Público
Público

PSOE y Podemos Iglesias explicará al rey su propuesta de coalición a la espera de la llamada de Sánchez

Los líderes del PSOE y Podemos no han mantenido ninguna conversación desde las pasadas elecciones municipales, autonómicas y europeas. Ambos dirigentes se reunirán este jueves con el rey. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en su encuentro en el Palacio de la Moncloa tras las elecciones del 28-A. EFE

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez tenían previsto reunirse la semana pasada. Esta cita nunca llegó, pero tampoco ninguna conversación entre ninguno de los dos dirigentes. Ya llevan diez días sin tener ningún contacto: la última vez fue antes de conocer los resultados de las elecciones municipales, autonómicas y europeas. Desde la dirección de Podemos insisten en que la pelota está en el tejado de Sánchez como presidente en funciones y ganador de las elecciones generales. Pero la postura del partido no ha cambiado e Iglesias explicará al rey su propuesta de formar un Gobierno de coalición. Ya lo han hecho los otros líderes del grupo confederal este lunes: Juantxo Uralde (Equo), Yolanda Díaz (Galicia en Comú) y Alberto Garzón (IU). 

Desde el entorno del líder de Podemos sí que esperan que, tras la ronda de contactos con el rey, se produzca la llamada de Sánchez. El secretario general de Podemos defenderá la propuesta de coalición porque "es lo que han marcado las urnas". El presidente en funciones no tiene los votos del grupo confederal de Unidas Podemos asegurados si rechaza esta fórmula, como ya han advertido en varias ocasiones varios de los portavoces. 

Fuentes cercanas a Iglesias aseguran a Público que no ha existido ningún contacto y que ha habido "un cambio" tras el 26-M. Hasta las elecciones los dos dirigentes mantenían algunas conversaciones por mensajería móvil aunque el PSOE quiso dejar cualquier negociación para después de la cita en las urnas. Podemos aceptó esta condición pero después se cortaron las relaciones. No descartan que Sánchez quiera presionar hasta el último momento amenazando con un adelanto electoral, pero se muestran cautelosos ante las intenciones del presidente. En la mente de los dirigentes también barajan que Sánchez negocie con Albert Rivera.

Desde el entorno de Iglesias aseguran que ha habido un cambio desde el 26-M

Según estas fuentes, la última conversación entre Iglesias y Sánchez apuntaba a que podía haber un entendimiento con la fórmula en la que insisten desde Podemos. Después diferentes dirigentes socialistas comenzaron a dar avisos a través de los medios de comunicación y Podemos decidió no dar una respuesta, aprendiendo de otras experiencias que no hay que negociar a través de los medios. El argumento para defender esta postura sigue siendo el mismo desde el 28-A: garantizar un gobierno de estabilidad y de izquierdas. Este también será el mensaje principal de Iglesias al rey. 

Las conversaciones con el rey del grupo confederal

Uralde ha sido el primero del grupo confederal que ha visitado la Zarzuela. También ha sido el primero que ha dejado claro al rey que Sánchez no contará con su voto si no hay gobierno de coalición. "Le he explicado que nosotros apoyaríamos un Gobierno de Sánchez siempre que formemos parte del Ejecutivo", ha indicado a los periodistas en rueda de prensa desde el Congreso. Horas después mandaba el mismo mensaje Yolanda Díaz. La diputada gallega fue una de las negociadoras del pacto presupuestario y sostiene que la experiencia de los incumplimientos de los socialistas demuestra que si no forman parte del Ejecutivo no pueden confiar en que se lleven a cabo las medidas que negocien. 

Alberto Garzón, por su parte, no ha sido tan claro sobre la investidura ya que no quiere cerrar la puerta a apoyar un Gobierno socialista aunque sólo se llegue a un acuerdo programático. Sí ha insistido en que "lo deseable es un gobierno de coalición con un buen acuerdo programático".

La reconfiguración de la Ejecutiva de Podemos

Podemos se ha centrado estas dos semanas en resolver los problemas internos con la reconfiguración de la cúpula del partido. Gobernar en coalición, apaciguar las críticas internas y mejorar la implantación territorial son los primeros retos del partido morado. Para ello Iglesias ha decidido apartar a Pablo Echenique de la Secretaría de Organización y poner como número dos del partido a nivel orgánico a Alberto Rodríguez. Echenique mantendrá sus funciones en la Secretaría de Acción de Gobierno y se encargará de los pactos postelectorales a todos los niveles. Además, Pablo Bustinduy formaliza su salida de la Secretaría de Internacional y será la eurodiputada Idoia Villanueva quien le sustituirá.

Con esto Iglesias busca calmar las críticas internas tras el Consejo Ciudadano Estatal de este sábado. Dos de las personas del círculo más cercano a Iglesias cogerán al peso, pero también son dos perfiles de consenso entre los secretarios generales autonómicos, sobre todo con Rodríguez. El objetivo es recomponer Podemos desde las bases y alcanzar la implantación territorial sobre la que no han conseguido avanzar en estos cuatro años.

Más noticias en Política y Sociedad