Público
Público

PSOE y Unidos Podemos Las negociaciones entre el Gobierno y Unidos Podemos avanzan lentas y sin ningún acuerdo

Las valoraciones de Unidos Podemos son positivas y sostienen que aún están en la primera fase de reuniones exploratorias. Sin embargo, reconocen que hay muchas dificultades para que las negociaciones lleguen a buen puerto.

Publicidad
Media: 2.88
Votos: 8

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, y el responsable de Políticas Económicas de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato, tras la mesa fiscal entre el Gobierno y Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, hoy en el Congreso. EFE/FERNANDO ALVARADO

La primera semana de negociaciones entre el Gobierno y Unidos Podemos sobre el 'pack de medidas antiausteridad' ha finalizado sin ningún acuerdo concreto y con pocos y lentos avances. Este martes se reunieron para tratar las medidas con Sanidad, y el miércoles con Hacienda. Y, si bien desde el grupo confederal valoran las reuniones de forma "positiva", también se reconoce que no hay nada definitivo y que hay muchas dificultades para que se materialice el amplio acuerdo económico al que se aspira.

Para la semana que viene "previsiblemente" habrá dos reuniones más en las que tratarán la financiación autonómica y reformas en la Seguridad Social, según cuentan fuentes partícipes de las negociaciones a Público. Sin embargo, todavía no hay ninguna fecha asignada para ninguna de las dos. Estas fuentes también afirman que hay contactos telefónicos entre los grupos de trabajo establecidos, pero que no se ha concretado ningún aspecto.

De estas negociaciones depende que Unidos Podemos apoye la senda de déficit que pretende aprobar el Ejecutivo. Durante esta semana, no ha habido declaraciones de parte del Gobierno, exceptuando las aclaraciones sobre la reunión del grupo confederal con Hacienda. Han sido unos días en los que Pedro Sánchez ha estado de gira por latinoamérica, por lo que era previsible la cautela que se ha tomado. Pero, además, el Gobierno no se garantiza que se apruebe la senda de déficit con el apoyo de Unidos Podemos, ya que también deberían contar con el resto de apoyo de sus socios en la moción de censura. Y aquí, el equipo de Sánchez ya se enfrentará a algunas dificultades ya que el PDeCAT ya ha anunciado que no apoyará una subida del IRPF, como reclama el grupo confederal.

A pesar de las primeras valoraciones positivas, hay un descontento con que las negociaciones van "excesivamente lentas"

Aún así, todos las formaciones que conforman Unidos Podemos explican que valoran positivamente las primeras reuniones. Pero, esto tampoco descarta sensaciones que varios diputados han confirmado a Público: las negociaciones son “excesivamente lentas”, hay cierta desconfianza y no tienen todas con ellos de que La Moncloa acepte sus propuestas.

Pero sostienen que tampoco han renunciado a ninguna de sus medidas. En este sentido, desde En Comú Podem aseguran que están "satisfechos con el compromiso inicial" pero que observan dificultades "a medida de que avanzan las negociaciones". "Todavía hay mucho por hacer y esperamos que el PSOE esté a la altura. Nuestras demandas son asumibles y muchas de ellas han sido apoyadas por el PSOE cuando estaba en la oposición. Ahora tienen que hacerlo posible estando en el Gobierno", explican a este medio.

Yolanda Díaz, diputada de En Marea y que ha estado presente en las negociaciones, sigue este punto de vista. Confirma que el Gobierno no les ha aclarado en estos días ni ningún de las posturas y que, a pesar de que los primeros avances han sido buenos, alega que el PSOE se muestra en la lógica del recorte del gasto público: "Discursivamente, nos dicen que están de acuerdo con nosotras, pero luego están en la lógica que no no se pueda hacer, la lógica del PP".

