Público
Público

Rajoy: "Haré la política económica de Rato"

Asegura que será el presidente de todos, "me voten o no"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de independentistas le esperaba a las puertas del hotel donde celebraba su primer acto de la mañana. Mariano Rajoy era recibido en Girona al grito de '¡Un pepero, un idiota!'. Cerca de cuarenta chicos se situaban detrás de una pancarta en la que se podía leer: 'Las ideas claras: esto no es España', retorciendo el lema del PP a su antojo.

Pero al candidato del PP nada le iba a empañar su fiesta. Ayer, por la noche, en Barcelona, le esperaba el ex ministro de Economía, ex vicepresidente y ex compañero de Consejo de Ministros, Rodrigo Rato. Su silla, bien pegada a la de él. Eso sí, al contrario que José María Aznar, el ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) no tomó la palabra. Ni siquiera se subió al escenario.

El hoy director general senior del banco estadounidense Lazard, que ha aparecido en algunos actos del PP de Madrid junto a Esperanza Aguirre, se fundió en un abrazo con Rajoy y posó para la foto oficial. Como si con ello quisieran desterrar aquellos comentarios que aseguraban que entre ellos no existe una buena relación y, sobre todo, proyectar una imagen: la de la solidez del proyecto económico del PP.

Desde luego, fue su comodín para colocar el mensaje del día: 'Si no vives mejor que hace cuatro años, si tienes dudas sobre el futuro, cambia, atrévete a cambiar, porque yo voy a hacer una política económica como la que hizo Rodrigo Rato'. Aseguró que si los ciudadanos confían en él, cuando dentro de cuatro años le toque a él rendir cuentas, oirá que en España se vive mejor porque su Gobierno habrá aplicado las mismas recetas del ex director del FMI.

Para Rajoy, los votantes no deben valorar si son de derechas o de izquierdas, sino que deben preguntarse si están mejor o peor. Además, también deben responderse si quieren a un presidente de Gobierno que se ocupe o no de sus asuntos y si es o no competente. Con esas claves en la mano, Rajoy animó a la gente a ir a las urnas el próximo 9 de marzo. 'Si está peor, cambie para mejor, y vote al PP', fue la frase más repetida que terminó convirtiéndose en su nuevo eslogan.

A por el voto de PSOE y CiU

Rajoy se comprometió a ser 'el presidente de todos los españoles, me voten a mí o no'. En tiempo de descuento, el dirigente conservador busca todos los apoyos posibles. Incluso el de los votantes de CIU y PSOE 'que no entienden nada de lo que está pasando'. Para él, Zapatero 'sabe que va a perder muchos votos y apela al electorado radical porque es la única opción que tiene, está apelando al voto del miedo'.

El líder del PP explicó que 'como Ángel Nieto, en la última curva, en la última carrera el PP va a ganar las elecciones'. Y se resistió a creer que, por mucho que digan, los conservadores no han ganado ni un debate ni una encuesta en todo este tiempo. 'Sólo hemos ganado la encuesta de las elecciones municipales y autonómicas y el domingo será la segunda que ganemos en cuatro años', dijo con cierta sorna.

Ya que estaba en Catalunya, Rajoy se comprometió a apoyar a las empresas catalanas y a que el AVE no pase por debajo de la Sagrada Familia. También garantizó que él sí se ocupara de las infraestructuras mientras criticaba la gestión de la titular de Fomento, Magdalena Álvarez por el 'lamentable espectáculo' que ha dado con los líos del AVE y las cercanías.

El líder del PP celebró la noticia de que el TSJA aceptara la objeción a la asignatura de Educación para la Ciudadanía y lo celebró diciendo que la suprimirá en cuanto llegue al poder. El tema educativo le dio pie a reclamar que 'los padres puedan elegir la lengua vehicular de sus hijos' y 'no hacer lo que me diga un burócrata o la administración'. Y aunque el jefe de la oposición ha reconocido en más de una ocasión que el castellano no está siendo perseguido en Catalunya, insistió en generar cierto alarmismo al defender su modelo educativo. 'Aunque yo sólo quiero defender la libertad', proclamó. Y se quejó del trato que le dan porque 'si no estás de acuerdo, te ponen de vuelta y media'.