Público
Público

Rajoy vuelve al aznarismo para reforzar la comunicación del PP de cara a las elecciones

El presidente del Gobierno elige a un hombre de FAES como portavoz de la campaña electoral. Deja a Cospedal, a través de Floriano, la dirección de la campaña. El líder conservador sigue convencido de que el PP gana.

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El nuevo portavoz de campaña del PP, Pablo Casado, entre José María Aznar y Esperanza Aguirre, en un acto de NNGG del PP. EFE

MADRID.- Mariano Rajoy ha elegido a Pablo Casado, diputado nacional del PP, portavoz de la campaña electoral para las autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo. El presidente del Gobierno y del PP lo ha anunciado esta mañana en el Comité Ejecutivo, en donde también ha confirmado que, como era lo más previsible, Carlos Floriano (vicesecretario general de Organización y número tres del PP), dirigirá esta campaña.

El nombramiento de Floriano, según fuentes del partido, era el más lógico, aunque se hubiera especulado con la designación de Javier Arenas (responsable de política territorial y también vicesecretario) Según las mismas fuentes, Floriano es persona de la máxima confianza de la secretaria general, Dolores de Cospedal, la cual nunca habría permitido la designación de Arenas.

Sin embargo, Rajoy se ha guardado un as en la manga con la elección "personal" de un portavoz y responsable de Comunicación en el comité electoral para la campaña del 24-M, un puesto sin precedentes desde que el líder conservador accedió a La Moncloa. Casado no es un diputado cualquiera, pues a poco que se siga la actualidad política, se percibe su ascendente protagonismo en los foros del PP y públicos en general.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presidió la primera reunión del año del Comité Ejecutivo del PP,. EFE/Sergio Barrenechea

Hace tiempo, admiten en el propio partido, que Rajoy parece haberse concienciado de la importancia del protagonismo mediático (particularmente, en televisión y en redes sociales) para ganar adeptos y defender el mensaje. Y Casado, es, efectivamente, una de las presencias más constantes en tertulias televisivas desde hace meses, pero además, es joven (nació en 1981) y mantiene una buena relación con los medios, por lo que, además, representa el cambio generacional en el PP.

Los detractores internos de Casado, no obstante, se han apresurado a subrayar los hándicaps de éste para un puesto de la mayor relevancia en este momento, pues el partido no tiene otro portavoz más que él en sus estructuras, aunque sea provisional y responda únicamente al momento electoral.

El nuevo responsable de Comunicación empezó como asesor parlamentario del exconsejero madrileño Francisco Granados

Casado es un hombre de José María Aznar y un cachorro de Esperanza Aguirre. Expresidente de Nuevas Generaciones de Madrid (2005-2013), en sus inicios, el hoy diputado por Ávila empezó como asesor parlamentario del exconsejero madrileño Francisco Granados, actualmente en la cárcel por ser el máximo cabecilla de la trama Púnica, y continuó como miembro del Gabinete del expresidente del Gobierno. El diario.es publicó que Casado, adscrito al Ministerio de Presidencia en 2010 como funcionario-asistente de Aznar como exjefe del Ejecutivo, participó en la operación en que éste "pactó una comisión del 1% con Befesa, una filial del grupo sevillano Abengoa dedicada a la construcción de desaladoras, depuradoras y otras obras públicas medioambientales, para conseguir adjudicaciones en la Libia de Gadafi".

El PP gana "todas las encuestas"

El presidente del Gobierno ha reunido a la cúpula del partido, incluidos los 'barones' autonómicos del PP, el primer lunes después de las vacaciones de Navidad. Nada se habló sobre las candidaturas para el 24-M, a pesar de que cada vez es mayor el malestar interno sobre el retraso en los nombramientos para un momento particularmente delicado y con las encuestas cayendo en picado para el PP. En este sentido, sin embargo, Mariano Rajoy ha tratado de tranquilizar a los suyos asegurando que los sondeos internos ("Estudios demoscópicos", según Cospedal) que coordina, principalmente, Pedro Arriola, dan al PP ganador en todas las encuestas, tal y como informó Público hace unos días.

Con todo, Rajoy ha admitido ante el Comité Ejecutivo la preocupación que le supone el ascenso de Ciudadanos en las últimas encuestas, pues aunque el presidente no cree en el trasvase de votos PP-Podemos más que de forma muy marginal, sí ve en la formación de Albert Rivera un serio contrincante electoral que puedes restar muchos apoyos a los conservadores, particularmente, los de aquellos electores aleatorios que no conforman su base electoral, que sí les votaron en 2011 y ahora tienden a la abstención y que se mueven en posiciones de centro, explican los conservadores.

Aguirre, apremiante y escéptica

La presidenta del PP de Madrid y candidata a candidata del PP para la Alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, fue de las pocas que intervino hoy durante la reunión del Comité Ejecutivo presidido por Rajoy. La expresidenta de la Comunidad de Madrid preguntó al líder del PP por esas encuestas internas del 'gurú' Arriola, con quien Aguirre mantiene unas pésimas relaciones (llegó a decir que el marido de Celia Villalobos cocinaría sus sondeos para que ella saliera mal parada, es decir, para que no fuera en las listas municipales).

 

En su respuesta a la aspirante a alcaldesa de la capital, Rajoy trató de tranquilizarla, asegurando que el PP "puede ganar" las autonómicas, municipales y generales, aunque, en cualquier caso, queda "tiempo" para trabajar. El líder conservador no ha dado ninguna pista sobre los candidatos y las "ideas" que, según desveló a primera hora de la mañana en la Cadena Ser, tienes sobre los mismos "desde hace tiempo". El nerviosismo en el PP, particularmente en los feudos madrileño y valenciano, es máximo, aunque tendrán que esperar unas semanas para conocer la elección del presidente, que ratificará posteriormente el Comité Electoral. En febrero se proclamará oficialmente a los candidatos.

Más noticias en Política y Sociedad