Público
Público

Rebrotes coronavirus Euskadi aumentará las restricciones ante "un posible tsunami" de coronavirus sin llegar al confinamiento de primavera

El Gobierno vasco anuncia que bajará "un peldaño" en la denominada nueva normalidad.

Agentes de la Ertzaintza vigilan las calles del casco viejo de Vitoria. EFE/Jon Rodríguez Bilbao/Archivo
Agentes de la Ertzaintza vigilan las calles del casco viejo de Vitoria. EFE/Jon Rodríguez Bilbao/Archivo

AGENCIAS

Euskadi bajará el próximo lunes "un peldaño" en la denominada "nueva normalidad" con la declaración de la emergencia sanitaria, de la que se derivarán mayores restricciones en aforos, agrupaciones de personas y horarios de hostelería, además de zonas de confinamiento si se dan "situaciones de peligro".

El propósito es evitar cualquier posibilidad de colapso sanitario y un segundo confinamiento como el vivido en marzo y abril, según han anunciado las consejeras de Salud y Desarrollo Económico, Nekane Muirga y Arantxa Tapia, en una comparecencia en Bilbao.

Las consejeras han destacado que este paso para regresar a un "escenario extraordinario" es "urgente y necesario" y han advertido de que la emergencia sanitaria "no es un estado de alarma" ni "conlleva todas las medidas restrictivas que se aplicaron en marzo".

Murga ha alertado de que Euskadi está ante "un posible tsunami" por el incremento de casos y ha insistido en la necesidad de que se revise el ocio y la forma de relacionarse. Ha reconocido asimismo que la evolución, aunque más lenta que en marzo y con casos menos graves, es "preocupante" y que Euskadi se encuentra en la "fase de ascenso de una nueva ola epidémica".

"Esto nos permite tomar medidas para la prevención. Somos más capaces de verlo con antelación y su magnitud y tomar medidas y es lo que estamos haciendo", ha indicado, para añadir que es por ello que se espera una evolución diferente a la "primera ola por el mayor nivel de detección y control".

La consejera, que ha apostado por mantener la curva "lo más controlada posible", ha subrayado que se debe que aprender a "convivir con el virus y conseguir un equilibrio". "El verano ha provocado un mayor ocio y movilidad", ha afirmado, al tiempo que ha pedido a los ciudadanos que "revisen el ocio que se está teniendo".

Tras la declaración de la emergencia sanitaria, el mismo lunes se activará el LABI (Plan de Protección Civil de Euskadi), cuya dirección y coordinación asumirá el lehendakari, Iñigo Urkullu, que de esta forma ejercerá el mando único. El LABI se reunirá el martes 18 y ese día será cuando se informe con mayor concreción de las medidas avanzadas este sábado.

Más noticias de Política y Sociedad