Público
Público

Racismo La Fiscalía investiga a los grupos que se organizaron para atacar a migrantes en Gran Canaria

El Ministerio Público investiga varios mensajes y foros en WhatsApp que circularon hace dos semanas con llamamientos expresos a desplazarse al sur de la isla para agredir a las personas alojados en algunos establecimientos turísticos.

Dos hombres se protegen del sol en la sombra de una tienda del centro para migrantes de Barranco Seco, en Gran Canaria.
Dos hombres se protegen del sol en la sombra de una tienda del centro para migrantes de Barranco Seco, en Gran Canaria. Elvira Urquijo A. / EFE

La fiscal jefe de Las Palmas, Beatriz Sánchez, ha ordenado este lunes la apertura de una investigación por posibles delitos de odio contra varios de los participantes en foros de WhatsApp en los que se intentó organizar grupos para amedrentar o golpear a los migrantes.

El Ministerio Público investiga, en concreto, varios mensajes y foros que circularon hace dos semanas con llamamientos expresos a desplazarse al sur de Gran Canaria en grupo para atacar a los migrantes que están alojados en algunos establecimientos turísticos reconvertidos temporalmente en refugios humanitarios, según ha confirmado la fiscal jefe de la provincia.

La Fiscalía ya había anunciado que iba a permanecer vigilante ante cualquier conducta que incitara al odio xenófobo o racista contra quienes han llegado en patera, y que estaba en contacto con la Policía y la Guardia Civil para conocer las medidas preventivas que estaban tomando al respecto para evitar incidentes.

En varios grupos de mensajería para móviles circularon hace dos semanas numerosos mensajes escritos y de audio de contenido amenazante contra los migrantes, con frases como "los moros van a morir" o llamamientos a organizarse en grupos armados para perseguir en el sur de Gran Canaria a los de origen magrebí.

Y todo en medio de la tensión que generó la difusión por WhatsApp y en redes sociales de varios vídeos de una pelea y de algunos incidentes protagonizados por migrantes -o atribuidos a ellos- en el sur de Gran Canaria, a veces magnificados hasta el punto de que la Policía tuvo que desmentir en Twitter el bulo de un homicidio construido a partir de uno de esos altercados.

Carpas instaladas en el Centro de Acogida Temporal de Extranjeros de Las Raíces, en La Laguna, Tenerife. Miguel Barreto / EFE

En los últimos días, se han celebrado hasta tres manifestaciones contra la presencia de los migrantes en tres barrios de Las Palmas de Gran Canaria -Las Rehoyas, El Lasso y La Isleta (los dos últimos albergan campamentos humanitarios-, infringiendo en algunos casos el toque de queda (22:00 horas).

Por su parte, la Fundación Cruz Blanca, dependiente de los Hermanos Franciscanos, ha denunciado que el campamento que gestiona para el Ministerio de Migraciones en el barrio de El Lasso es apedreado de forma repetida y sus usuarios sufren amenazas y agresiones.

"Basta de tirar piedras al interior del centro. Ya basta de recibir a nuestros nuevos vecinos al grito de 'terroristas'. Ya basta de amenazas. Ya basta de agresiones. En definitiva, que ya basta de culpabilizar a los otros de nuestra disconformidad con las decisiones políticas que se están tomando", aseguraba esta ONG en un comunicado colgado en su web el pasado miércoles.

También ha sido víctima estos días en Las Palmas de Gran Canaria de una agresión xenófoba la hija de la activista saharaui Aminatou Haidar, a la que un grupo de jóvenes que se bajó de un coche golpeó cuando caminaba por la calle vestida con las ropas tradicionales de su pueblo, según ha confirmado la afectada a la Cadena Ser.

La Fiscalía no tiene conocimiento formal aún de los ataques al campamento de El Lasso y de la agresión a la hija de Haidar, pero su portavoz ha precisado que los investigará si la Policía le traslada información sobre ambos sucesos con detalles que considere que pueden ser constitutivos de delito.

Más noticias