Público
Público

Rajoy afirma que va a dedicar todo el 0,7 del IRPF a la pobreza infantil

Rosa Díez y Cayo Lara arremeten contra el Gobierno por la aparición de bolsas de hambre, mientras que Rubalcaba le reprocha el empobrecimiento de la ciencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los niños, los estudiantes y la comunidad científica fueron los protagonistas de la sesión de control al Ejecutivo de esta mañana en el Congreso de los Diputados. En concreto, las situaciones de probreza extrema que hace que haya bolsas de niños que pasan desnutrición y situaciones de hambre, según denunciaron no pocos centros de enseñanza en Catalunya y Andalucía. La situación es tan grave que en algunos casos llega al extremo de tener que sostener su alimentación diaria.

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, abrió el fuego con palabras duras para definir la situación como 'aberrante'. 'Los niños han pasado a ser el colectivo mayoritario de pobres, por encima de otras poblaciones', dijo la portavoz del grupo magenta. Ante este estado de cosas, Díez le reprochó a Rajoy que no se encuentre entre sus prioridades atajar esta situación: 'Ustedes han traído aquí hasta 35 reales decretos, ¿no cree que lo que está pasando con los niños merece su atención?'.

Rajoy, que empleó un tono monocorde en todas sus intervenciones de esta mañana, aseguró que la mejor política para combatir esta situación social es la creación de empleo. No obstante, para contrarrestar los duros ataques vertidos por Rosa Díez aseguró que 'todo el 0,7% del Impuesto del Rendimiento de las Personas Físicas (IRPF) lo vamos a destinar a pobreza infantil', dijo textualmente.

Rajoy se refirió al importe de la casilla que figura en las declaraciones de la renta que especifica si cada declarante prefiere dedicar el 0,7 % del importe final a fines sociales o la Iglesia Católica. La novedad estriba en el hecho de que el presidente del Gobierno ha concretado el destino final de esa recaudación, que genéricamente emplea el Ejecutivo a sus propias políticas sociales y a ONG,s dedicadas a atender a distintos colectivos sociales con necesidades.

'Hay que parar a la troika y dejar de pagarlos intereses', dijo Cayo Lara

El portavoz del grupo parlamentario de La Izquierda plural, Cayo Lara, también habló de situación de'hambre' que se vive en España, aunque lo atribuyó a que el Gobierno dedica sus esfuerzos presupuestarios al pago prioritario de los intereses de la deuda pública en lugar de atender a las prestaciones sociales. 'Hay que parar a la troika y dejar de pagarlos intereses', reclamó Cayo Lara, quien exigió que se renegocie con los mercados y se restablezcan las prioridades sociales. En este sentido exigió a Rajoy que cambie de nuevo la reforma del artículo 135 de la Constitución que fija como prioridad cumplir el pago de la deuda.

Rajoy le recriminó que su propuesta 'supone salir del euro', por lo que se manifestó en contra. Volvió a insistir en que, al margen de cumplir con los compromisos internacionales del pago de la deuda y sus intereses —'somos un país que cumple con sus obligaciones', ha insistido— la política de su Gobierno se centra en el crecimiento económico y en la creación de empleo 'porque así mejora la situación y se obtienen recursos para las políticas sociales', dijo.

Rubalcaba, por su parte, acusó a Rajoy de estar 'expulsando' de España a los colectivos de científicos con la reducción de las inversiones en I+D+i, lo que fue contestado por Rajoy al afirmar que son las empresas privadas las que están por debajo de la media europea en este sector . Rubalcaba le pidió que 'sus medidas para arreglar el presente no se cargue el futuro'.

El enfrentamiento más duro se produjo a continuación, con Rajoy ya ausente del Hemiciclo, entre la portavoz socialista, Soraya Rodríguez, y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. Rodríguez, en términos muy duros, le recriminó la exclusión de 30.000 jóvenes del sistema educativo por la reducción de becas para el próximo curso, mientras que la vicepresidenta le contestó diciendo que hace afirmaciones sin conocer los contenidos de la nueva norma y eliminar la cultura del esfuerzo al tiempo que menosprecia el valor de los impuestos de los ciudadanos.

Más noticias en Política y Sociedad