Público
Público
Únete a nosotros

PSOE y Podemos Podemos, pendiente del candidato del PSOE, sigue confiando en la coalición 'in extremis'

El partido morado no va a cesar en su intento de forzar una negociación sobre un acuerdo integral: programa, estructura de Gobierno y competencias. Los dirigentes de la formación ven cada vez más posible una repetición electoral, pero tampoco descartan una negociación sobre una coalición a última hora.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Pablo Iglesias, de camino a la tribuna del Congreso mientras Pedro Sánchez toma unas notas. (J.J. GUILLÉN | EFE)

José Luis Ábalos dijo este lunes que llamarán a Unidas Podemos para sentarse a habar sobre su oferta programática esta misma semana. No concretó el día, como ha ocurrido en varias ocasiones desde el pasado abril. Los dirigentes del partido morado esperan expectantes que se produzca lo más pronto posible manteniendo el objetivo de forzar una negociación de gobierno de coalición. No parece fácil, pero es el único escenario que dicen contemplar.

El grupo confederal cerró filas durante este agosto en torno a la coalición entendiendo que es la única fórmula que puede dar estabilidad y garantizar una agenda progresista. Se espera que pronto llegue una etapa de recesión económica y en Unidas Podemos considera que, si no están en el Consejo de Ministros, no podrán evitar que el PSOE pacte reformas laborales y económicas con Ciudadanos y deje a sus aliados a un lado, como hizo Antonio Costa en Portugal al negociar la reforma laboral y la congelación de las pensiones con la derecha. 

Pronto podría llegar una recesión económica y Podemos cree que, si no está en el Gobierno, no podrá evitar que el PSOE pacte reformas laborales y económicas con Cs

Los dirigentes del grupo confederal están cada día más decepcionados. También desconfían cada vez más del PSOE. Creen que los socialistas quieren ir a una repetición electoral para sumar más escaños y que el objetivo de Pedro Sánchez y de su principal asesor, Iván Redondo, es acabar con Podemos. "El PSOE tiene decidido que no va a negociar con nosotros. En julio no trabajaron, intentaron que no saliera adelante la negociación. Ahora quieren ir a elecciones: mañana ya presentan su programa electoral", apuntan fuentes del partido a Público. Esto último realmente es así. El documento de las 300 medidas sería el programa con el que los socialistas irían a las elecciones del 10 de noviembre.

Uno de los momentos decisivos para asumir tuvo lugar hace unas semanas cuando el grupo confederal lanzó su propuesta de acuerdo. Iglesias mandó el documento a Sánchez directamente y le pidió que la estudiaran. El PSOE contestó a las dos horas a través de la prensa diciendo que lo que pedían — opciones de gobierno muy parecidas a las negociadas en julio — era "inviable". 

Así, la repetición electoral que antes del verano no veían posible, ahora la ven cada vez más clara. Las constantes peticiones de los socialistas a la derecha para que se abstengan no hace más que provocar que crezca la desconfianza. También reprochan al PSOE que no sólo es que no les hayan llamado a ellos en agosto, tampoco al resto de partidos que son necesarios para lograr una investidura. 

Iglesias, a finales de junio ya contemplaba que un acuerdo sobre una coalición llegaría a última hora en septiembre

Sin embargo, no se muestran totalmente desesperanzados. Según las encuestas electorales, el 10 de noviembre el PSOE volvería a necesitar a Podemos si no gana el bloque de la derecha. Reconocen que pueden tener menos votos pero insisten en que el próximo Ejecutivo, sea de derechas o de izquierdas, será de coalición. Por esto mismo la portavoz de la ejecutiva de Podemos, Noelia Vera, pidió a Sánchez este lunes "no dejar para noviembre lo que podemos resolver ahora".

Además, Iglesias tenía asumido desde las elecciones municipales y autonómicas que el acuerdo de coalición llegaría en septiembre, cuando a Sánchez no le quedaran más opciones. Fuentes cercanas al secretario general ya explicaron a este medio a finales de junio que creían que el presidente en funciones iba hacia una investidura fallida y que confiaban en que el pacto llegará en septiembre.

Ahora Iglesias, a diferencia de entonces, se ha mantenido lejos de las cámaras hasta este martes que será entrevistado en Los Desayunos de TVE. La semana pasada no hizo declaraciones ante la prensa durante el pleno en el que se debatió la actuación del Gobierno respecto al Open Arms. Y su actividad en agosto ha sido mínima por propia estrategia ya que ha estado de guardia en Madrid durante todo el mes. Aunque sí ha dejado algún mensaje a Sánchez, sobre todo por Twitter, y el más revelador ha sido el último de este domingo: "Ali bumayé o el arte de la santa paciencia", escribió Iglesias junto al vídeo del combate de boxeo de Mohamed Ali y George Foreman en 1974.

Este combate pasó a la posteridad como 'Rumble in the jungle' y muchos lo reconocen como el mejor de la historia del boxeo. Ali y Foreman intercambiaron golpes hasta el octavo asalto, pero el primero fue dejando que su rival se desgastara hasta que un derechazo de Ali dejó KO a Foreman. Mientras, desde las gradas, gritaban "Ali bumaye (Ali mátalo)". 

Iglesias recurre a este combate dando a su formación el papel de Ali. La dirección del partido está cansada de los ataques del PSOE: desde el veto a Iglesias a la filtración y manipulación de una de las ofertas del grupo confederal en plena negociación o las últimas declaraciones de Carmen Calvo llamándoles "izquierda minoritaria". Pero, con este mensaje, Iglesias también advierte de que aún tienen alguna carta con la que jugar. Sea ahora o sea en noviembre, desde la dirección de Podemos insisten en que habrá coalición y en otras elecciones ya no harán una campaña tan amable con el PSOE como fue la que hicieron en abril. 

Más noticias en Política y Sociedad