Público
Público

PSOE e IU piden a Aguirre que destituya a Granados

La portavoz socialista en la Asamblea del Madrid quiere conocer la declaración de bienes del consejero

ALICIA GUTIÉRREZ

PSOE e Izquierda Unida pidieron el lunes a Esperanza Aguirre el cese del consejero Francisco Granados, número tres en el Gobierno de Madrid. Titular de Presidencia, Justicia e Interior, Granados se encuentra en el ojo del huracán desde que hace un mes estalló el escándalo de la presunta trama de espionaje en el PP . Ahora, otro nuevo escándalo se cierne sobre él. Como  informó el domingo Público, una inmobiliaria con intereses urbanísticos en Valdemoro, donde Granados fue alcalde hasta 2003, construye una casa de lujo de 1.000 metros cuadrados cuyo proyecto encargó la mujer del consejero, Nieves Alarcón, pese a que el inmueble jamás ha figurado a su nombre ni al de su marido.

La portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, anunció a este periódico que pedirá la declaración de bienes de Granados a través de la Comisión del Estatuto del Diputado. El registro de bienes de la Comunidad de Madrid no es público.

A mediodía, los socialistas ya habían enviado un comunicado en nombre de su portavoz donde consideran que 'no es de recibo' que Granados continúe en su puesto.

En esa nota, Menéndez subrayó el 'caos' que rige en su consejería, 'con la Administración de Justicia patas arriba, con una huelga de funcionarios provocada por un incumplimiento reconocido por el propio consejero, con el conflicto abierto con sus abogados del turno de oficio y, mientras tanto, con el señor Granados suponemos que preocupado por las noticias que se van publicando sobre sus supuestas propiedades'.

En opinión de la portavoz socialista, 'urge que Esperanza Aguirre abra una crisis formal en el Consejo de Gobierno para una remodelación profunda. Es la única salida –recalca Menéndez– para que los ciudadanos recuperen la credibilidad de la institución de la Comunidad de Madrid'.

Más contundente, y en charla telefónica con este periódico, la portavoz de Izquierda Unida, Inés Sabanés, puso el dedo en la llaga del asunto de la mansión: 'No se sostienen los argumentos de Granados ni sus respuestas para esclarecer la situación'. Sabanés, que cuando estalló la trama de espionaje exigió de inmediato el cese del consejero de Presidencia e Interior, considera que Granados es incapaz de ofrecer una explicación coherente sobre 'por qué su mujer va por allí'.

Frente al comedimiento del PSOE, la portavoz de IU delató el 'escandaloso doble rasero en el PP a la hora de asumir responsabilidades políticas'. 'Nosotros ya pedimos la dimisión de Granados y ahora la volvemos a reiterar”', clamó  Sabanés con un punto de indignación en la voz por la estrategia que, a su juicio, han adoptado los conservadores: situarse 'tras la trinchera' de lo que cabría definir como una nueva teoría de la conspiración: 'Todo lo que es capaz de decir el PP es que hay una campaña de acoso y que los persiguen', resume la dirigente izquierdista. Pero cada día, razona Sabanés, 'se suscitan más sospechas y dudas'. 'El PP no puede seguir escondido', apostilló.

Granados reconoció el pasado jueves, en declaraciones a este periódico, que le gustaría comprar la casa pero que sólo lo hará si vende los dos pisos que su mujer y él ya tienen 'pagados'.

Más noticias