Público
Público

Reconstrucción Social y Económica El Congreso habilita por primera vez un buzón de participación ciudadana

La decisión de la Cámara Baja supone un avance a favor de la implicación de los ciudadanos en la comisión parlamentaria que persigue un pacto para superar la crisis provocada por la pandemia del coronavirus.

Adriana Lastra. / POOL
La idea de disponer de un buzón participativo partió del Grupo Socialista el pasado 19 de mayo por su portavoz, Adriana Lastra. /CONGRESO

Pablo García (political watch) 

El Congreso de los Diputados ha dispuesto una herramienta histórica a favor de la participación en la comisión parlamentaria que trabaja para superar la crisis económica y social ocasionada por el coronavirus. Un mecanismo que no debería de pasar desapercibido a la ciudadanía, las organizaciones, empresas y colectivos sociales: por primera vez en Democracia, la Cámara Baja va a habilitar "un buzón para que la ciudadanía pueda dirigir sus sugerencias y propuestas a la Comisión no permanente para la Reconstrucción Social y Económica".

Se trata de un avance considerable para la participación, especialmente por su carácter inédito. Según ha podido confirmar Political Watch, en 1998, esto es, hace 22 años, hubo un intento pionero de brindar una herramienta similar en la página web del Senado.

Entonces y con el uso de Internet mucho menos extendido, todos los grupos parlamentarios aprobaron una suerte de "Parlamento Virtual" en el cual los usuarios podían expresar su opinión. Nunca cuajó la iniciativa.

Hace 22 años hubo un intento de brindar una herramienta similar en la página web del Senado, pero fracasó la iniciativa.

Ahora, con un importante retraso, la idea vuelve al parlamentarismo con el objetivo declarado de "recoger propuestas y celebrar debates, así como elaborar conclusiones sobre las medidas a adoptar para la reconstrucción social y económica, como consecuencia de la crisis del COVID-19", tal y como reza la web del Congreso.

De acuerdo con la iniciativa, las "aportaciones" ciudadanas "versarán sobre el objeto de la Comisión" de Reconstrucción Social y Económica y "podrán referirse a uno de los cuatro grupos de trabajo creados en el seno" de dicha comisión. Es decir, la ciudadanía podrá hacerse escuchar por sus señorías a través del correo electrónico comisionRSE@congreso.es, y deberá dirigirse a uno de los cuatro grupos: fortalecimiento de las políticas sociales y cuidados y mejora del sistema fiscal; reforzamiento de la sanidad pública; posición de España ante la Unión Europea; y, por último, reactivación de la economía y modernización del modelo productivo.

Nace la iniciativa

La idea de disponer de un buzón participativo partió del Grupo Socialista el pasado 19 de mayo por boca de su portavoz, Adriana Lastra, durante la reunión de la Junta de Portavoces. Y fue bien acogida. La recepción y gestión de las propuestas ciudadanas será realizada por el personal del Congreso de los Diputados.

La idea de establecer canales participativos entre los representantes políticos y la ciudadanía ha ido prendiendo desde el inicio de la comisión. Antes, el presidente de la comisión parlamentaria Patxi López había instado a algunos colectivos sociales a realizar sus aportaciones a los grupos de trabajo. En un carteo entre López y la organización Talento para el Futuro, el diputado socialista asegura "haber trasladado su predisposición al grupo de trabajo correspondiente para que sean tenidos en cuenta", al tiempo que solicita a este colectivo "poder contar por escrito con sus propuestas para que sean utilizadas como material de trabajo".

La ciudadanía podrá hacerse escuchar a través del correo electrónico oficial comisionRSE@congreso.es

Finalmente, la comisión ha habilitado el buzón para que toda la ciudadanía tenga acceso a los legisladores. La anormalidad de la pandemia sanitaria y el impacto social y económico derivado del coronavirus han logrado motivar un cambio de actitud en la Cámara Baja.

De momento se ha aprobado esta vía unilateral de recepción de información, pero aún hay espacio para implementar mecanismos más ambiciosos de participación y colaboración ciudadana aprovechando las posibilidades que ofrecen las tecnologías, valora Political Watch.

Además, la transparencia debería ser un principio incuestionable durante todo el proceso, garantizando el acceso de la ciudadanía a las propuestas planteadas a través de este nuevo canal de participación.

Más noticias de Política y Sociedad