Público
Público

Puig Antich: el garrote de Franco se venga de la muerte de Carrero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Salvador Puig Antich fue uno de los últimos presos ejecutados por garrote vil en España. Una venganza por la muerte de Carrero Blanco que terminó pagando un anarquista que militaba en el Movimiento Ibérico de Liberación (MIL). Era el 2 de marzo de 1974 y el franquismo pretendía dar una imagen de firmeza con la brutal ejecución tras un polémico juicio.

La pena capital provocó reacciones internacionales, pidiendo que no lo mataran, y sirvió como inspiración a artistas, músicos, dramaturgos y escritores, que glosaron la vida y la muerte de un joven que atracaba bancos para apoyar con el dinero obtenido al movimiento obrero. Cuenta atrás, una biografía del periodista Francesc Escribano, le serviría al cineasta Manuel Huerga para llevar al cine Salvador, encarnado por el actor Daniel Brühl (Goodbye Lenin). Con guion de Lluís Arcarazo, el filme (que cosechó varios premios, entre ellos el Goya 2007 al mejor texto adaptado) supuso un alegato contra la pena de muerte.

'Esta película era un deber hacia una generación, que no sólo fue la última que luchó contra el franquismo sino también la última que defendió unos ideales', afirmó en su día Huerga, que definió a Antich como 'un rebelde con causa, amante de una vida mejor, luchador contra la injusticia y que llevará sus ideas hasta sus últimas consecuencias: una muerte desproporcionada e injusta'. El director también buscó 'borrar la imagen de mártir y héroe' para 'devolverle su vertiente más humana', aunque recibió críticas de antiguos militantes del MIL por considerar que Salvador despolitizaba a su excompañero.

Lluís Llach, que compuso I si canto trist tras la muerte de Antich, es el responsable de la banda sonora, 'una forma de venganza histórica y personal'. El cantautor catalán, que ya había abordado en sus letras otros desmanes del franquismo, quiso así reivindicar la figura del anarquista barcelonés, acusado de matar a un policía a balazos durante su detención. 'La muerte de Puig Antich es una de las situaciones que me dejaron más insatisfecho y sin respuestas', confesó Llach. Una muerte vil, premeditada y alevosa.

Salvador se proyectará este sábado en el Matadero de Madrid (20.30 horas, gratis).

A continuación se celebrará un coloquio, presentado por Carlos Enrique Bayo, con Pablo Iglesias y José Antonio Martín Pallín.

Más noticias en Política y Sociedad