Público
Público

Rajoy rehúye contestar si ya ha pagado la fianza del PP por Gürtel

Pedro Sánchez le pide que “deje de esconderse cada vez que hay un problema” por la trama de corrupción que afecta a su partido y el presidente le acusa de hacer “campaña a costa del sufrimiento de la gente” tras las inundaciones del río Ebro

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la sesión de control de este miércoles./ EFE

JUAN ANTONIO BLAY

MADRID.- La sesión de control al Ejecutivo de este miércoles por la mañana en el Congreso de los Diputados ya huele, definitivamente, a elecciones. O lo que es lo mismo, las campañas electorales ya han entrado definitivamente en el hemiciclo y no van a salir hasta bien entrado el verano. El rifi-rafe entre el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de la oposición parlamentaria, Pedro Sánchez, ya es a cara de perro. No hay vuelta atrás, de modo y manera que se asistirá a partir de ahora a una reiteración de críticas y reproches sin solución de continuidad.

En la sesión de esta mañana a Sánchez le ha salido tan bien su estrategia hasta el punto de que, pese a que se le prohibió preguntar a Rajoy sobre Gürtel, ha hecho virtud de este escollo. Ha logrado poner en un brete al presidente del Gobierno. Ha sido tan evidente que hasta el propio presidente Posada ha roto su acreditada parsimonia para tomar partido y recordarle a Rajoy, como si de un colegial se tratara, que no tenía mayor obligación que contestar a la pregunta que figuraba en el orden del día. Mala señal.

“Como presidente del PP, ¿ha pagado ya la fianza de 245.000 euros que le pide la Audiencia Nacional?”, le ha espetado a bocajarro Sánchez a Rajoy a cuento del auto del juez Ruz en el que sienta en el banquillo al PP en la apertura de juicio por la trama de corrupción Gürtel, época I , como “responsable a título lucrativo”. Y la bancada popular ha estallado en un clamor para presionar al líder socialista, que en su intervención ha puesto de manifiesto que está ganando enteros a pasos agigantados en la esgrima parlamentaria.

Sánchez le ha zumbado de lo lindo a Rajoy. Primero le ha dicho, usando sus propias palabras en Zaragoza —“yo voy donde me llevan”, afirmó en la capital aragonesa la semana pasada— que “tenemos un presidente que no sabe a dónde va, y lo que es peor, no tiene empatía con el sentimiento de la gente ni le importa el sufrimiento de los ciudadanos”. Y ha seguido con lo de Gürtel para rematar la faena: “Usted se esconde cada vez que hay un problema, por eso se ha negado a responder aquí sobre la trama Gürtel que afecta a su partido”.

Sánchez, a Rajoy: "No tiene empatía con el sentimiento de la gente ni le importa el sufrimiento de los ciudadanos"

Rajoy no ha sido muy hábil para salir del embrollo y ha recurrido al manual del “y tú más”. “No lo voy a hacer”, ha dicho respondiendo a la advertencia de su colega Posada. “Y no voy a preguntarle al señor Sánchez por los 850 millones de euros de los ERE de Andalucía o por las más de 250 personas imputadas de las que la señora Díaz (la presidenta andaluza) no ha dicho nada”. Y ha seguido a lo suyo, esto es, a leer el papel que llevaba escrito desde su despacho.

Y en ese texto ponía que debía criticar a su interpelante por su actuación respecto a las riadas del Ebro. “Tengo la sensación de que hace campaña a costa del sufrimiento de la gente”, ha dicho Rajoy en una expresión poco afortunada, toda vez que son palabras que se le pueden volver a uno en su contra más pronto que tarde. Pero remató su intervención en esa línea: “Fue a Zaragoza a criticar a todos. Dio la impresión de que fue a ver si pescaba algo”, recalcó el presidente del Gobierno, quien incluso le echó en cara que la anterior administración socialista paralizase infraestructuras para regular el cauce del río Ebro.

Previamente el presidente del Ejecutivo se las tuvo que ver con el portavoz del ERC, Alfred Bosch, quien le interpeló sobre las medidas de su Gobierno para luchar contra la pobreza infantil. “Con la mano en el corazón, señor presidente ¿se está haciendo todo lo posible? ¡Qué tristeza!, señor presidente!”, le ha recriminado el parlamentario independentista catalán tras recordarle las valoraciones de UNICEF y otras organizaciones sociales según las cuales se dedican 2,5 euros por niño frente al gasto de 1.700 millones en comprar armamento.

Rajoy, a Sánchez: “Tengo la sensación de que hace campaña a costa del sufrimiento de la gente”

Rajoy no se ha inmutado y ha vuelto a echar mano del “y tu más”. “Puestos a citar frases el presupuesto de la Generalitat, que su grupo respaldó, no dedica nada a esa partida que reclama”, ha dicho con toda frialdad. Y ha desgranado toda una serie de “medidas” de su Gobierno para combatir la pobreza infantil. “La mejor medida es la creación de empleo”, ha afirmado, para continuar con el FLA y hasta el programa PREPARA o “las ayudas sociales a la vivienda” (sic). “No es justo decir que no hacemos nada”, ha rematado.

Entre uno y otro Rajoy se las ha visto con el portavoz accidental de CiU, Pere Macías, quien no controla la mecánica del debate parlamentario en las sesiones de control. A estas alturas de la película ha caído en la ingenuidad —o tal vez no, vaya usted a saber— de utilizar sus dos minutos y medio para interpelar al presidente del Gobierno, con lo que no ha podido replicar. Rajoy ha estado tan cómodo en su respuesta que con poco más de minuto y medio ha tenido suficiente —era lo que llevaba escrito— para enfatizar sus “medidas” en materia de política industrial, que de eso iba la pregunta.

Antes de todo ha habido un minuto de silencio en memoria de las víctimas del criminal atentado del 11-M, del que hoy se cumplen 11 años. El presidente Posada ha leído unas emotivas palabras seguidas de un minuto de silencio que ha seguido todo el hemiciclo y los asistentes en las diversas tribunas. Entre quienes se mostraban compungidos figuraban algunos protagonistas de la estrategia de la mentira puesta en marcha por el Gobierno de Aznar y el PP en aquellos tres días previos a la jornada electoral del 14-M y, posteriormente, a lo largo de la legislatura siguiente, ya en la oposición. Entre ellos el actual ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz.