Público
Público
Únete a nosotros

Rajoy empieza a soltar lastre para evitar una debacle en las municipales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mariano Rajoy se mueve al fin y supera, al menos en parte, su inmovilismo habitual. El presidente ha comenzado a mover ficha ante la cercanía de las elecciones municipales y autonómicas de 2015 . Preocupado por los malos resultados de los comicios europeos de mayo, cavila cómo intentar recobrar la confianza de sus votantes. Su objetivo: intentar recuperar los feudos históricos del PP y frenar en lo posible la sangría de votos.

La renuncia, ayer, de la alcaldesa de la capital, Ana Botella, a presentarse a la reelección ha sido el primer movimiento del presidente, que está dispuesto incluso a dejar cojo al Gobierno para salvar Madrid y Valencia. En la primera, con la posible candidatura de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, a la Alcaldía. Y en Valencia, con la opción del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, como posible sustituto de Alberto Fabra.

Ambas opciones se vuelven cada vez más factibles, especialmente desde que en el partido saltaron todas las alertas en la reunión secreta que Rajoy mantuvo con la cúpula del PP el pasado fin de semana, en la que también estaba presente su gurú, Pedro Arriola. No importa que sea su asesor personal; Arriola es un habitual en los encuentros de dirigentes, tiene acceso a los oídos de Rajoy y ha adquirido aún más poder si cabe. En Sigüenza, el asesor aúlico del presidente le alertó de los resultados de las encuestas internas que manejan y que habrían hecho precipitar sus decisiones.

Si bien estos sondeos presentan un futuro para el partido algo mejor que las ya conocidas, los conservadores no dejan de preguntarse cómo habiendo conseguido los buenos resultados económicos que no dejan de vender en cada rueda de prensa, ello no se haya traducido aún en términos de recuperación de voto. Además, hay que sumar el factor de la debacle que también se ha producido en la izquierda —con un PSOE recién reestructurado que no termina de arrancar— o en otros partidos que podrían hacerles sombra como UPyD y Vox, en los que las crisis internas no dejan de aflorar.

En el PP creen que parte de sus votos perdidos se deben a fieles ya fallecidos, aunque centrarán su estrategia en recuperar los de la abstención

En el análisis de los resultados europeos, donde el PP perdió 2,5 millones de votos, Arriola ilustró a los dirigentes con cuatro posibilidades. El descalabro podría deberse a que sus papeletas se han esfumado con la abstención, con el voto en blanco, se han ido a otras fuerzas o, simplemente, responden a fieles conservadores que ya han fallecido. Unas conclusiones que el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, trasladó a todos los diputados ayer mismo, en la reunión del inicio del nuevo curso político. Incluso llegaron a constatar que su principal rival, el PSOE, está perdiendo fuerza en muchas ciudades en las que acabaría siendo la tercera fuerza, por debajo de la formación que lidera Pablo Iglesias, Podemos.

Después de haber estudiado todas estas conclusiones, la cúpula del PP determinó basar su estrategia en intentar recuperar, al menos, los votos que se han ido a la abstención y a papeletas en blanco. Para ello, Rajoy ha decidido comenzar a soltar lastre y liberarse de todos aquellos dirigentes autonómicos y municipales que peores resultados están obteniendo en regiones lideradas desde siempre por el PP. 

De ahí que ayer aceptaran y aplaudieran la 'decisión personal' de Botella de renunciar a sus intenciones de ser legitimada en su cargo por las urnas a pesar de sus anteriores esfuerzos por anunciar medidas electoralistas como la eliminación de la tasa de basuras. Y es que las encuestas no ofrecían buenos resultados para la mujer de José María Aznar tras su mala gestión del caso Madrid Arena, de la huelga de basuras en la capital o incluso de sus meteduras de pata como el 'relaxing cup of café con leche'. 

Su gestión del 'caso Madrid Arena' y la huelga de basuras, entre otras cuestiones, desgastaron a Botella y la apartaron de su carrera electoral Para desactivar las esperanzas de Botella ya se habían barajado nombres como el de Esperanza Aguirre, presidenta del PP madrileño; Cristina Cifuentes, delegada del Gobierno en Madrid; o la propia Sáenz de Santamaría. Sin embargo, la primera de ellas parece tener cada vez menos posibilidades como alcaldable, especialmente después de que su fuga al volante vaya a ser juzgada como delito y no como falta. De las otras dos opciones, es la vicepresidenta la que suena cada vez con más fuerza en las quinielas, dado que ya ni siquiera niega que tal situación pueda llegar a producirse. Es más, se ha puesto ya en manos de 'lo que decida el partido' para su futuro

Con su baja en el Gobierno, Rajoy se quedaría sin la mejor valorada del mismo, pero podría valerle la pena si con ello consigue mantener la mayoría absoluta que el PP ha obtenido en la Comunidad desde 2003. Y es que los conservadores son fieles a su teoría de que si se gana el Ayuntamiento de la capital, se gana también la Autonomía.

Del mismo modo, los rumores que hace un año situaban a García-Margallo como posible sustituto de Alberto Fabra se han acrecentado en las últimas semanas. En su caso, a pesar de los anunciados intentos del presidente de la Generalitat por poner fin a las 'corruptelas' de su Comunidad,  la 'herencia envenenada' —como la califican los propios conservadores— que le dejó Francisco Camps ha terminado por pasarle factura. Así, la condena a ocho años de prisión por malversación del exconseller Rafael Blasco y otros diversos asuntos como la polémica suscitada por el cierre de la Radio Televisión Valenciana (RTVV) han terminado de hundir la imagen de un presidente a quien, según Génova, le 'falta liderazgo'. 

En un principio, los conservadores barajaban la posibilidad de que fuera el valenciano Esteban González Pons quien intentara mantener los votos en su comunidad. Pero después de que el vicescretario de Estudios y Programas obtuviera un escaño como eurodiputado, el foco volvió a centrarse en el titular de Exteriores, quien, a pesar de haber nacido en Madrid, ha sido diputado por Valencia desde 1986.

En cualquier caso, si este lunes parecía que la designación de candidatos no se iba a producir hasta que se cumplieran los límites legales para ello (una estrategia que el presidente del Gobierno ya utilizó con Miguel Arias Cañete en las pasadas europeas), el abandono de Botella ha dejado la puerta abierta a que todos estos misterios se desvelen antes de lo esperado. ¿Habrá más sorpresas en los próximos días? Sólo Rajoy, Arriola o la 'providencia' a la que se aferra Aguirre lo saben...


http://www.quoners.com/debate/cual-de-las-tres-seria-tu-alcaldesa-de-madrid-menos-deseada

Más noticias en Política y Sociedad