Público
Público

La proclamación de Sánchez abre ya la campaña del PSOE

Ferraz pretende que en el acto del domingo se visualice que todo el partido está detrás de su candidato, que hará una campaña a la vieja usanza, con muchos actos y cercanía

Publicidad
Media: 1.40
Votos: 5

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. / STEVEN GOVERNO (EFE)

MADRID.- Este domingo el PSOE inicia una larga campaña electoral con la proclamación de Pedro Sánchez como candidato a la Presidencia del Gobierno y con el objetivo político de llegar a La Moncloa, en un acto en el Teatro Circo Price de Madrid, en el que se pretende que se visualice que todo el partido está detrás de su candidato.

Quien hace apenas cuatro años era un “falso autónomo” y estaba fuera de la política, ahora se ve con fuerzas, ganas y posibilidades de llegar a gobernar, y a eso se piensa dedicar desde el próximo lunes.

Con un Congreso que delata el fin de la legislatura y un periodo político acabado, Sánchez y su equipo ya sólo tienen en mente la campaña, sean las elecciones en septiembre, a finales de octubre o en noviembre, y la estrategia va a ser la misma: carretera y manta.

A Sánchez, lo de multiplicarse en actos, las distancias cortas y el contacto con la ciudadanía le funcionó en las primarias y tampoco le fue mal el 24-M, por lo que piensa hacer lo mismo. Es su punto fuerte, y así será su campaña. Le acompaña una resistencia física que le permite hacerlo y, sobre todo, sus ganas de hacerlo, porque sabe que ahora es su momento.

Además, los socialistas no se entretendrán mucho en la elaboración de su programa electoral, salvo algún conejo que se saquen de la chistera. El equipo de Alfredo Pérez Rubalcaba le dejó el trabajo hecho en la Conferencia Política con un gran documento de propuestas y de ideas que elaboró Fernando Jáuregui de más 300 páginas –Sánchez también participó en la coordinación de aquel texto–, que será el manual para hacer el programa. Otra cosa es hasta dónde se quiera llegar.

Por ello, será una campaña a la vieja usanza y muy personalizada en la figura de Pedro Sánchez. Con cinco o seis mensajes muy claros dirigidos a las clases medias y trabajadoras, reforzando las ideas del “cambio seguro” y de que el PSOE es “la única alternativa al PP”. El único adversario será el Gobierno de Rajoy y cómo ha gobernado estos años.

Además, según fuentes consultadas de la dirección, el PSOE estará abierto a todo tipo de debates, con las fuerzas emergentes también, aunque ahora no tengan representación parlamentaria. Posiblemente será el próximo portavoz del Senado y ex secretario de Organización del PSOE, Óscar López, quien coordine este apartado. “Miedo a debatir, con nadie. Los debates que sean”, dijo un dirigente de la Ejecutiva.

En cuanto al acto del domingo, Sánchez está trabajándose un discurso que marque las líneas mencionadas y que pueda calar a fondo en su partido. Sabe que es un acto muy significativo, que José Luis Rodríguez Zapatero siempre lo celebró en Vistalegre con más de 20.000 personas, pero ahora se optado por un sitio novedoso –el PSOE nunca hizo un acto político allí– y de menor tamaño.

El objetivo, no obstante, es que se nota que está todo el PSOE detrás de Pedro Sánchez. Por ello, se ha insistido en la presencia de todos los barones y exbarones, de los nuevos alcaldes y exalcaldes, de los ex secretarios generales y expresidentes del Gobierno, y de destacadas personalidades de la sociedad civil. Cualquier ausencia, salvo muy justificada, será noticia.

El presidente de Asturias, Javier Fernández, quien cada vez es más un icono en las filas socialistas, será quien presente al candidato. Y, a partir de ese momento, empezará la campaña interminable de Sánchez. Camina o revienta.

Más noticias en Política y Sociedad