Público
Público

Reelección de Lambán Bloqueada la reelección de Lambán a cinco semanas de convocar nuevas elecciones en Aragón

Podemos y los socialistas, que ya llevan casi una semana sin reunirse para negociar, pasan a comunicarse mediante resoluciones y documentos mientras el contador para la primera legislatura fallida de la comunidad ha consumido más de la mitad del tiempo desde el 26-M.

Publicidad
Media: 2
Votos: 4

El secretario de Organización del PSOE aragonés, Darío Villagrasa, en la reunión de trabajo de este martes con los tres secretarios provinciales. PSOE

PSOE y Podemos hablan de cosas distintas en idiomas diferentes en Aragón, y eso ha llevado al bloqueo de la eventual investidura del socialista Javier Lambán como presidente del Gobierno autonómico cuando el contador para la primera legislatura fallida de la comunidad ya ha consumido más de la mitad de su tiempo desde las elecciones del 26 de mayo.

"Parece que llegamos a una situación de bloqueo", admitió este martes el secretario de Organización del PSOE aragonés, Darío Villagrasa, en un diagnóstico que comparten los morados y que la realidad no anima a cuestionar: sus equipos negociadores, que se reunieron por última vez el pasado viernes, siguen sin citarse para un nuevo encuentro que, en todo caso, no se daría antes de finales de esta semana mientras las dos organizaciones comienzan a comunicarse mediante resoluciones y documentos.

Mientras tanto, y a pesar de que el acuerdo entre la izquierda y el Par para controlar las Cortes parecía despejar el fantasma de una repetición electoral de resultado incierto para los ocho partidos que obtuvieron escaños con el endemoniado escrutinio del 26-M, el contador sigue funcionando hasta una fecha límite que se sitúa bastante antes de que termine la primera quincena de agosto: el nuevo presidente debería estar elegido a mediodía del 20 de agosto, lo que sitúa su discurso de investidura el viernes 16 (en pleno puente) para una primera votación el 19 y la previsión de la segunda que contempla el Reglamento de las Cortes al día siguiente.

Y eso requiere, con un festivo en medio, un mínimo de tres días más para reunir a la mesa y la junta de portavoces que deben convocar ese pleno. Es decir, apenas un mes cuando el plazo inicial, y tasado, era de 86 días y mientras el cruce de comunicados evidencia las interferencias que se están dando en la comunicación entre socialistas y podemistas.

Cruce de comunicados con palos y zanahorias

El Consejo Ciudadano Autonómico de Podemos marcaba el sábado tres líneas para abordar la negociación con el PSOE, que ya tiene el apoyo del Par y que se ve cerca de cerrar sendos acuerdos con Cha e IU.

Estas consisten en levantar el veto a su eventual entrada en el Gobierno, en elaborar "un programa de acción de gobierno de cambio y progreso donde se establezcan los compromisos programáticos acordados entre las fuerzas que hagan posible la investidura" que incluya el organigrama del ejecutivo, con los nombres de consejeros y directores generales, y en solicitar a Lambán "una propuesta completa" para negociar "el mejor acuerdo posible para una investidura y/o acuerdo de gobernabilidad".

Palo y zanahoria: exigencia de precisión en la estructura, que los socialistas rechazan, junto con una apertura a facilitar la investidura sin entrar en ejecutivo.

La respuesta del PSOE tuvo este martes un tono similar al negar la existencia de "vetos" a que los morados puedan hacerse cargo de puestos en la estructura ejecutiva de la Administración (pero no en el Consejo de Gobierno) y, tras considerar "materialmente imposible" adelantar la estructura del Gobierno, poner sobre la mesa una batería de 70 medidas a desarrollar entre las que se incluyen ofertas como revisar el tarifazo del agua derivado del inasumible Plan de Depuradoras y propuestas como implantar la renta básica autonómica, que fue el gran fracaso de la izquierda la pasada legislatura, aunque sin dedicar una sola línea a la política tributaria y con contenidos como la supresión de los aforamientos, una de las banderas que Podemos comparte con C's.

"Con Podemos no ha sido posible aplicar el método lógico"

A partir de ahí, y tras rechazar Podemos la propuesta de Lambán de reunirse con el secretario general de los morados, Nacho Escartín, para tratar de desencallar las negociaciones, los relatos de uno y otro partido se distancian. Con el contador en marcha, pero también con el comodín, en manos de Lambán tras haber sido formalmente designado como candidato, de ir al pleno de investidura sin un acuerdo previo para situar a Podemos ante sus dos encrucijadas: votar con la izquierda y el Par o con el trío de Colón, investirle o ir a elecciones.

Según Villagrasa, "no ha sido posible" aplicar con Podemos el mismo "método lógico" que con Par, Cha e IU, consistente, dijo, en "centrar los esfuerzos en para qué queríamos gobernar Aragón" a través de un "Gobierno centrado, aragonesista y progresista". Y, en este sentido, invitó a los morados a "trabajar a marchas forzadas, mañana, tarde y noche", para que "podamos hablar sobre programa, sobre investidura, sobre gobernabilidad".

"Si no es posible una investidura de Javier Lambán con el apoyo de las fuerzas progresistas y el Par, ese horizonte progresista se verá imposibilitado porque la derecha suma", añadió, mientras insistía en que "en ningún caso" deben anteponerse las "estructuras de gobierno y nombres, puestos o cargos" a la definición de un "programa de gobierno". "Sería muy poco lógico establecer una estructura departamental antes de saber qué vamos a hacer en el Gobierno. Eso es empezar la casa por el tejado", añadió.

"El orden de los factores sí altera el producto", insistió, al tiempo que aseguraba que "tenemos que buscar unos equilibrios entre las limitaciones que ponen unos y las aspiraciones que tienen otros", en referencia, respectivamente, al Par y a Podemos.

"El PSOE nos planteó entrar en el Gobierno cuando C’s le dijo no"

La exdiputada de Podemos Marta Santos, por su parte, estructura la posición de su partido en tres propuestas: un acuerdo de gobernabilidad, un mecanismo de garantía para asegurar que ese pacto se va a cumplir, ya sea con los morados dentro o fuera de la estructura administrativa, y conocer la estructura con la que Lambán pretende desarrollar ese marco.

"La capacidad de controlar al Gobierno ya la tenemos al disponer de cinco diputados en las Cortes, pero para dar nuestro apoyo necesitamos más seguridad acerca del cumplimiento de los acuerdos. No podemos regalar esos votos", explica, antes de añadir que la pasada legislatura "firmamos un decálogo del que en cuatro años se han cumplido dos puntos y medio, y eso que pusimos seis meses para implementarlo. No queremos que eso vuelva a ocurrir".

De Santos, que sostiene que si Podemos se planteó entrar en el ejecutivo fue porque "nos lo planteó el PSOE cuando se sentó con nosotros tras decirle C’s que no", se muestra consciente del dilema entre investidura y elecciones al que se enfrenta su partido: "tenemos una responsabilidad histórica, pero es mayor la de Lambán. No se trata de hacer teatro ni una guerra de relato, sino de asegurar que Aragón tenga un Gobierno realmente progresista que desarrolle ese tipo de políticas".

Más noticias en Política y Sociedad