Público
Público

Renovación del CGPJ PSOE y Unidas Podemos defienden llevar ya al Pleno del Congreso la reforma para limitar al Poder Judicial en funciones

Los partidos que sostienen el Gobierno apuestan por culminar la tramitación de esta iniciativa en la Cámara Baja mientras los vetos del PP mantienen bloqueada la negociación para renovar la cúpula del órgano judicial.

02/06/2020.- El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, conversa con el secretario general del grupo socialista en el Congreso, Rafael Simancas, durante una reunión de la Junta de Portavoces del Congreso. Pool
El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, conversa con el secretario general del grupo socialista, Rafael Simancas, durante una reunión de la Junta de Portavoces del Congreso. Pool

La Junta de Portavoces aprobará previsiblemente este martes incorporar al Pleno de la próxima semana la proposición de ley para limitar las atribuciones del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) cuando está en funciones. PSOE y Unidas Podemos, grupos impulsores de la iniciativa, apuestan por culminar su tramitación en el Congreso mientras los vetos del PP mantienen bloqueadas las negociaciones para renovar la cúpula judicial, cuyo mandato lleva caducado más de dos años.

Los representantes de los grupos de la Cámara Baja suelen cerrar en su reunión de los martes los puntos que se incluirán en el orden del día de la sesión plenaria de la siguiente semana. En este sentido, tal como ha podido saber Público, esta iniciativa forma parte de los asuntos susceptibles de llevarse al Pleno del próximo jueves 11 de marzo, donde se votaría el dictamen de la proposición legislativa después de que la Comisión de Justicia diera su visto bueno el pasado 16 de febrero. Fuentes de ambos partidos apuntan que, de no incluirse mañana este asunto en el Pleno de la semana que viene, cabe la opción de modificar el orden del día el mismo martes 9 de marzo, aunque no es lo planeado.

La reforma contempla la adición de los artículos 570 bis y 598 bis a la ley del Poder Judicial para que el gobierno de los jueces no pueda realizar nombramientos clave ni designar a una cúpula una vez expirado su mandato. De esta forma, pondría fin a la carrera emprendida por el CGPJ que, con Carlos Lesmes al frente, ha continuado haciendo nombramientos y convocando plazas para ocupar la presidencia de los tribunales y del Tribunal Supremo pese a estar en funciones.

Las negociaciones, de nuevo bloqueadas

No obstante, el contexto que envuelve el trámite de esta norma podría alterar el estado de la cuestión, esto es, ante el nuevo bloqueo de las negociaciones entre el Gobierno y el PP para renovar la cúpula judicial, esta iniciativa podría retratarse o incluso retirarse para permitir un acuerdo definitivo, ya que el grupo conservador se opone de plano a limitar las funciones del CGPJ. En esta línea, el partido de Pablo Casado registró un veto a la proposición y luego dos enmiendas parciales que venían a derogar los dos artículos que se quieren añadir a la ley del Poder Judicial. 

Tras varios meses de desavenencias, Pedro Sánchez y Pablo Casado abordaron hace dos semanas en una conversación telefónica la renovación de tres órganos constitucionales —el CGPJ, el Tribunal Constitucional y el Defensor del Pueblo—, y del Consejo de RTVE. Esta aparente voluntad de entendimiento se reflejó en el acuerdo para elegir a los nuevos integrantes del Consejo de Administración del ente público. Asimismo, los partidos políticos emplazaron a continuar negociando para alcanzar un pacto que permita el desbloqueo de los órganos constitucionales e institucionales cuya renovación está pendiente o habrá de acometerse en próximas fechas.

Sin embargo, las conversaciones para la renovación del CGPJ sufrieron un nuevo revés después del veto del PP a dos vocales propuestos por el Ejecutivo de coalición. El partido conservador admitió la semana pasada su rechazo a la designación de Victoria Rosell, exdiputada de Podemos y actual delegada del Gobierno para la violencia de género, y de José Ricardo de Prada, integrante del tribunal de la Audiencia Nacional que dictó sentencia sobre la primera época de la Gürtel —detonante de la moción de censura que hizo caer a Mariano Rajoy— como miembros del nuevo consejo.

El PSOE insta al PP a dar el "siguiente paso" y Podemos rechaza sus vetos

La presidenta del PSOE, Cistina Narbona, ha defendido este lunes que el Gobierno sigue con la mano tendida, además de instar al PP a dar el "siguiente paso" renunciando a sus vetos. En esta dirección, ha salido en defensa del magistrado De Prada, ya que esta propuesta no es nueva. "El PP conocía los nombres desde hace tiempo. No es cierto que esto sea una cuestión de los últimos días. Es más, con anterioridad, después de la moción de censura, cuando hubo un primer intento de llegar a un acuerdo, el nombre de De Prada estaba ya presente. Creemos que el siguiente paso quien lo tiene que dar es el PP", ha explicado la presidenta del PSOE tras la reunión de la Ejecutiva Federal.

Por su parte, la portavoz de Podemos, Isa Serra, ha criticado que el PP vete a los jueces que "han sido implacables contra la corrupción". En una rueda de prensa ofrecida este lunes, la dirigente morada ha recalcado que su formación no va a aceptar las "prácticas mafiosas" del partido conservador mientras trata de "ascender" a jueces de su entorno. Y es que, a tenor de los expuesto, el bloqueo del PP se debe a tres razones: "El primero es que tratan de salir impunes de todos los casos de corrupción abiertos y fabricar casos contra sus adversarios políticos; en segundo lugar, para bloquear los avances sociales, los avances feministas del solo sí es sí; y en tercer lugar, quieren chantajear al Gobierno de coalición", ha zanjado Isa Serra.

Por ello, Unidas Podemos sigue defendiendo sacar del cajón la proposición que registraron en octubre los partidos que sostienen el Ejecutivo para rebajar las mayorías parlamentarias que se necesitan para renovar los vocales del Poder Judicial. Esta iniciativa no sólo desbloquearía esta situación, sino que consolidaría el bloque de investidura al contar con formaciones como ERC o EH Bildu, como apuestan los de Pablo Iglesias.

Sin embargo, sus socios del Gobierno no están por la labor de utilizar esta vía para dar solución al problema y mantienen la puerta abierta al PP para alcanzar un acuerdo. De hecho, fue el presidente del Ejecutivo quien congeló la propuesta para acercar posturas con el principal partido de la oposición, una decisión que provocó las críticas de la formación morada.

Más noticias de Política y Sociedad