Público
Público

Reforma fiscal Sánchez defiende que su reforma fiscal no contradice a Gabilondo en Madrid

El debate sobre los impuestos irrumpe en la precampaña madrileña después de que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, incluyera entre sus prioridades de reforma fiscal la armonización de tributos "vinculados a la riqueza".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Senado.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Senado. Kiko Huesca / EFE

La propuesta de reforma fiscal del Gobierno de Pedro Sánchez ha copado este martes la precampaña madrileña con la implicación del propio jefe del Ejecutivo, quien ha defendido que su plan de armonizar tributos como patrimonio, sucesiones y donaciones, como pide la UE, no contradice la promesa del candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, de no subir impuestos en Madrid.

El debate sobre los impuestos irrumpe así después de que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, pusiera este lunes en marcha la maquinaria para una nueva reforma fiscal que entrará en vigor en 2022, que incluye entre sus prioridades de reforma fiscal la armonización de determinados tributos "vinculados a la riqueza", como los impuestos de patrimonio y sucesos y donaciones, para evitar que la descentralización "deje vacíos" algunos de ellos.

Pese a ello, Gabilondo ha reiterado su "compromiso" de "no tocar los impuestos" en los dos próximos años mientras la presidenta regional y candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, ha aprovechado para comprometerse "personalmente" a realizar "una bajada histórica" del IRPF.

Montero ha puesto este lunes en marcha la maquinaria para una nueva reforma fiscal que entrará en vigor en 2022

Ayuso ha asegurado que se va a "rebelar contra cualquier imposición fiscal" que pretenda llevar a cabo el Gobierno de Sánchez y ha defendido que precisamente los bajos tipos que su Gobierno aplica a estos impuestos -en el caso de sucesiones y donaciones, bonificado prácticamente en su totalidad- permiten seguir recaudando y atraer inversión a Madrid.

"Han realizado una serie de anuncios gravísimos de subidas de impuestos en la Comunidad de Madrid, algo que, sin duda, espanta a la iniciativa privada y al capital que son clave para nosotros en nuestra economía. Me gustaría que hiciera lo mismo y que le dé el mismo trato al resto de las comunidades autónomas", se ha quejado Ayuso.

El portavoz de su Gobierno, Enrique Ossorio, ha atribuido a los "pactos" de Pedro Sánchez con Cataluña esta armonización fiscal, y ha opinado que es una "incongruencia" que se anuncie esto al mismo tiempo que el candidato del PSOE a la Comunidad, Ángel Gabilondo, promete que si gobierna no tocará los tributos en dos años.

Sánchez se ampara a las recomendaciones de la UE

Sánchez, en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno, ha rechazado que haya contradicciones entre la voluntad de su gabinete y las promesas de su candidato, porque lo que Gabilondo defiende se circunscribe a Madrid y en cambio Moncloa persigue integrar en su reforma fiscal todas las "sensibilidades" autonómicas, que a veces difieren aún siendo gobernadas por el mismo partido.

"Usted puede preguntar a la presidenta de la Comunidad de Madrid puede preguntar al presidente de Castilla y León o al presidente de Galicia y estoy convencido de que tiene una visión completamente distinta de cuáles deben ser esos impuestos en sus territorios" aun siendo todos del PP "porque hay algunos que tienen un desafío de concentración y aglomeración de Madrid y otros tienen un problema opuesto, que es el reto demográfico y despoblación".

El presidente ha recalcado que la reforma fiscal es un debate "necesario" que viene exigiendo la Comisión Europea, y ha garantizado que se pondrá en marcha sin poner en peligro la recuperación económica.

Gabilondo, por su parte, ha reafirmado su promesa: no tocará los impuestos en los próximos dos años si llega a la Puerta del Sol, porque se trataría de un gobierno "extraordinario para dos años extraordinarios, en una situación de pandemia", en la que no se le pueden pedir "más esfuerzos" a los madrileños.

El bloque de izquierdas defiende una reforma fiscal

La posición de los partidos del bloque de izquierdas discrepa de la del PP, Vox o Ciudadanos, y todos ellos han entrado en el debate sobre la fiscalidad.

El PP ha calificado de mentira la intención del Gobierno de modificar la fiscalidad para que aporten más los que más tienen, y denuncia un "hachazo fiscal" que, a su juicio, muestra que "la cabra tira al monte" y "subirán los impuestos porque son socialistas".

Iglesias está convencido de que si en Madrid gobiernan las izquierdas se asumirá su premisa de que se suban los tributos a las rentas más altas

Cs ha garantizado que no subirá los impuestos, y su candidato, Edmundo Bal, ha prometido reducir el tramo autonómico del IRPF por vivienda habitual y ayudar a los jóvenes y familias que adquieren una hipoteca vital por comprar una vivienda en la región.

En posición diametralmente opuesta la candidata de Más Madrid, Mónica García, ha dicho que "el desajuste fiscal" de la región madrileña "es conocido por todos", y no puede ser "la comunidad de apadrina un millonario". García propone acabar con los "regalos fiscales" que la Comunidad de Madrid hace "a los que más tienen".

Para el candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, según dijo el pasado lunes, la promesa de Gabilondo de no tocar impuestos es una "estrategia" electoral, porque "las fuerzas de izquierdas asumen la justicia fiscal".

Iglesias está convencido de que si en Madrid gobiernan las izquierdas se asumirá su premisa de que se suban los tributos a las rentas más altas al margen de lo que el candidato socialista haya dicho en campaña.

Más noticias