Público
Público

El recurso de Llarena al Tribunal de la UE paralizará todas las extradiciones del 'procés'

El resto de los países europeos se podrá personar en la causa para aclarar si se puede romper la legalidad de un Estado sin que exista respuesta penal.

Publicidad
Media: 2.82
Votos: 17

El expresident catalán Carles Puigdemont, a su salida de la prisión alemana de Neumuenster. REUTERS/Fabian Bimmer

La extradición del expresident Carles Puigdemont solicitada a Alemania no sólo quedará paralizada si el juez Pablo Llarena recurre al tribunal europeo, sino que también serán suspendidas todas las extradiciones pendientes de resolver en Bélgica y Reino Unido sobre los cuatro exconsellers que huyeron con él, confirman a Público fuentes del Supremo.

Esa será la consecuencia inmediata de la cuestión prejudicial que el magistrado tiene previsto presentar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). En el recurso Llarena preguntará al máximo intérprete del derecho europeo si el tribunal alemán se excedió al entrar a valorar la intensidad de la violencia ocurrida en Catalunya durante el procés, ya que valoró unos supuestos fácticos que están en el sumario y que aún no han sido juzgados, según fuentes del Supremo.

La Audiencia Territorial de Schleswig-Holstein (norte de Alemania) descartó este jueves el delito de rebelión en el proceso de extradición a España del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, mientras estudia la entrega por malversación de fondos públicos. El tribunal alemán consideró que no había habido suficiente violencia en el procés como para incurrir en el delito de rebelión, el equivalente allí a la alta traición. Es este análisis de la doble incriminación el que cuestionará Llarena al considerar que el tribunal se ha excedido en lugar de ejercer el principio de confianza mutua.

Llarena baraja recurrir al alto tribunal europeo por una vía de urgencia, que garantiza una resolución en dos o tres meses como máximo, según fuentes jurídicas consultadas por Público.

Entrada del Tribunal de Justicia de la UE, en Luxemburgo. REUTERS

Esta cuestión prejudicial tendrá un largo alcance de dimensiones profundas para Europa, porque permitirá a otros países personarse en el proceso. La pregunta final a resolver es si se puede romper la legalidad de un Estado miembro, convocar un referéndum ilegal, desobedecer al Tribunal Constitucional, declarar la independencia de manera unilateral, huir a otro país europeo y que no exista respuesta penal ni extradición posible por esta causa.

Las cuestiones prejudiciales paralizan los casos similares abiertos a la espera de la sentencia que dicte el TJUE, por lo que quedarían suspendidos los procesos de extradición planteados por España contra los exconsejeros huidos a Bélgica -Toni Comín, Lluis Puig y Meritxell Serret-, así como el abierto en Edimburgo (Reino Unido) contra la exconsejera Clara Ponsatí.

El juez Llarena no descarta tampoco retirar la orden europea de detención contra Puigdemont, a la vista de la respuesta alemana. Tal y como está configurada la coordinación entre las justicias de los países europeos con estas extradiciones, el Supremo “no quiere pagar el precio de no poder juzgar” al líder de la supuesta rebelión –y sí a los demás acusados- y tener las manos atadas que le impedirá valorar las pruebas que existen contra él, indican las mismas fuentes. En este caso, Puigdemont se convertiría en un político errante por Europa.

El magistrado Pablo Llarena, que investiga a los líderes del procés por los supuestos delitos de rebelión, sedición y malversación, está a la espera de la traducción de la resolución alemana con el fin de estudiar la cuestión prejudicial. Previamente convocará a las partes personadas para oír su opinión, como son la Fiscalía –que reclama acudir al tribunal europeo-, la acusación popular –que ha contactado con abogados alemanes-, así como las defensas de los procesados.

Más noticias en Política y Sociedad