Sánchez Mato: "En la próxima semana se completará el primer ciclo y tendremos una visión más ajustada"

Ione Belarra y Pablo Echenique también defendieron los avances positivos al explicar las reuniones que tuvieron durante esta semana. Al igual que Carlos Sánchez Mato, responsable de Políticas Económicas de Izquierda Unida y que participó en la reunión con Hacienda. "Estamos todavía en una fase preliminar del proceso. En la próxima semana se completará el primer ciclo y podremos tener una visión más ajustada. Nuestra evaluación de las reuniones que hasta ahora se han tenido es positiva: es un avance que el Gobierno sea consciente de su minoría parlamentaria y que eso le obliga a llegar a acuerdos con las fuerzas políticas que apoyamos la moción de censura", explica a Público.

Las medidas aceptadas y las que el Gobierno estudiará

Hasta que se pongan fecha a las próximas reuniones, sólo conocemos los resultados de los tres primeros encuentros. El primero, fue el pasado miércoles. El único que se cerró con un acuerdo claro: reformar la Ley de Estabilidad Presupuestaria y eliminar el veto del Partido Popular en el Senado, donde tiene mayoría absoluta. Además, se acordó que en 2018 y 2019 se actualizarían las pensiones según al IPC, una de las principales reclamaciones de los confederados desde que Sánchez llegó a La Moncloa.

En la medida en la que hay un mayor acuerdo es en la derogación del copago farmacéutico

La reunión del martes de esta semana sobre Sanidad se centró en un acuerdo para eliminar el copago farmacéutico a todos los pensionistas. La propuesta de Unidos Podemos fue hacerlo en dos años, una medida que tendría un coste de 600 millones en los próximos dos años. También acordaron estudiar cómo universalizar la sanidad universal, ya que desde el grupo confederal hay diferencias con la propuesta del Gobierno, sobre todo en cuestiones referentes a los migrantes. Además, se acordó un grupo de trabajo que avance en cómo se podría "desprivatizar" la sanidad. 
Respecto a esta materias, fuentes conocedoras de las negociaciones, aseguran que es dónde se prevé que se avance más rápido.

Menos claros están los acuerdos sobre las negociaciones con Hacienda. Para aumentar el gasto social, como reclama Unidos Podemos, se ha aceptado estudiar varias vías para subir los impuestos. Sin que se haya concretado ningún acuerdo, tampoco ha habido ningún veto: el Gobierno no aceptó una subida del IRPF, pero sí intercambiaron propuestas y documentos. De hecho, desde Podemos aseguran que al IRPF tan sólo se le dedicó cinco minutos durante la reunión y sólo se trasladó plantear una subida por encima de los 120.000 €. El Gobierno respondió que esto le parecía bajo y, como después aclaró la ministra de Hacienda, que su departamento explora y estudia una subida del IRPF para las rentas superiores a 150.000 euros anuales. Desde el grupo morado también aseguran que la mayor parte del tiempo de las negociaciones estuvo dedicado a los impuestos a las bancas, grandes corporaciones y al fraude fiscal.

"En el Gobierno hay una buena disposición a asumir nuestros planteamientos, pero sin ser coherente con el reflejo presupuestario
que  suponen"

Sánchez Mato, presente en esta reunión, valora más allá de esta negociación alegando que "es imprescindible aplicar otras políticas". Sostiene que "con los mimbres de los planes económicos aprobados por el PP y ligeramente modificados por el PSOE" no se puede conseguir un resultado positivo para las clases populares. Por ello, insisten en que no renuncia a las reclamaciones que ya han planteado: "Hay una posibilidad real para poder hacerlo y sólo hace falta voluntad política. La posición del Gobierno en las primeras reuniones se caracteriza por una buena disposición a asumir nuestros planteamientos pero sin ser coherente con el reflejo presupuestario que nuestros planteamientos suponen. Hay que comprometer fondos para hacer esas políticas y eso supone romper el absurdo límite que el PSOE puso a Unidos Podemos con un techo de gasto ligeramente superior al del año pasado pero que es aún inferior en 4.000 millones de euros al que el PP aprobó con su mayoría absoluta en 2015. No se puede decir que hay que eliminar el copago farmaceútico o subir las pensiones y luego decir que hay que hacerlo con el mismo techo de gasto que no incluía esas medidas". Así, entre una buena disposición pero con la indefinición que rodea a todas las negociaciones, termina la primera semana de negociaciones.