Público
Público

Rajoy no aclara en Murcia su postura sobre el trasvase

Afirma que defiende lo mismo de siempre, pero no expresa su rechazo al Estatuto manchego

MARÍA JESÚS GÜEMES

Los conservadores murcianos aguardaban expectantes las palabras de Mariano Rajoy. Querían ver si su presidente “se mojaba” o no con el tema del agua. Lo hizo pero, según ellos, a medias. Ante un auditorio que le recordaba que el 14 de julio de 2005 había liderado una manifestación de agricultores en defensa del trasvase del Tajo-Segura, el jefe de la oposición señaló que su posición era la misma de siempre. “El agua es de todos los españoles”, proclamó defendiendo que las decisiones sobre este tema se tomaban en conjunto y no por “una parte”. “Hay que llevar agua a donde se necesita y la Región de Murcia la necesita”, reconoció.

Rajoy le pidió a los suyos un voto de confianza: “Cuando sea presidente del Gobierno habrá Plan Hidrológico Nacional”. Mientras tanto: “Estaré como siempre en mi sitio y el tiempo, pronto, lo va a demostrar”, dijo refiriéndose a la reforma del Estatuto de Castilla- La Mancha, que ha iniciado su camino parlamentario.

Aunque Rajoy expresó su compromiso con los murcianos frente a la postura de su secretaria general, María Dolores de Cospedal, a los presentes les sonó insuficiente. Ellos querían más. Deseaban escuchar cómo el líder del PP reprobaba en público a su mano derecha por haber apoyado el fin del trasvase en 2015 como presidenta de los conservadores castellano-manchegos.

También esperaban que les transmitiera la solución con la que había dado para resolver un problema que les mantiene enfrentados. Pero no les aclaró nada. Y, encima, ella no fue al congreso. Prefirió acudir al Congreso del PP de Ceuta.

Si el líder del PP no fue tan directo como se esperaba, el resto se despachó a gusto. Alberto Garre, uno de los dos diputados murcianos que se opuso a la tramitación de la reforma en el Congreso el martes pasado, explicó que el gran problema era “la unanimidad del PSOE y el PP” en las Cortes manchegas. Su compañero Pedro Antonio Sánchez aseguró que su partido no iba a dejar “de exigir el derecho al trasvase del Ebro”, calificando el del Tajo-Segura de “intocable”.

Por su parte, el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, dejó claro que “todos” en el PP iban a defender el agua que les llegaba, “intentando tumbar por todos los medios” la reforma estatutaria castellano-manchega.

Valcárcel apeló a la solidaridad y recordó que ellos habían dado el visto bueno a trasvases como el de Barcelona o el de Tarragona. “No vamos contra de nadie. Que donde sobre se mire hacia donde hace falta. Es un ejercicio de responsabilidad”, demandó, al tiempo que resaltaba que su formación era de las que abogaba “por el interés de España por encima de cualquier autonomía”.

El otro asunto que centró la jornada fue la economía. Rajoy afirmó que en este terreno iba a estar “a la altura de las circunstancias” y dijo que el lunes acudiría al Congreso para decir que “estaba de acuerdo” con las medidas que se habían adoptado para ayudar al sistema financiero, repitiendo que pediría transparencia, control y que el dinero fuera a parar a las pymes y a las familias.

También recordó que el martes volvería a la Cámara Baja para hablar de los Presupuestos de 2009. En este apartado, reclamó “austeridad” y dijo que el Gobierno no estaba “dando la talla”. “Los Presupuestos que sólo van a apoyar PNV y BNG, a cambio de migajas, son enormemente negativos para abordar la crisis económica”, denunció.

Una visión distinta tiene el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, quien desde Valencia aseguró que el PP no permitirá que “nadie saque tajada con los Presupuestos”, en referencia a PNV y BNG. Habrá que esperar a que el partido aclare si son migajas o es una tajada.

Ramón Luis Valcárcel fue reelegido presidente del  PP de Murcia con 493 votos a favor, cuatro papeletas nulas y 28 en blanco. El apoyo equivale, por tanto, al 93,9% de los votos emitidos. Para el congreso habían sido elegidos 598 compromisarios, en representación de los 33.286 afiliados con los que cuenta  en la región, o sea que 73 decidieron abstenerse o no acudir al cónclave. Sobre el total de los compromisarios con derecho a voto, el respaldo a Valcárcel fue del 82,4%.

“Dejarse la piel”

Tras recordar que hacía 15 años que había tomado las riendas, Valcárcel aseguró que iba a estar “a la altura de las circunstancias” durante los próximos tres años. No más, porque a partir de entonces dará paso a otra persona para que se ponga al frente del partido y lidere la candidatura en las elecciones autonómicas de 2011. Hasta entonces afirmó estar dispuesto a “dejarse la piel”.

Tres vicesecretarías

En el congreso del PP murciano, Valcárcel presentó a su nuevo equipo y anunció la creación, por primera vez, de tres vicesecretarías generales. José Gabriel Ruiz será el responsable de la Sectorial; Pedro Antonio Sánchez ocupará la de Organización y Relaciones Institucionales, y Teresa Moreno  será la encargada del área Electoral, Proyecto y Relaciones con la Sociedad. El cargo de secretario general seguirá en manos de Miguel Ángel Cámara.

Más noticias de Política y Sociedad