Público
Público
Únete a nosotros

PSOE y Podemos La flexibilidad ante los pactos: vuelve el debate entre Iglesias y Errejón de 2016

Las relaciones entre la izquierda, el PSOE y Ciudadanos están en el punto de mira, aunque sea a diferentes niveles. Errejón ha recuperado la opción que ya defendía hace tres años: facilitar una investidura de los socialistas en la Comunidad de Madrid para evitar un gobierno del PP y aislar a Vox. Iglesias mantiene la postura que ya tuvo en 2016 en el plano estatal: exige a Sánchez que acepte un gobierno de coalición o no habrá investidura. 

Publicidad
Media: 3.11
Votos: 9

Pablo Iglesias e Ínigo Errejón en una imagen de archivo. /EFE

Las diferencias entre Íñigo Errejón y Pablo Iglesias empezaron en 2016 con la estrategia que debía seguir Podemos ante los pactos de Gobierno y la relación con el PSOE. Flexibilidad o intransigencia fue el debate que se puso entonces sobre la y que vuelve a estar ahora entre la izquierda por los acuerdos a los que hay que llegar en toda España. Errejón, ahora desde Más Madrid, avanza hacia la postura que hubiera querido llevar desde el partido morado ante el pacto con el PSOE. Mientras que Iglesias mantiene la postura que se llevó adelante y vuelve a exigir a 
Sánchez un gobierno de coalición. Si el PSOE no cede, no facilitarán la investidura. "Dos formas de entender la política", resume uno de los dirigentes que ha estado cerca de ambos.

En realidad todo el escenario que ha quedado tras las elecciones recuerda a 2016: el debate sobre la división y la unidad, el espacio político de la izquierda, los avisos de Podemos sobre el posible pacto entre PSOE y Ciudadanos o las declaraciones de intenciones a través de los medios de comunicación; hasta la aspiración de Iglesias de ser ministro durante una entrevista en EFE. Hace cuatro años eligió anunció su propósito de ser vicepresidente durante una rueda de prensa. 

Errejón ha marcado la agenda abriendo la puerta a un acuerdo a tres con el PSOE y Ciudadanos para la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento. Parte de la izquierda mira este movimiento con malos ojos y alega que Ciudadanos es lo mismo que el PP y Vox, otro partido de derecha más. Otra parte defiende esta "declaración de intenciones" porque llegar a este pacto aislaría al partido de Santiago Abascal de los gobiernos municipales y autonómicos. También conseguiría apartar al PP del bastón de mando tras 24 años de corrupción y privatización de los servicios públicos.

A cambio de facilitar un Gobierno de PSOE y Ciudadanos, Más Madrid intentará que Manuela Carmena revalide como alcaldesa. El partido de Albert Rivera no se tendría que sentar a negociar con Vox y quitaría a su mayor rival  —el PP — del sitio en el que tienen más poder y que le ha salvado de la caída de votos en las elecciones e Ignacio Aguado podría llegar a ser vicepresidente, a pesar de ser la tercera lista más votada. Aunque sólo es una opción porque desde el entorno de Errejón aseguran que ni ellos mismos han planteado ninguna fórmula concreta o una línea roja: todo está abierto. ¿Entrar o no en el Gobierno? ¿Aceptar a Begoña Villacís como alcaldesa si no hay acuerdo para que lo sea Carmena? No será algo que se empiece a conocer hasta que se sienten en una mesa a hablar. Y, de momento, sólo hay conversaciones entre Ángel Gabilondo e Íñigo Errejón y Gabilondo e Ignacio Aguado. "Conversaciones cruzadas pero indirectas", ha explicado Errejón en una entrevista en eldiario.es.

El anuncio del candidato autonómico ha conseguido el foco de atención de este jueves tras un miércoles marcado por la intención de Manuel Valls para investir a Ada Colau como alcaldesa y aislar a ERC, la primera fuerza más votada. Pero no puede decirse que sea una sorpresa: las primeras diferencias entre Iglesias y Errejón nacieron por la estrategia que tenía cada uno ante los pactos y la investidura de Pedro Sánchez.

Podemos Madrid aún no sabe cómo posicionaría ante este escenario. "Todavía no hay nada firme encima de la mesa. Nosotros vamos a hablar de programa, de qué se va a hacer en la Comunidad de Madrid. Eso es lo importante para los madrileños. De programa no hemos oído nada", dicen fuentes del partido morado en la región. Pero la situación sería complicada frente a la postura del partido estatal. La dirección ha quedado en varias ocasiones que se alegran de haber rechazado la investidura de Sánchez por el pacto que firmó con Ciudadanos. 

Ahora mantienen la misma postura en el nivel estatal y descartan facilitar un gobierno de PSOE y Ciudadanos. "Estaríamos en la oposición", aseguran desde el partido. Si Sánchez no llega a un acuerdo ni con Unidas Podemos ni con Ciudadanos, el partido morado se plantea tumbar la investidura. Alberto Garzón asegura que hay que valorar el acuerdo y no descarta firmar sólo un acuerdo programático, pero fuentes cercanas a Iglesias reconocen que no están en ésas. Desde el partido asumen el riesgo de una repetición electoral.

Errejón también se ha posicionado sobre esto asegurando que no cree que Iglesias esté dispuesto a no apoyar la investidura si esto conlleva repetir elecciones: "No lo creo. Pablo tiene conciencia. Hemos tenido y tenemos importantes diferencias políticas. Pero Pablo tiene conciencia de lo que se juega este país. Yo creo que todos sabemos cuál es el objetivo de unas derechas que lo que quieren básicamente es retroceder y darle a rebobinar en la historia de España, y creo que esa conciencia de lo que se está jugando nuestro país va a pesar en el ánimo a la hora de tomar una decisión". 

Las cartas de cada uno ya están sobre la mesa, pero en el fondo hay otro dato que destaca:los rumores de la posible extensión de Más Madrid al resto de España que desde el entorno del candidato niegan. "Hay que estructurar Más Madrid, construir un proyecto político y formar parte de la recomposición del espacio progresista", explican fuentes cercanas a Errejón. La relación futura con Podemos aún no está clara y consideran que no se puede valorar hasta que hagan sus análisis tras los resultados y tomen sus decisiones. Iglesias comparte la idea de recomponer el espacio progresista, pero no tiene claro que vaya a ser de la mano de Más Madrid: "Nos toca tender la mano a todos los actores que se pueda, pero habrá quienes quieran construir la nueva izquierda. Ya lo hicieron López Garrido y Cristina y después se integraron en el PSOE", afirmó durante una entrevista en Público TV

Más noticias en Política y Sociedad