Público
Público

PTIS El Gobierno de PP y Cs negocia cómo integrar a las monitoras de educación especial en la nómina de la Junta de Andalucía

La Intervención exige el fin de la externalización de un “servicio estructural” en los colegios de Andalucía

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

El nuevo consejero de Educación y Deporte, Javier Imbroda (Cs) es felicitado por el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno (derecha) durante el acto de toma de posesión de su cargo. (JULIO MUÑOZ | EFE)

El Gobierno andaluz, formado por una coalición de PP y Ciudadanos, estudia la manera de regularizar la situación de las PTIS (profesional técnico de integración social, conocidas como monitoras: en torno al 90% son mujeres), el personal que se ocupa en las escuelas de la asistencia a menores con necesidades educativas especiales.

En Andalucía, según los datos de la Consejería de Educación, trabajan este curso 2.000 personas en estas funciones –1.270 PTIS dependientes de la Consejería de Educación, en manos de Ciudadanos, y otros 730 dependientes de Función Pública, en manos del PP–. Hasta ahora lo han hecho en unas condiciones laborales precarias, a través de empresas a las que la administración –entonces gobernada por el PSOE– contrataba.

En ellas, según afirman las PTIS contactadas por Público, han tenido salarios míseros, no se les ha reconocido la categoría profesional, no se han pagado vacaciones, no se han aplicado los convenios colectivos ni las prescripciones técnicas de los pliegos administrativos de las licitaciones del servicio.

Las PTIS han tenido salarios míseros, no se les han pagado vacaciones, no se han aplicado los convenios ni los pliegos

Educación negocia desde antes del verano la mejor manera de nacionalizar a las monitoras y dar cumplimiento de este modo a una advertencia de la Intervención General de la Junta de Andalucía “para que este servicio en los centros educativos deje de estar externalizado, como sucede desde hace más de 15 años, por ser un servicio estructural”. Existe un grupo de trabajo que está analizando esta situación de las PTIS, y la intención es que se pueda resolver siempre, obviamente, “con la cobertura legal obligada”, según indicaron fuentes de la Consejería a Público.

Hasta donde ha podido saber Público, la idea de la Consejería es que el servicio deje de estar externalizado a través de la creación de una bolsa en la que entren las monitoras y que podría tener hasta 1.500 plazas a lo largo de los próximo 4 años. Las PTIS contactadas por Público proponen que se subrogue a las trabajadoras como contempla la ley, que se especifique en el baremo de esa bolsa única el perfil profesional de PTIS educativo y que se reconozca la experiencia y antigüedad del trabajo en los centros educativos públicos de Andalucía. 

Existe un número importante de PTIS que teme quedarse de este modo sin trabajo, porque, al haber trabajado en condiciones importantes de precariedad, es difícil para muchas de ellas acreditar la experiencia laboral. Este es un punto importante en las negociaciones abiertas con el Gobierno, que se han mantenido con Educación, con la viceconsejera, Marta Escrivá, y también con responsables de Función Pública.

"Se nos ha prometido que en la reconversión se contaba con el personal, si no es así ahora estaríamos con un pie en la calle y sin soluciones viables. Nosotras correríamos el riesgo". Las PTIS consultadas por Público temen que las promesas efectuadas por parte del gobierno resulten falsas y que, tras meses de conversaciones y reuniones, no se vaya a garantizar la competitividad del colectivo para poder optar a las plazas en unas condiciones dignas. 

Un trabajo imprescindible

El trabajo que hacen las PTIS se considera imprescindible por las Asociaciones de Madres y Padres (Ampas), que viene reclamando que exista en todos los colegios públicos de Andalucía. Por ejemplo, esta semana Ampas de Sevilla han entregado en la Consejería 160 reclamaciones para que se dote de PTIS a los centros de la provincia.

El consejero Javier Imbroda aseguró en fechas recientes en un comunicado que la Educación Especial “es un objetivo prioritario” dentro de su acción de gobierno, y aseguró que la partida ha aumentado en más de 77 millones respecto a 2018, lo que ha supuesto, según los datos oficiales, “79 monitoras (PTIS) más”. “El número de horas de trabajo de estos profesionales ha crecido en 2.022, para un total de 53.102 horas de trabajo”, agregaba el Consejero.

En Andalucía hay 66.362 alumnos con necesidades educativas especiales integrados en los centros ordinarios en este curso 2019-20, que “son atendidos –según el Gobierno– por 4.603 maestros de Pedagogía Terapéutica (PT); 1.447 maestros de Audición y Lenguaje (AL), 1.270 profesionales Técnicos de Integración Social (PTIS) dependientes de la Consejería, más otros 730 dependientes de Función Pública; 275 educadores y 161 profesionales técnicos de interpretación de lenguaje de signos”.

Esto es, si se hace la cuenta, una PTIS por cada 33 alumnos y alumnas.

Más noticias en Política y Sociedad