Público
Público

Puigdemont: "A diferencia de España, aquí las cosas que empezamos, las acabamos"

El president de la Generalitat ha descartado una tercera vía en la relación de Catalunya-España durante el acto central de campaña de CDC en Vic, donde también ha participado Artur Mas quien ha pedido confianza al actual presidente "para que no dependa de la CUP" y ha llamado a apostar por el "voto independentista más seguro y fiable".

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (2d), su predecesor en el cargo y líder de CDC, Artur Mas (2i), el cabeza de lista de los convergentes en las generales, Francesc Homs (c), el candidato al Senado Miquel Calçada (i) y la alcaldesa de Vic, Anna Erra, durante el acto central de campaña que el partido ha celebrado hoy en la localidad barcelonesa. EFE/Susanna Sáez

VIC.- El President de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha explicado en el acto central de campaña de Convergència que "a diferencia de España, en Catalunya las cosas que empezamos, las acabamos", en relación al proceso independentista que trata de sacar adelante el ejecutivo catalán. "A veces nos cuesta", ha matizado, "pero no vamos a dejar esto a medias ni a hacerlo de cualquier manera".

Convergència (CDC) ha celebrado el acto central de campaña en uno de sus grandes bastiones, Vic, ciudad donde es la fuerza más votada desde 1979. Además, en la capital de Osona nació Francesc Homs, el cabeza de lista del partido el próximo 26-J que ha participado en este mitin junto al expresidente Artur Mas, la alcaldesa de la ciudad, Anna Erra, el cabeza de lista de CDC al Senado, Miquel Calçada, y el propio Puigdemont.

El presidente catalán ha reivindicado en una de las intervenciones más aplaudidas la "mirada larga y generosa" de su partido y ha alabado la "determinación, rigor, solvencia, responsabilidad y lealtad" de quienes le acompañan en su partido, desde el candidato al Congreso, Francesc Homs, al expresidente Artur Mas. Precisamente de este último ha tenido palabras su sucesor, poniéndolo como ejemplo de lo que, a su juicio, representa Convergència: "Escoger el país antes que el partido o el interés personal". Una frase que está haciendo fortuna en esta campaña y que los convergents están utilizando para desmarcarse de ERC, a los que reprochan su ambigüedad a la hora de reprochar a la CUP que no aprobaran los presupuestos de Junts pel Sí.

Sobre los próximos comicios ha pedido "confianza" para "poder negociar los términos de la independencia en Madrid" y ha llamado a descartar las terceras vías, porque según él solo existen dos: "la de una Catalunya independiente y la de una Catalunya decadente". En este sentido, Puigdemont ha vuelto a enarbolar la bandera de su partido, lanzando esta vez un recado directo a la CUP. "Somos especialistas en asumir responsabilidades ingratas. Pero nosotros no ponemos excusas ni pedimos que lo arregle una asamblea", ha manifestado. "Cuando hay que tomar decisiones duras, los convergents siempre ponemos el país por delante del partido", ha añadido.

El ex alcalde de Girona cree que ha llegado el momento de que el estado español "se confronte a una realidad que no le gusta y que ha tratado de denigrar". Y ha terminado su intervención pidiendo el voto a Francesc Homs para que "llame a la puerta del Congreso y diga: 'hola, somos la realidad que no quieren ver y venimos a presentarles un país independentiente'".

"Estamos hartos y cansados de que se gobierne sin y contra Catalunya"

En su turno, el ex presidente Artur Mas ha recogido el guante de su sucesor, Carles Puigdemont, y ha cargado con vehemencia contra aquellos partidos políticos que presentan el tema de Catalunya "como un tema de privilegios". "Estamos hartos y cansados de que se gobierne sin y contra Catalunya", se ha lamentado. Y ha recordado a PP, PSOE y Ciudadanos que "esta es una tierra solidaria, de gente trabajadora y no pedigüeña". En esta misma línea, y al hilo del décimo aniversario de la aprobación del Estatut, finalmente tumbado por el Tribunal Constitucional, ha recordado que uno de los objetivos de estas elecciones debe ser el de "sacar de La Moncloa a los que hicieron la campaña indigna por toda España contra aquello que votamos en el 2006". A raíz de esta fecha, el expresidente catalán ha comentado que en Madrid se siguen tomando decisiones que afectan a las políticas de pensiones, de economía, de trabajo y de infraestructuras y que para que en Catalunya "dejen de ser de vergüenza y de república bananera", la agenda catalana "se debe tener en cuenta" en el Congreso.

Pero una de las razones en la que más ha profundizado el ex presidente catalán a la hora de pedir el voto a CDC ha sido la de "ayudar a Carles Puigdemont para que no dependa de la CUP, como ha sucedido en los últimos meses", unas dependencias que, como ha recalcado, "no nos están permitiendo avanzar con la cohesión necesaria". En esta crítica abierta a los anticapitalistas, que se negaron a apoyar los presupuestos de la Generalitat, Mas también ha subrayado la importancia de que su partido tenga un proyecto único: "hacer de Catalunya un gran país libre dentro de Europa". En lo que ha sido otro dardo a los 'cupaires', se ha vanagloriado de no tener "ni agendas alternativas ni otras prioridades".

