Público
Público

PSOE y Podemos Iglesias cree que Sánchez negociará un gobierno de coalición en septiembre y a última hora

El partido morado confía en que el PSOE cederá en una segunda investidura a un acuerdo que incluya un Ejecutivo de coalición. La aritmética del Congreso, el rechazo de Rivera a cualquier pacto y otras negociaciones 'in extremis' de Sánchez creen que refuerza su intuición de que finalmente se formará el gobierno conjunto.

Publicidad
Media: 4.22
Votos: 9

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en una reunión de 2016 / EFE

Pablo Iglesias cree que Pedro Sánchez cederá y negociará un gobierno de coalición tarde o temprano. Tras la última reunión que ha mantenido con el presidente en funciones asume que habrá una primera investidura fallida, pero confía en que el pacto llegará en septiembre. "El acuerdo de gobierno de coalición está mucho más cerca de lo que podría parecer. La política está dominada por correlaciones y nosotros no tenemos ninguna duda de la función de los 3,7 millones de ciudadanos que nos votaron y de sus 42 representantes en el Congreso. No estamos para creer mentiras ni promesas. Sólo nos movamos a partir de las garantías", explicó el secretario general de Podemos este lunes en una jornada en la Cámara Baja por la defensa de los servicios públicos. 

Los de Iglesias aseguran que el "plan A" de Sánchez es contar el apoyo de la derecha para ser investido. Sin embargo, el rechazo de Albert Rivera y su partido — que ha votado dos veces en la Ejecutiva en contra de investir a Sánchez — dejan al presidente en funciones casi sin margen de maniobra. Tampoco se espera un giro de Pablo Casado que, tras reunirse con Sánchez en la Moncloa el pasado lunes, reiteró su negativa a facilitar la investidura

Una vez que se descarta la posibilidad de que el PSOE pacte con la derecha Podemos sólo baraja el escenario de que los socialistas vuelvan a intentar negociar con ellos. Esto ya se cree que se dará en septiembre y, además, se considera que será una negociación a última hora. "Los números son tozudos", insisten. Sin la derecha no hay otras mayorías posibles y, aunque Unidas Podemos se arriesga a perder a la mitad de sus diputados, el PSOE es el partido que más pierde ante una repetición electoral. La movilización de la izquierda no será igual que la del 28-A y las derechas podrían llegar a sumar y gobernar. 

Para Iglesias hay otro "elemento muy revelador" en su creencia de que al final habrá coalición, aunque sea dentro de dos meses y medio. Esto es la "preocupación" y la "campaña mediática" de las élites económicas ante "la posibilidad efectiva de que realmente haya un acuerdo". 

Podemos ya tiene experiencias de negociaciones ‘in extremis’ con el PSOE

Además, Podemos ya tiene experiencias de negociaciones ‘in extremis’ con el PSOE. Ocurrió con el pacto presupuestario: las negociaciones estuvieron a punto de estrellarse dos días antes de que Sánchez e Iglesias cerrarán el pacto . Los socialistas se negaban a aceptar medidas que eran fundamentales para Podemos y el partido morado avisó que se situaban en el ‘no’.

Los líderes de cada partido desencallaron la negociación pocas horas antes de anunciar el acuerdo y de hacer público el pacto con la firma de Gobierno y Unidas Podemos. Al final los socialistas cedieron ante las exigencias del grupo confederal e Iglesias salió de la Moncloa con un acuerdo que hasta a su entorno le sorprendió que consiguera.

Sánchez también dejó para última hora las conversaciones con los partidos independentistas catalanes sobre los Presupuestos de 2019. Iglesias puso sobre la mesa en noviembre que el presidente iniciara una mesa de negociación y se incluyera la figura del relator. El PSOE dejó pasar los meses hasta que iniciaron las conversaciones en el tiempo de descuento y, en este caso, la jugada les salió peor. La derecha atacó a los socialistas por la figura del relator y el PSOE acabó rompiendo las conversaciones con ERC y PDeCAT. Ambos partidos votaron en contra de los PGE y se convocaron a las elecciones que nos han vuelto a llevar a una situación de bloqueo y de debilidad parlamentaria. 

Las críticas por la falta de negociación del PSOE fue una constante durante la pasada legislatura y ahora se repite. Tanto PNV como Compromís manifiestan que todavía no han negociado con ellos para asegurar sus apoyos ante una investidura de Sánchez. El presidente en funciones está dispuesto a presentarse con los apoyos en el aire y la ausencia de conversaciones puede llevar a que Sánchez no tenga más votos a favor que los del grupo socialista. El siguiente paso que se conocerá es el próximo 2 de julio cuando se reúna con la presidenta de la Mesa del Congreso Meritxell Batet. Y, aunque todavía quedan semanas y puede haber un giro, ahora todo apunta a que Sánchez se enfrenta a otra investidura fallida. 

Más noticias en Política y Sociedad