión administrativa, como el que presentó el fiscal.

El juez estudiará el fondo del asunto tras recibir el posicionamiento de las partes, y para eso da 10 días a Forcadell para que presente alegaciones al recurso del fiscal, y cinco días en ambos casos para recurrir la decisión del Juzgado.

El magistrado también rechaza la suspensión cautelar del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario para Bassa, al considerar que está superado por ser un permiso vinculado al segundo grado penitenciario, y recuerda que esta decisión es competencia del Tribunal Supremo (TS).

"No nos torcerán"

Los exconsellers Josep Rull y Jordi Turull han tachado de ignominia y escarmiento la suspensión de su tercer grado. Lo han dicho ante la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), antes de ingresar en el centro, donde se han dirigido primero a los manifestantes y luego a los medios para criticar la decisión de la juez.

Así, Turull ha pedido a los manifestantes que "esto de aquí dentro tenga sentido" y que para ello vayan todos a la una y no aflojen porque, según él, la decisión va de venganza y sus reivindicaciones de libertad y de democracia. "Esto va de venganza, de escarmiento, lo han probado durante siglos, no se saldrán con la suya por mucho que intenten ir a por los que estamos aquí, no lo conseguirán y esto depende de todos vosotros", ha señalado, en referencia a los manifestantes.

"En un Estado democrático hay una Fiscalía que exige que renunciemos a nuestras ideas"

En este sentido, Rull ha manifestado que hay un punto de luz porque dicho juzgado "ha decidido que la ley se tiene que cumplir tal y como la ley establece que se tiene que cumplir", y ha lamentado que la Fiscalía lo ataca todo sistemáticamente desde todos los frentes posibles. "En un Estado pretendido democrático hay una Fiscalía que exige que renunciemos a nuestras ideas. Exige que hagamos un plan de lobotomía, para entendernos", ha subrayado, y ha dicho que no cambiarán sus ideas.

Para Rull es inaudito y una auténtica vergüenza que la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, de un partido según él pretendidamente progresista, y el Gobierno español, "permanezcan completamente indiferentes ante esta infamia en términos democráticos". Ha advertido de que ahora el problema lo tienen los independentistas pero que lo tendrá cualquier que se atreva a discrepar, porque "cuando las togas toman el control de todo sin ningún mecanismo de contrapoder democrático esto quiere decir el fin de la democracia".

Más noticias de Política y Sociedad