Público
Público

El PSOE dice que si Rajoy no abre la reforma constitucional incumple tres veces su palabra

Los socialistas recuerdan que se comprometió con Sánchez, varias veces en el Parlamento y es un punto que está incluido en el pacto firmado con Ciudadanos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, junto a la presidenta, Cristina Narbona; la vicesecretaria general, Adriana Lastra, la secretaria de Igualdad, Carmen Calvo, y el secretario de Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, en la reunión de la Comisión Permanente de la Ejecutiva Federal del PSOE, en la sede de Ferraz. EFE/ Chema Moya

MANUEL SÁNCHEZ

El PSOE cree que si el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no acepta abrir la reforma de la Constitución, incumplirá tres veces su palabra y quedará muy desacreditado ante todos los ciudadanos y, en especial, en futuros compromisos con los socialistas.

Fuentes del PSOE recuerdan que hay un triple compromiso del presidente del Gobierno para asumir la creación de una subcomisión parlamentaria que aborde una renovación de la Carta Magna, y eso le compromete públicamente.

El primero fue con el propio secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con quien se comprometió durante las negociaciones de la aplicación del artículo 155 a poner en marcha en seis meses, nada más acabar la Comisión sobre el modelo territorial, dicha subcomisión para iniciar los trabajos esta misma legislatura, según contó el propio líder socialista.

Fuentes cercanas al secretario general aseguran que Rajoy no propuso simplemente “hablar del tema”, como dijo el pasado lunes en una entrevista en Tele-5, sino que prometió la creación de la subcomisión en el plazo citado.

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, confirma y mantiene la versión dada por Sánchez sobre ese compromiso adquirido por Rajoy, y recordó que el secretario general del PSOE sí cumple la palabra dada.

Los socialistas, además, señalan que en varias ocasiones en la tribuna parlamentaria y en distintas entrevistas en medios de comunicación también el presidente del Gobierno confirmó sus propósitos.

De hecho, Rajoy ya se mostró dispuesto a esta modificación en la celebración del Día de la Constitución en 2016. En dicho acto, el presidente del Gobierno afirmó que el PP “está dispuesto a considerar cualquier reforma razonable”. También en la sesión de control del pasado 13 de septiembre, ante una pregunta del diputado de ERC, Rafael Rufián, prometió estudiar la reforma de la Constitución una vez pasado “el disparate independentista”, aunque en esta ocasión también se refirió a “hablar” de la reforma.

Y, finalmente, el 5 de octubre de este año, en una entrevista a la agencia Efe, Rajoy indicó que nunca se ha negado a hablar de la reforma de la Constitución, y añadió que “esa iniciativa se puede tomar en las Cortes”.

Pero, además, el PSOE recuerda que el punto 122 del acuerdo firmado con Ciudadanos para facilitar la investidura de Mariano Rajoy, se contempla también abordar la reforma de la Constitución en esta legislatura.

En concreto, en dicho punto se afirma: “El PP y Ciudadanos se comprometen a estudiar la actualización del texto constitucional para la mejora de la Norma Fundamental que ha deparado que la sociedad española haya disfrutado del más prolongado periodo de prosperidad en su historia. A tal fin, se utilizará como referencia el informe del Consejo de Estado sobre las modificaciones constitucionales de febrero de 2006”.

Como denunció el martes Adriana Lastra, éste es uno más del centenar de compromisos pactados entre ambos partidos que sigue sin cumplirse.

Por todo ello, el PSOE cree que Rajoy no tiene marcha atrás y que deberá respetar su palabra y aceptar la creación de la subcomisión parlamentaria en seis meses, tal y como le garantizó a Pedro Sánchez.

Los socialistas quieren creer que finalmente será así, y entienden que algunas declaraciones de dirigentes del Partido Popular, en las que rechazan dicha subcomisión, son propias del periodo electoral en el que se está como consecuencia de las elecciones catalanas. Por eso, confían en que una vez pasado el proceso y se calmen las aguas, el PP no tendrá más remedio que aceptar el debate sobre la reforma constitucional.

Más noticias