Por todo ello ha explicado que el voto a Convergència es el voto independentista "más seguro y fiable, el que nos llevará donde no hemos llegado nunca". "No se le puede pedir a Puigdemont un objetivo de esta magnitud si después se le regatea el apoyo en las urnas", ha concluido.

En su turno, Francesc Homs, que repite como candidato de CDC al Congreso, ha asegurado que "los catalanes no somos propiedad de Rajoy" y ha recordado a Rajoy y al resto de partidos españoles que "no van a convencer a los catalanes con juzgados, miedo o imposiciones". Homs también ha tenido palabras para la CUP, formación a la que ha acusado de "hacer la zancadilla" al 'procés' y a la que ha pedido encarecidamente "que no tenga miedo a hacer política ni a comprometerse".

Votar masivamente "independencia", ERC incluida

La alcaldesa de Vic, Anna Erra, ha abierto el acto pidiendo una presencia "inteligente y tenaz" en Madrid y ha recordado que Convergència "siempre ha liderado los cambios de Catalunya". Erra, que en las municipales de 2015 mejoró sus resultados pasando de 8 a 9 concejales, también ha subrayado la tradición de la ciudad que gobierna: "Vic se ha mantenido fiel a sus tradiciones y lucha por ser una ciudad del siglo XXI, como lo hace este país". Finalmente ha lanzado un mensaje a quienes dudan de si votar o no el próximo 26-J: "No podemos permtir que otros decidan por nosotros". Y ha terminado con una reflexión marinera: "Ningún mar en calma hizo experto a un marinero. Si no luchamos por lo queremos, no nos lamentemos por lo que perdamos".

Por su parte, el periodista y empresario catalán Miquel Calçada, cabeza de lista de CDC al Senado pero no militante del partido, ha confesado en su intervención que no se votará a sí mismo el próximo 26-J y que una de las tres casillas será para el juez Santi Vidal, el candidato de ERC a esta cámara. Con este gesto, 'Mikimoto' ha querido cerrar filas en torno a las desavenencias entre republicanos y convergentes y por eso ha llamado a votar "masivamente" independencia en el Senado.

"La unidad debe ser un dogma", ha reconocido Calçada sobre esta decisión, "porque más allá de las siglas yo represento a los independientes que quieren la independencia". Quien fue comisario de los actos de celebración del Tricentenari de 1714 y miembro de Junts pel Sí también ha admitido que el único objetivo de su aventura política es el de "explicar la independencia de Catalunya" porque, bajo su punto de vista, "los senadores que están a favor de líneas rojas o derechos a decidir no son suficientes. En el Senado debe haber la voz nítida de la independencia".

También ha lanzado un mensaje a aquellos independentistas que actualmente ven el horizonte "nublado". "Nadie dijo que esto iba a ser fácil. Pero la realidad es una: tenemos mayoría en el Parlament y el Govern está siguiendo la hoja de ruta. Por eso me presento con la promesa de lealtad al ejecutivo de Carles Puigdemont", ha subrayado.

En solitario y sin 'estelades'

Estas son las primeras elecciones en las que CDC participa en solitario y por eso ha optado por rodearse de sus fieles en el mitin más concurrido en lo que llevamos de campaña. En los comicios del 20-D formó coalición junto a junto a Demòcrates de Catalunya y Reagrupament para dar forma a Democràcia i Llibertat. En las autonómicas del 27-S integró la confluencia independentista de Junts Pel Sí. Y un poco antes, hace ya más de un año,en las elecciones municipales, participó por última vez como CiU junto a su socio histórico Unió Democrática de Catalunya (UDC).

En plena refundación -no hace ni un mes que en unas primarias sus militantes votaron impulsar un nuevo partido-, Convergència trata de recuperar a los diputados perdidos en las últimas generales, donde registró los peores resultados de su historia, siendo la cuarta fuerza más votada por detrás de En Comú Podem, ERC y PSC.

Con el lema 'Fets x Catalunya' (Hechos para Catalunya), el acto se ha celebrado en el Parc Jaume Balmes de Vic ante más de mil personas y la plana mayor del partido, con nombres como los de Irene Rigau, Jordi Turull, Neus Munté, Jordi Jané, Santi Vila, Meritxell Ruiz o el ex alcalde de Barcelona Xavier Trias. Un mar de senyeres y banderas de la Unión Europea han teñido el lugar aunque, sorprendentemente, no se ha visto ni una sola estelada. Entre una intervención y otra, jóvenes del partido 'convergente' han creado un mosaico de letras con el hashtag #PIREM (Pirémonos) y todos los ponentes han terminado sus discursos con un "Visca Catalunya lliure".

Más noticias en Política y Sociedad