Público
Público

Congreso del PP Rajoy hace un guiño a Santamaría y defiende su actuación en Catalunya: "Hoy todos saben qué es el 155"

El presidente saliente del PP presume de los logros de su Ejecutivo y no menciona por su nombre a ninguno de los candidatos a sucederle en el XIX Congreso de los conservadores, que acaba este sábado. Reivindica la Política como una "actividad noble", y afirma que siempre será "militante del PP". "Me aparto, pero no me voy. Seré leal".

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Mariano Rajoy, durante su intervención en la celebración del Congreso Nacional del Partido Popular. - EFE

"Me aparto, pero no me voy". Visiblemente emocionado, Mariano Rajoy ha pronunciado este viernes su último discurso como presidente del PP, con la promesa de que será "militante del PP siempre", y de que no pondrá palos en las ruedas a los elegidos para sucederle: "Seré leal", afirmaba, en lo que puede interpretarse como un dardo contra su predecesor, José María Aznar.

Para cerrar la primera jornada del XIX Congreso del PP, y con tono positivo, su actual líder ha arengado a los conservadores durante cerca de una hora, pidiendo "responsabilidad" a quienes se pondrán a los mandos de Génova a partir de este sábado.

"Catalunya no se independizó y no porque no lo intentaran. No hemos necesitado alharacas ni gesticulaciones; nos ha bastado con la ley"

No ha pronunciado los nombres de los candidatos a sucederle, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, pero sí ha lanzado un guiño a la exvicepresidenta del Gobierno al alabar la gestión de su Ejecutivo en Catalunya: "Hoy todo el mundo sabe que el 155 existe y cómo se aplica", y que la democracia se puede defender "con el arma más democrática y contundente que existe, y que se llama la ley", esgrimía.

"Catalunya no se independizó y no porque no lo intentaran. No hemos necesitado alharacas ni gesticulaciones; nos ha bastado con la ley y aplicamos el 155, el que algunos decían que no se podía aplicar y ahora parece que lo han inventado ellos", afirmaba, aprovechando para propinar un golpe a Ciudadanos. Casado ha utilizado esta cuestión como ariete contra Santamaría en varias ocasiones -"La operación diálogo fue un error"; Santamaría "nos llevó a la oposición"-, y el líder del PP ha querido dejar claro que está más que satisfecho por las recetas aplicadas.

Con una sonora ovación, Rajoy subía al estrado para agradecer a los suyos lo que es una despedida con claro carácter de homenaje; "No es fácil despedirse cuando se han compartido tantas cosas durante tanto tiempo, ni dar las gracias cuando se tiene tanto que agradecer". "Seguiré siendo militante del PP siempre", prometía.

Tampoco ha evitado las celebraciones por la "derrota" de ETA, ni el autobombo por la gestión económica de su Gobierno, ni siquiera los golpes de pecho y las alabanzas a España: "Somos una gran nación, aunque algunos se pasen la vida denigrándola", zanjaba.

"He tenido el honor de ser político, y a mucha honra"

En su despedida, Rajoy ha aprovechado para lanzar todo un alegato en favor de la Política, una tarea "noble e imprescindible". "He tenido el honor de ser político, y a mucha honra", afirmaba.

Pese a los "remilgados que fruncen la nariz cuando se les habla de los políticos", a que el ejercicio de esta actividad "puede ser amargo e injusto", y a que las "series de culto" describen la política "de manera deformada", dice haber pasado "los mejores años de su vida" en política. "Vivid con orgullo el quehacer de la política. No le faltan miserias, pero tampoco grandezas", zanjaba.