Público
Público

La regulación de los 'riders' El Gobierno buscará un acuerdo in extremis sobre 'riders' en la última reunión negociadora

Este miércoles el Ministerio de Trabajo, los sindicatos y las patronales se reúnen por última vez para tratar de buscar un acuerdo sobre la regulación de las denominadas plataformas digitales. Los de Yolanda Díaz ya advirtieron de que legislarán aunque el empresariado no se sume al consenso.

Yolanda Díaz en el Pleno del Congreso. / EFE - Chema Moya
Yolanda Díaz en el Pleno del Congreso. / EFE - Chema Moya.

El acuerdo sobre la regulación de las denominadas plataformas digitales se buscará hasta el último momento en el diálogo social, pero el Ministerio de Trabajo sigue teniendo claro que, si la patronal no se suma a este consenso, legislará de todas formas tomando como punto de partida la última propuesta presentada.

Este miércoles se celebra la última reunión de la mesa que, entre otras cuestiones, aborda la regulación de los denominados riders. De esta manera concluye un trabajo del diálogo social que se ha prolongado durante meses y que estuvo paralizado durante semanas a raíz de la postura de la patronal, dividida internamente entre aquellos partidarios de la regulación y las empresas que defienden el escaso marco regulatorio actual.

En las últimas reuniones la postura de las plataformas digitales estaba ganando enteros dentro del empresariado. Esta pugna afectó sobremanera al diálogo social, ya que apenas se lograron en esta materia desde el 3 de diciembre, cuando la patronal rechazó seguir negociando.

Sin embargo, después de varios encuentros que no sirvieron para desbloquear la situación, Trabajo les comunicó a mediados de enero a los agentes sociales que convocaría una última reunión y que, en caso de que no se llegara a un acuerdo, el Gobierno asumiría su "responsabilidad legislativa" y continuaría de todas formas con la regulación.

Además del ultimátum sobre los plazos, el ministerio dirigido por Díaz presentó un último borrador que, por un lado, ofrece una propuesta a los sindicatos respecto a su petición para crear un registro de plataformas digitales y, por otro, recoge la jurisprudencia que el Supremo y otros tribunales han desarrollado en esta materia, una jurisprudencia que apunta hacia la condición de falsos autónomos de los riders.

Desde UGT y desde Comisiones Obreras se había pedido al Gobierno la creación de un registro de las denominadas plataformas digitales que permitiese conocer cómo operan estas organizaciones y cuáles son los algoritmos que acaban afectando a las relaciones laborales con sus trabajadores.

Registro de plataformas digitales y sentencia del Supremo

Sin embargo, desde Trabajo les habían trasladado que la competencia para crear este registro residía en el Ministerio de Economía, además de que podría afectar a determinadas directivas europeas (la UE no dispone todavía de ninguna regulación explícita sobre plataformas digitales, un asunto que varios países, entre los que se incluye España, están abordando) lo que podría conllevar una cadena de recursos judiciales que pondrían en peligro la regulación.

La propuesta del Ejecutivo es que, ante los problemas para conocer los algoritmos que regulan la actividad de los denominados riders y otros trabajadores de las plataformas digitales, los representantes de estos trabajadores sí que puedan ser informados, al menos, de cómo afectan esos algoritmos a sus condiciones laborales.

Además del asunto del algoritmo, el Gobierno y los sindicatos parecen coincidir en la necesidad de aclarar la situación jurídica de los repartidores y considerar que existe una relación laboral entre ellos y las empresas para las que trabajan, de manera que en su relación laboral debe mediar un contrato.

Tras cerrar la mesa de plataformas digitales, el Gobierno abrirá la negociación sobre la reforma laboral

La propuesta de Trabajo mantiene la incorporación de la jurisprudencia de la última sentencia del Tribunal Supremo en materia de riders, que reconoce la relación laboral entre Glovo y uno de estos trabajadores y que, por lo tanto, pone de manifiesto su condición de falsos autónomos.

Pese a que las diferencias con la patronal persisten, fuentes del Ministerio de Trabajo aseguran que se sigue trabajando para tratar de llegar a un punto de encuentro en el texto presentado por los de Díaz. Sin embargo, las posiciones siguen alejadas y es complicado que se pueda sumar al empresariado al acuerdo antes de la reunión de este miércoles.

Después de que concluya la mesa de diálogo sobre plataformas digitales, la previsión de Trabajo es que se abra la negociación que abordará la derogación de la reforma laboral. La pasada semana Díaz apuntó durante un coloquio celebrado por Espacio Público que, al igual que está previsto que suceda con la regulación de los riders, el Gobierno legislará sobre la reforma laboral aunque no se alcance un acuerdo con la patronal.

Además, esta última reunión coincide con el inicio de las movilizaciones sindicales previstas para este jueves, día 11 de febrero, entre otros motivos porque un año después del nuevo Gobierno sigue intacta la reforma laboral del Gobierno del PP.

Más noticias de Política y Sociedad