Público
Público

Puigdemont llama a la movilización no violenta contra la sentencia del Supremo

El expresidente de la Generalitat ha tachado de “injustas e inhumanas” las condenas a Junqueras y al resto de los líderes del ‘procés’ en un discurso pronunciado en la delegación del Gobierno regional en Bruselas.

El expresident catalán Carles Puigdemont, tras la rueda de prensa en Bruselas para comentar la sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio del 'procés'. REUTERS/Francois Lenoir

El expresident de la Generalitat Carles Puigdemont ha pedido una “respuesta masiva de rechazo, dignidad y firmeza” para las próximas elecciones del 10 de noviembre tanto a los catalanes independentistas como a los que se oponen. A la vez, ha calificado las condenas del ‘procés’ de “injustas e inhumanas”.

Estas palabras son parte del discurso que el líder independentista ha pronunciado en catalán, español e inglés, durante una rueda de prensa sin preguntas organizada en la delegación del gobierno regional en Bruselas, en respuesta a la sentencia del procés anunciada este lunes. Aunque no han intervenido, en el acto han estado presentes los otros tres líderes independentistas huidos en Bélgica: Toni Comín, Lluis Puig y Meritxell Serret.

“La sentencia del Tribunal Supremo contra miembros del Gobierno, del Parlament y de las entidades sociales de Catalunya confirma la estrategia de la represión y la venganza del Estado español”, ha denunciado Puigdemont, quien ha llegado a afirmar que con esta sentencia “la democracia está encarcelada”.

El líder independentista ha tenido palos también para las instituciones de Bruselas: “La Europa que calla ante de las atrocidades turcas contra el pueblo kurdo es la misma Europa que calla cuando la policía de un estado miembro usa una violencia terrorífica”.

Al concluir la intervención ha vuelto a llamar a la movilización ciudadana: “Unámonos, tomemos la iniciativa y mantengámonos fuertes”, ha dicho Puigdemont. “Volvamos a mostrar al mundo que hay una via catalana que rechaza todo lo que esta bajo la amenaza del autoritarismo”.

Puigdemont no se esconderá si el juez le convoca

Puigdemont no hecho ninguna mención a la nueva Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE) la nueva euroorden de arresto que el juez Pablo Llarena ha emitido contra él este lunes, pocas horas después de que se hiciera pública la sentencia del Tribunal Supremo contra Oriol Junqueras y el resto de los líderes independentistas.

Bruselas se desentiende de la sentencia

Nadie en las instituciones de Bruselas ha querido mojarse en el conflicto catalán. La comisaria de Comercio, Cecilia Malström, que comparecía ante la prensa por otro asunto, ha dicho que no tenía opinión sobre el tema. Pocos minutos después, preguntada por periodistas españoles, la portavoz de la Comisión, Mina Andreeva, ha leído una respuesta institucional que seguía la misma estrategia del “sin comentarios”.

“La Comisión Europea respeta plenamente el orden constitucional español”, ha dicho Andreeva. “Respetamos la decisión de la judicatura española y no nos compete a nosotros tomar posición en este asunto”. Lo único que los periodistas han conseguido que añada es que “el derecho a protestar de manera pacífica y a expresar opiniones está garantizado en toda Europa”.

Concentración en protesta por la sentencia del Tribunal Supremo sobre el juicio del 'procés' frente a la Embajada de España en Bruselas. REUTERS/Francois Lenoir

En Bruselas, muchos menos políticos que en otras ocasiones se han pronunciado sobre la sentencia del procés de este lunes. Una de las voces más críticas ha sido la de la alemana Ska Keller, líder del grupo de los Verdes en la Eurocámara, en el que está Ernest Urtasun (ICV) y que incluiría a los diputados electos de Esquerra Republicana.

Keller, conocida por su sensibilidad con las posiciones de los independentistas, ha calificado la sentencia de “desproporcionada” y ha denunciado que “solo hará más profunda la crisis de Catalunya”. Además, ha emplazado al Gobierno español a trabajar para liberar a los líderes “usando los medios legales más efectivos”. “Necesitamos una solución política, pero eso no puede conseguirse si los líderes políticos están en prisión”, ha denunciado en su cuenta de Twitter.

El grupo de la Izquierda en la Eurocámara también se ha posicionado del lado de los condenados. Su co-portavoz, el alemán Martin Schirdewan, ha pedido a Europa que se constituya como mediadora y que “deje de mirar hacia otro lado”.

En el mismo comunicado del grupo, Pernando Barrena (EH-Bildu) ha tachado la sentencia de “descaradamente desproporcionada” y ha pedido que se libere cuanto antes a los condenados. “Mientras que los políticos electos permanezcan en la cárcel y la voluntad democrática del pueblo no sea respetada, la normalidad no volverá”, ha sentenciado el eurodiputado.

Los nacionalistas flamencos de la N-VA, uno de los principales apoyos de la independencia de Catalunya en Europa, se han sumado a las críticas contra la sentencia. Han publicado una foto en Twitter en la que se lee: “Un día negro para libertad y la democracia”.

“En el corazón de Europa, hay políticos que reciben muchos años de prisión por defender su libertad. La Unión Europea observa, pero no hace nada al respecto de esta vergüenza”, han denunciado.

El resto de grupos políticos en la Eurocámara han preferido no meterse en el asunto y no han emitido ningún comunicado. A título personal, el que sí ha defendido la sentencia del procés ha sido el eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano.

Los eurodiputados de Ciudadanos, Partido Popular y PSOE defienden la sentencia

“Nadie está por encima de la ley”, ha sentenciado Garicano. “Usar el poder y la autoridad del Estado para atacar el orden constitucional y violar los derechos civiles de la población es algo que se castiga en todos los países”.

En la misma línea, Dolors Montserrat (PP) ha defendido la sentencia en su cuenta de Twitter. “El Estado de Derecho funciona. España es una democracia plena en la que las sentencias se respetan y se cumplen”, ha escrito la líder de los populares españoles en la Eurocámara.

Por su parte, la líder de los socialistas europeos, Iratxe García, ha declarado: “España es una democracia donde las leyes se cumplen y las decisiones judiciales se respetan. Ahora es el momento de abrir nuevos espacios de convivencia, diálogo y entendimiento en Cataluña”.

Más noticias de Política y Sociedad