Público
Público

Rivera justifica su pacto con "la vieja derecha" en la "necesidad de desbloquear este país"

Los equipos negociadores del PP y de Ciudadanos han rubricado en el Congreso su acuerdo de investidura, que no han firmado los líderes de los partidos sino los portavoces parlamentarios de los partidos, Rafael Hernando y Juan Carlos Girauta. Según Rivera "100 de las 150 medidas" del acuerdo "ya las firmamos Pedro Sánchez y yo".

Publicidad
Media: 1
Votos: 2

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy,iz., y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se estrechan la mano durante la reunión de sus respectivas delegaciones en la que van a certificar el acuerdo de investidura-.EFE/Sergio Barrenechea

MADRID.- El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha justificado hoy la firma de un pacto de investidura con "la vieja derecha", que además no suma mayoría suficiente para volver a hacer presidente a Mariano Rajoy, argumentando que su partido tenía que "intentar desbloquear este país" y que el acuerdo supone "150 reformas" económicas, de empleo, de fiscalidad, y de medidas anticorrupción, de las que afirma que "cien ya las firmamos Pedro Sánchez y yo".

Rivera ha repasado casi todas esas reformas y medidas, subrayando que "se va a eliminar el impuesto al Sol" (a las energías renovables) y ha proclamado: "Los recortes se van a acabar". Además, ha alardeado de haber conseguido un complemento salarial para las familias más necesitadas y un plan de choque contra la pobreza infantil, como si la aprobación de todo ello estuviera garantizada, a pesar de que todo indica que la sesión de investidura de Rajoy fracasará.

Del regreso de Montesquieu a la "reforma sensata de la Constitución"

Otro de los pactos cerrados entre PP y C's del que se ha mostrado orgulloso Rivera ha sido el de reforma de la Justicia, por el que doce de los veinte vocales del Consejo General del Poder Judicial serán elegidos directamente por jueces y magistrados. "Con este acuerdo, Montesquieu vuelve a la política española", ha asegurado triunfalmente el líder de Ciudadanos, quien ha repasado las diversas reformas judiciales que deberían ayudar a combatir la corrupción, como una ley de protección de los denunciantes y otra que penalice "el enriquecimiento ilícito".

También ha considerado que el pacto para que el fiscal general del Estado pueda ser reprobado o cesado por el Parlamento supondría "equilibrar la separación de poderes".

Igualmente, Rivera se ha felicitado de haber conseguido –siempre si finalmente Rajoy consiguiera ser investido de nuevo– que se reclame el dinero que se dejó de recaudar por la amnistía fiscal del PP, así como la reducción de gastos en el Senado –con una "reducción sustancial del número de senadores"– y en las Diputaciones Provinciales. Eso último forma parte de "un recorte de mil millones en el gasto de las instituciones y empresas públicas".

Asimismo, ha anunciado que el pacto de investidura incluye la formación de una mesa de expertos juristas y constitucionalistas para analizar las reformas que deben introducirse en la Constitución, compromiso que ha dicho que su partido ha "arrancado" al PP para abrir la vía de una "reforma sensata de la Constitución". Serán los partidos los que propondrán los expertos que integrarán esa mesa de estudio de qué reformas necesita el texto constitucional, según el acuerdo PP-C's.

En cualquier caso, Rivera reconoció, ante las preguntas de los periodistas, que la vigencia de su acuerdo con el PP sólo alcanza a "esta investidura", que muy probablemente no saldrá adelante. Y admitió que "no hay un compromiso de aprobación presupuestaria" en el marco de todos esos pactos.

Finalmente, el líder de C's dijo que había alcanzado un acuerdo con el PP para "despolitizar la televisión pública" a través del proceso de selección de los directivos de RTVE.

Rajoy se reúne el lunes con Sánchez para volver a pedirle la abstención

Mucho menos triunfalista y prolijo en su comparecencia ante la prensa, Rajoy inicio su intervención constatando que "la noticia más importante que hoy tengo que transmitirles es que finalmente el PP irá a la sesión de investidura del próximo martes con 169 escaños, y espero que dentro de poco pueda decir que iremos con 170 votos".

El jefe del Gobierno y el líder de C's han presidido en el Congreso la reunión de sus respectivas delegaciones para certificar el acuerdo de investidura. El voto a favor del presidente de los diputados de Rivera, junto a los del PP, supondrá un total de 169 votos en la Cámara Baja, a los que se podría añadir el de la representante de Coalición Canaria, Ana Oramas. Pero esta suma (170 escaños) no lograría la mayoría necesaria para investir como presidente a Rajoy, pues queda a seis diputados de la mayoría absoluta.

Rajoy ya ha acordado reunirse en el Congreso este lunes con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, para volver a reclamarle que, con la abstención de al menos once diputados socialistas, permita la formación de un nuevo Gobierno.

El texto definitivo del pacto PP-C's se ha logrado tras un trabajo intenso que se ha prolongado hasta las dos y media de la madrugada, según fuentes de la negociación, y después de que Rajoy y Rivera mantuvieran ayer por la tarde un encuentro en el que desatascaron algunas de las cuestiones que permanecían bloqueadas.

Rajoy ha llegado al Congreso unos diez minutos antes del inicio de la reunión en la que se selló el acuerdo y Rivera lo ha hecho poco después. El líder de Ciudadanos ha asegurado que está satisfecho por el pacto.

A la cita en la Cámara Baja han asistido los equipos negociadores de ambos partidos, y han sido los portavoces parlamentarios del PP y de Ciudadanos, Rafael Hernando y Juan Carlos Girauta, respectivamente, los que han rubricado el acuerdo.

Después, Rivera y Rajoy han ofrecido sendas conferencias de prensa para ofrecer detalles del pacto suscrito, con el que el jefe del Gobierno en funciones contará con el voto afirmativo de los 32 diputados de Ciudadanos a su intento de investidura.

Más noticias en Política y Sociedad