Público
Público

Referéndum Catalunya El PP confía en poder salvar los Presupuestos después del 1-O

Los conservadores consideran que aún hay tiempo suficiente para recabar el apoyo del PNV, aunque son conscientes de que dependerá de lo que ocurra en Catalunya el próximo domingo y la posterior reacción del Gobierno. Rajoy asegura que no baraja un posible adelanto electoral, aunque la amenaza está sobre la mesa.

Publicidad
Media: 2.33
Votos: 3

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, entregando a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017. Archivo EFE/J. J. Guillén

El 1 de octubre marcará un antes y un después y no sólo en lo que a Catalunya se refiere. Casi todas las formaciones creen que el día marcado para el referéndum cambiará también el rumbo presupuestario a nivel nacional. Especialmente, el PP, que confía en poder salvar los Presupuestos Generales del Estado para el 2018, aunque ya sea fuera de plazo.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tuvo que aplazar hasta en dos ocasiones la aprobación del anteproyecto por parte del Consejo de Ministros. ¿El motivo? El Gobierno no cuenta con los apoyos suficientes como para poder sacarlos adelante en el Congreso, donde necesita la mayoría absoluta (176 diputados) que en las cuentas anteriores consiguió con el apoyo de Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canaria. 

Ahora sólo los de Albert Rivera han anticipado su apoyo expreso al Ejecutivo de Mariano Rajoy. Del otro lado, el principal escollo es el PNV, que sigue sin querer siquiera hablar de este tema hasta que se haya resuelto la crisis independentista en Catalunya. Si el Gobierno se excede, no habrá negociación

Una posibilidad sería que el domingo termine en violencia o en una represión extrema de la votación por parte de las fuerzas de seguridad. Otra, que, pasado el día, la Generalitat decida hacer una Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y Moncloa decida evitarlo aplicando el artículo 155 de la Constitución y, por tanto, suspendiendo la autonomía de Catalunya.

En ambos escenarios, todas las formaciones consultadas creen que Rajoy se vería forzado a prorrogar los PGE del 2017 para el próximo año. Otra opción que barajan es la de que no ocurra nada reseñable y la situación en Catalunya se pueda reconducir por otras vías, como la del adelanto electoral en la Comunidad. En ese caso, todos creen que aun habría tiempo suficiente para negociar y tramitar las cuentas a tiempo

El artículo 134.3 de la Constitución estipula que "el Gobierno deberá presentar ante el Congreso de los Diputados los Presupuestos Generales del Estado (PGE) al menos tres meses antes de la expiración de los del año anterior". Esto es, antes del 30 de septiembre. Aun así, la prórroga de las cuentas no se produciría hasta el 31 diciembre, por lo que tanto PP como Gobierno consideran que tras el 1-O podrá retomarse la negociación -especialmente, con el PNV- y, luego, aprovechar las semanas sin pleno en el Parlamento para comprimir la tramitación del anteproyecto y llegar a tiempo para no tener que prorrogarlos.

Ciudadanos, también optimista con las cuentas

"Todo dependerá de lo que ocurra el 1 de octubre", constatan altos cargos del PP, que se muestran optimistas ante la posibilidad de poder salvar los PGE del 18. También lo creen así sus socios de Ciudadanos, que recuerdan que el PNV logró importantes inversiones en infraestructuras, así como un acuerdo de renegociación del cupo y que, por ello, le conviene seguir aprobando las cuentas de Rajoy. 

Los otros socios -canarios- del PP también creen que quedará en manos del PNV que, tras el 1-O llegue a abrirse una mesa de negociación o ni siquiera eso. "Nadie está en ese debate ahora, ya se verá", comenta Ana Oramas (CC) con este diario. Pedro Quevedo (NC) va incluso más allá y prevé que, en caso de que el PNV no acepte abrir el diálogo para intentar llegar a un acuerdo, "Rajoy amenazará con elecciones anticipadas". 

El PSOE prepara ya sus propios Presupuestos alternativos para 2018

Y es que, por mucho que Rivera haya pedido la abstención del PSOE ante la negativa actual del PNV, los socialistas no están por la labor. Es más, ya están preparando sus propios Presupuestos alternativos. Se prevé, además, que Podemos haga lo propio -como ya hizo con los anteriores-. Descartada queda, por tanto, cualquier otra posibilidad numérica para dar luz verde al proyecto de Montoro que no sea la ya alcanzada en los de 2017: PP (137), Cs (32), PNV (5), CC (1) y NC (1).

¿Adelanto electoral?

Así las cosas, son muchas las voces que empiezan a apuntar a un posible adelanto electoral general y no sólo en Catalunya. Una amenaza utilizada tácticamente en muchas ocasiones por el propio Gobierno a modo de globo sonda, pero que, de momento, nunca ha llegado a concretarse. 

Rajoy: "No está en el horizonte adelantar las elecciones"

Ahora, por un lado están quienes confían en que ese escenario se quede en simplemente una amenaza del Ejecutivo para presionar al PNV. Por otro, quienes empiezan a alarmarse ante la posibilidad de que llegue a hacerse realidad. También quienes la valoran como un riesgo pero creen que no convendría al Gobierno sumar inestabilidad a la ya existente en Catalunya. Por último, el propio Rajoy, que descartó públicamente esa opción en su viaje a EEUU junto a Donald Trump: "No está en el horizonte adelantar las elecciones", aseguró.

Aun así, las estrategias de los partidos ya empiezan a asomar. Aunque PP y Ciudadanos son quienes habitualmente acusan a PSOE y Podemos de ser "equidistantes" con respecto al independentismo, son ellos quienes han endurecido visiblemente sus mensajes para escorarse aun más en el bloque "constitucionalista". Los conservadores, con su vídeo sobre la hispanofobia; los naranjas, catalanes, marcando su carácter "patriota".

¿Una muestra? Albert Rivera cambió Lleida por Lérida en varias ocasiones durante su último desayuno informativo, de igual manera que el ministro portavoz, Iñigo Méndez de Vigo, se esfuerza cada viernes en pronunciar Generalidad y no Generalitat. ¿Objetivo? Que los votantes, ya sea en Catalunya, ya sea a nivel nacional, tengan claro que una de las banderas de ambas derechas es la "unidad de España".

Pero hasta que eso llegue aún han de pasar muchas cosas. Entre ellas, el inminente 1 de octubre. Y, mientras, seguirá la incertidumbre, también, sobre los Presupuestos.

Más noticias en Política y Sociedad