Público
Público

Rajoy mandó callar a sus ministros sobre la vuelta de Aznar

Moncloa hizo llegar a los ministerios la instrucción de no comentar la entrevista donde el expresidente criticó su política económica y apoyó bajar impuestos. Aznar vuelve a hablar mañana en el Club Siglo XXI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mariano Rajoy no encajó bien la entrevista televisiva de José María Aznar en Antena 3 el pasado 21 de mayo, donde el expresidente del Gobierno 'amenazó' con volver a la primera línea de la política. Al día siguiente, 22 de mayo, Moncloa hizo llegar a los ministerios la orden de guardar silencio ante los medios de comunicación sobre las declaraciones del expresidente del Gobierno, quien criticó la política económica del Gobierno y reclamó una bajada de impuestos.

La entrevista escoció en la dirección del Gobierno y del PP, sobre todo por la dureza en el tono de las críticas contra las medidas económicas del Ejecutivo, impulsadas por antiguos colaboradores de Aznar, desde Rajoy al ministro de Hacienda, Cristónal Montoro. Pero la decisión del Ejecutivo fue dar la menor relevancia posible a esas palabras, para lo cual mandó guardar silencio a los miembros del Gabinete, y dejar la contestación en manos de Rajoy y Soraya Saénz de Santamaría.

Moncloa hizo llegar a los ministerios el 22 de mayo la instrucción de que no comentaran la entrevista que pocas horas antes había concedido el expresidente José María Aznar en televisión, según confirmó este domingo Europa Press.

En el citado mensaje, enviado desde el Palacio de la Moncloa, se recomendaba que los ministros, ante las preguntas de la prensa, que respondieran que no acostumbran a 'comentar' opiniones.

La instrucción surtió efecto por lo menos el mismo día 22.  Esa jornada había sesión de control al Gobierno en el Pleno del Congreso. Al ser abordados por la prensa en los pasillos de la Cámara Baja, varios ministros optaron por el silencio a su llegada y salida de la Cámara Baja. 'Sin comentarios', dijo José Manuel Soria; 'Buenas noches', apuntó Miguel Arias Cañete.

Como estaba previsto, fue la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría la única voz del Ejecutivo que en unas breves declaraciones aseguró ese mismo día que respetaban las opiniones de Aznar, y subrayó que lo que el Gobierno 'agradece' son las 'aportaciones' para que en España se vuelva a crear empleo.

Al día siguiente, Mariano Rajoy, de acuerdo con su autorecomendación de prudencia, optó desde Bruselas por no entrar en polémicas con Aznar, aunque aprovechó para dejar claro que no iba a cambiar 'el rumbo marcado' en su política económica.

El 23 de mayo, Aznar sí obtuvo por primera vez buenas palabras por parte de un miembro del Gobierno. Fue el titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, quien destacó que un expresidente del Gobierno 'es una voz que merece siempre ser oída'. Añadió que en realidad Aznar y Rajoy están de acuerdo, aunque el actual Ejecutivo se haya visto obligado a tomar medidas para afrontar la crisis. Desde el PP, se alienaron con el expresidente tanto Esperanza Aguirre como su sucesor en la Comunidad de Madrid, Ignacio González.

Después de la tormenta creada, Aznar bajó el listón de sus críticas una semana más tarde en su siguiente aparición pública, en un acto en el Congreso para presentar la colección Biografías Políticas. Ningún miembro del Gobierno fue a escucharle, lo que fue interpretado como un ninguneo premeditado. Aznar aclaró que no estaba 'contra nadie' sino 'con los españoles', y que había que seguir con profundizar en las reformas porque el coste de lo contrario sería 'inasumible'.

Veinte días después de su aparición en la tele, el expresidente Aznar reaparecerá de nuevo este lunes en una conferencia en el Club Siglo XXI, en Madrid, que ha organizado su exministro Eduardo Zaplana con motivo del trigésimoquinto aniversario de la Constitución.

Este ciclo de conferencias ha contado en estos meses con profesionales de los medios de comunicación y relevantes figuras del panorama sociopolítico cuya contribución se considera decisiva en estos años de vigencia de la Carta Magna.

En los últimos años han sido frecuentes las intervenciones del expresidente del Gobierno en defensa de la vigencia del texto constitucional. El pasado mes de octubre, pidió públicamente a Rajoy reformar el modelo de Estado para 'reafirmar lo principios de la España constitucional' y frenar las 'amenazas' de los nacionalistas.

 

Más noticias en Política y Sociedad