Público
Público

Rajoy abre la precampaña del 26-J reuniéndose con Puigdemont para defender la unidad de España

El presidente en funciones recibe este miércoles al jefe del Ejecutivo catalán advirtiendo antes de que no hará ninguna concesión a la Generalitat de Junts pel Sí.

El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy (i), y el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante el acto de homenaje a las víctimas del accidente del vuelo Germanwings 9525, donde coincidieron por primera vez desde que el exalcalde de Girona es 'president'. EFE/Toni Albir

MADRID.- El presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP a repetir en el cargo, Mariano Rajoy, dará este miércoles el pistoletazo de salida a la precampaña con un acto institucional sin precedentes desde el 30 de julio de 2014: la recepción en La Moncloa de un presidente de la Generalitat de Catalunya, en este caso, el sucesor de Artur Mas, Carles Puigdemont.

Lo que ya se daba por perdido antes de la formación de un nuevo Ejecutivo o, en su caso y según todo apunta, la celebración de nuevas elecciones el 26 de junio, tendrá lugar en las próximas horas (17:30) en la sede de la Presidencia del Gobierno. Fuentes conservadoras insisten, en este sentido, que "si Artur Mas siguiera al frente de la Generalitat, no habría reunión". Las relaciones entre Rajoy y el sucesor de Jordi Pujol al frente de CiU estaban "muy deterioradas", pero la novedad que supone Puigdemont -aun siendo el president de un Govern conformado por miembros de una lista específicamente independentista, Junts pel Sí- ha facilitado el encuentro.

"Si Artur Mas siguiera al frente de la Generalitat catalana, no habría reunión en La Moncloa", subrayan fuentes del PP

Fuentes del Gobierno en funciones citadas por EFE han adelantado lo que Rajoy dirá a Puigdemont, reforzando el mensaje electoral favorito de los conservadores: la defensa de la unidad de España y el rechazo tajante de cualquier aspiración independentista o siquiera de consulta para saber si tal independentismo es mayoritario en Catalunya. Rajoy, según la agencia de noticias, transmitirá a Puigdemont que debe perder la más mínima esperanza de que le permita llevarla adelante.

El presidente de la Generalitat catalana pretendió cerrar un orden del día de los asuntos a hablar con su homólogo nacional, como en cualquier reunión entre responsables institucionales, pero La Moncloa rechazó cualquier agenda apostando por un encuentro abierto. El proceso soberanista, sin embargo, estará sí o sí en la reunión, ya que es, en definitiva, el objetivo primero del Govern de JxS. "En este asunto no puede haber ningún acuerdo", han recalcado las fuentes del Ejecutivo citadas por EFE, que han garantizado que el presidente defenderá en todo momento la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad entre españoles vivan donde vivan.

Mariano Rajoy y Artur Mas se reunieron por última vez en La Moncloa en julio de 2014. EFE

La intención de Rajoy -consciente de que está en funciones- es abrir un "diálogo institucional" con la Generalitat e intercambiar impresiones sobre el momento político que vive España, la situación económica, los 23 puntos que el expresident Mas trasladó a Rajoy en su reunión de hace casi dos años, el Corredor del Mediterráneo o la situación de los refugiados.

Por su parte, Puigdemont explicó este martes que el planteamiento soberanista "no lo hace un partido o una institución", sino que tiene detrás "un movimiento ciudadano muy transversal". "No quiero pensar que las demandas catalanas saldrán de vacío", ha señalado Puigdemont, que ha dicho estar convencido de que la actitud que mostrará Rajoy será de "amabilidad y corrección". El presidente catalán quiere abordar con el jefe del Ejecutivo en funciones los "incumplimientos del Estado" con Catalunya y advertirle del "error" que supone la "judicialización de la política" al llevar a los tribunales medidas que ha tomado la Generalitat en los últimos años.

Más noticias de Política y Sociedad